FutbolFeed

@FJG_TD

·
2 min
A
A

El 'Vasco' que come aparte

En varias previas del partido entre Rayados y León se planteó una de esas preguntas inocentes que se lanzan al aire en automático: ¿Superará el alumno al maestro?

El enfrentamiento entre Nacho Ambriz y Javier Aguirre dio pie al lugar común.

Fuera de que un partido -además empatado- no marca diferencia entre uno y otro, hace recordar que el medio ha sido muy injusto con el "Vasco".

Para empezar, es el mejor técnico que ha tenido el futbol mexicano en toda su historia.

Sus dos décadas dirigiendo en el extranjero clubes de diferentes estaturas - con tres años en el Atlético de Madrid como máxima cota-, Selecciones nacionales como Japón y Egipto, experiencia en Emiratos Árabes y dos Copas del Mundo con México salvando las Eliminatorias in extremis, nos hacen saber que a Javier Aguirre, nadie le tiene que contar nada.

Hace un par de días, el coordinador del área internacional del Leganés lo calificó como "una eminencia del banquillo".

El recuerdo que dejó Aguirre en el club, quedándose a un punto de la salvación con los pocos recursos con que contaba, lo colocó en la historia selecta del equipo.

Pero debido a esa característica que tenemos muchos mexicanos, existe una inclinación a no reconocer al triunfador.

Lo dijo Hugo Sánchez hace muchos años, lo recordó André-Pierre Gignac hace poco y ha sido materia de estudio de sociólogos, intelectuales y pensadores desde épocas remotas.

Algo sucede cuando aparece un personaje triunfador en el paisaje, que en lugar de tomarlo como ejemplo, lo ponemos como tiro al blanco.

Y entonces nos acordamos de la gorra mal puesta de Aguirre antes de un juego contra Argentina en el Mundial de Sudáfrica, de que estuvo sujeto a un juicio por amaño de partidos junto con otras 40 personas que por cierto terminaron siendo inocentes, o hacemos cuentas para adivinar el sueldo que estará percibiendo con los Rayados.

Para que alguien supere a Javier Aguirre en su trayectoria como director técnico, tendrán que transcurrir por lo menos 20 años, si es que mañana un entrenador mexicano es contratado en Europa y se mantiene todo ese tiempo fuera del País. Ahí empezaría la cuenta.

Los técnicos tienen épocas buenas y malas por la naturaleza de su profesión, pero la consistencia finca el prestigio y escribe la historia.

El "Vasco" tiene todo eso y su vida deportiva, incluyendo su valiente etapa como futbolista, tendría que estar en el estante más alto de la gran biblioteca del futbol mexicano que, por cierto, no existe. Nuestra capacidad de olvidar es pasmosa.

Hoy por hoy, en Monterrey dirigen los dos más grandes entrenadores que hayan existido en nuestro País: Ferreti con los mejores números en México y Aguirre sin rival en el plano internacional.

Merecen recibir el valor que tienen. Hoy son insuperables.