FutbolFeed

@FJG_TD

·
2 min
A
A

¿Lo harías por tu equipo?

Eso de que uno lo da todo por su equipo ha dejado de ser una metáfora para convertirse en una prueba de amor que pasa por el bolsillo.

Hay versiones que aseguran que en el Napoli, la propia afición ayudó a completar el dinero necesario para la trasferencia de Diego Armando Maradona en la década de los ochenta.

En todo caso, la manera en que Mesut Ozil ha llegado al Fenerbahce de Turquía establece una novedad que se asemeja a aquella leyenda.

Sabemos la historia: el jugador alemán, con sangre otomana en sus venas, dejó de ser importante para el Arsenal de Inglaterra hace un tiempo y logró su libertad contractual seis meses antes de la fecha de terminación.

Lo hizo en buena medida para atender el llamado del Fenerbahce, uno de los equipos más populares de un país apasionadísimo por el futbol, que le guiñó el ojo sabiendo que es el club de su infancia.

La audaz invitación fue más aventurada todavía porque el equipo tiene pasivos por 520 millones de euros y es el único de la Liga que no renegoció su deuda en estos difíciles tiempos de pandemia.

Al presidente del club, Ali Koc, tercera generación de una de las familias más ricas de Turquía, se le ocurrió convocar a sus fans para lograr cubrir el sueldo de Ozil.

La manera de hacerlo fue a través de donaciones vía mensajes de texto: por cada SMS enviado al número 1907 -que es el año de la fundación del club- se estaría haciendo una donación de unos 56 pesos mexicanos, equivalentes a 2.26 euros.

El monto a recaudar para cubrir el sueldo del futbolista es de 76 mil euros semanales -más de un millón 800 mil pesos mexicanos-, que aunque es mucho dinero, dista de los 9 millones y medio que ingresaba en el Arsenal.

La reacción del público ha sido espectacular: cuando Ozil posteó un tuit anunciando que se iría a jugar al Fenerbahce, en un lapso de 30 minutos generó 105 mil retuits, 330 mil "likes" y 26 mil comentarios.

Según el Daily Mail de Londres, un total de 300 mil fanáticos siguieron minuto a minuto el vuelo privado que trasladó a su nueva figura de Londres a Estambul hace unos días.

El debut del jugador alemán, que portará el número 67 en la playera porque el 11 ya estaba ocupado, está previsto para el clásico contra el Galatasaray.

La venta de playeras oficiales pretende ser una de las formas más relevantes de recuperar la inversión que se está haciendo.

Mas allá de la anécdota, el Fenerbahce abre la puerta a una línea de financiamiento adicional a las tradicionales.

La apuesta de contratar a una figura internacional a cambio de donativos de su afición podría ser una solución mancomunada en la que cada quien ponga de su parte: club y fans.

¿Pondrías un SMS para que tu club pudiera contratar una figura? ¿Es cierto que por tu equipo darías cualquier cosa?