FutbolFeed

@FJG_TD

·
2 min
A
A

La Liga MX en riesgo

Algo que se llama LAFC puede ser confundido con la contraseña de una cuenta de redes sociales o con un código en clave para enviar mensajes secretos.

Pero en realidad es el nombre de un equipo de futbol al que da gusto ver jugar y que ha ganado a una serie de rivales mexicanos de lo más granado en los últimos tiempos.

Lo ocurrido el sábado pasado frente al América fue una gran demostración de velocidad, fiereza, contundencia y notable resistencia ante una serie de infortunios que no le condicionaron el resultado.

El equipo angelino juega rápido, juega con técnica y juega vertical.

La presencia de Carlos Vela le aporta una dosis de calidad superior a la de cualquiera de los demás futbolistas presentes en la cancha de uno y otro lado, pero no es el único que juega.

Si la primera parte del juego terminó a favor de las Águilas fue por la enjundia puesta sobre la mesa, pero no por argumentos futboleros.

Los angelinos fueron sometiendo a los americanistas que en Ochoa tuvieron su mejor arma, pero en la segunda mitad las cosas, encendidas por incidentes indeseables, tomaron el curso normal en solamente dos minutos: los que le bastaron a Carlos Vela para aprovechar dos errores defensivos y echar mano de su contundencia, dándole la vuelta al marcador.

Es verdad que el América tiene ausencias importantes, que no se halla en el campo y que las cosas no le están rodando bien.

Pero aun así extrañó verlo tan inerme, tan dependiente del contragolpe en una primera mitad de tal agobio que el propio Viñas parecía medio de contención. Trató de reaccionar después de recibir ese par de goles, pero su orgullo irrenunciable fue insuficiente.

El caso es que Los Ángeles FC representa una amenaza seria para los Tigres en la Final que se juega mañana, y por lo tanto al dominio de México en la zona de Concacaf.

Pese a que no llegó demasiado lejos en la recién terminada temporada de la MLS, muestra un gran estado de forma y no es imposible pensar que un equipo de esa Liga puede estar presente en el próximo Mundial de Clubes en detrimento de uno de la MX.

Existe la costumbre innegable de ver por encima del hombro a los equipos del país del norte porque los resultados han favorecido generalmente a los de este lado de la frontera.

Sucede porque los clubes mexicanos han ganado 35 veces el torneo y los de Estados Unidos solamente 2 y porque en los últimos 14 años, los trofeos se los ha llevado el futbol nacional.

Pero demostraciones como las del equipo angelino urgen a cambiar la postura porque se puede terminar la feria para los equipos aztecas.

Tigres tiene una gran responsabilidad encima por su propio cometido y por no ver perdido ese tremendo dominio.

Todo puede cambiar de un momento a otro y eso amenaza más que nunca desde el año 2000.