@FJG_TD

lunes 15 feb. 2021

El diablo sí es mayor

Cuando se habla de los equipos de gran calado, al Toluca se le suele ignorar.

No importa que suma diez títulos, que ha tenido figuras legendarias de tal brillo que han iluminado a la Liga entera en diferentes épocas, ni que tenga 104 años de vida.

Si los Tigres se sienten ofendidos cuando no se les llama "grandes", el Toluca podría insultar a quien no los considerara de tal tamaño.

Pero los diablos no lo hacen porque nunca se han metido en polémicas.

Mantienen un perfil institucional que Valentín Diez mantuvo con el ejemplo de su padre, don Nemesio Diez: es mejor trabajar que hablar.

Y en eso se la ha pasado el Toluca en los últimos años: sin tener el presupuesto de otros clubes, ha invertido en sus instalaciones, modernizado su estadio que es uno de los más futboleros del País y erigido un museo espectacular que hace recordar su historia.

Al Toluca se le hizo tarde para festejar su centenario con un título, pero tiene en los planes volver a la carga para hacerlo en cuanto sea posible.

Pese a su gran inicio, por demás inesperado, los números le hacen sonreir y pensar que los torneos de pesadilla han quedado atrás y que se ha aprendido tanto de los errores como de los aciertos.

En un torneo en el que nadie está jugando de manera espectacular, el Toluca es práctico y con refuerzos que le hacían falta para apuntalar sus líneas, destaca en la punta.

Se dice que uno de los sueños más preciados de cualquier institución es que alguno de sus personajes históricos en la cancha lo hagan triunfar también fuera de ella.

Hernán Cristante, habiendo tomado nota de lo que motivó su salida poco más de seis meses después de haber llevado al equipo a una Final, hoy toma firmemente el volante. Toluca tiene competencia interna por los puestos, las jerarquías no dependen del historial de sus futbolistas y hay un nuevo ánimo que refresca.

Adentro, se ha remodelado la estructura que tiene a Francisco Suinaga a la cabeza y los procesos se modernizan, se tiene el ojo puesto en las fuerzas básicas y se gestiona con eficiencia en los duros tiempos de pandemia que vivimos todos.

La actual posición a la altura de la sexta fecha no garantiza nada, aunque los números presentados hoy en CANCHA avalen el optimismo escarlata.

El resultado deportivo es caprichoso, depende de muchas circunstancias y puede hacerse humo en un parpadeo.

Pero cuando los cimientos son buenos, se invierte en reforzarlos y hay una construcción inteligente de lo que se pretende, las buenas nuevas épocas también pueden hacerse presentes en cualquier momento.

El Toluca es líder, el balón le rueda a favor y deja un mensaje sobre la mesa anunciando su regreso, aunque por una ceguera extraña y contagiosa, muchos no lo vean como el equipo grande que es.