FutbolFeed

@FJG_TD

·
2 min
A
A

El choque esperado

Lo que hizo el América en el Volcán es el aviso más importante de que va en serio.

No se mire su victoria desde el demérito que se le quiere achacar a Tigres, sino a partir del brillo de un futbol colectivo y en varios episodios trepidante, que a las Águilas les permitió saberse victoriosas desde mucho antes de terminar el juego.

En su cadena de triunfos consecutivos, el América hilvana una más que pone en entredicho a las huestes del "Tuca" Ferretti, hoy más apuradas que nunca por recuperar la vertical.

Lo que le da valor a un triunfo es el tamaño del vencido y los Tigres, aun en momentos críticos, es uno de esos a los que vale la pena hacer a un lado en cuanto sea posible para no enfrentarlo en juegos de Liguilla.

Al menos el América hizo lo que le tocó para alejarlo hasta el lugar doce de la tabla, con un pie en el despeñadero al que caerán los seis equipos que no tendrán acceso a la fiesta ni de mirones.

Improbable de todos modos es que con un partido pendiente además de los tres que le faltan al calendario regular, no logren los Tigres un sitio para pelear. Esa sí que sería una gran debacle.

Aún colándose entre los últimos sitios de la reclasificación, nadie desearía enfrentarlos, incluyendo a Cruz Azul o América, irremediables líder y sublíder de la tabla, en el orden que sea.

Pero si las Águilas fueron probadas en esa salida a Monterrey, lo del próximo fin de semana será mucho más revelador.

El imparable Cruz Azul que revive suspiros entre sus seguidores habrá de ser su sinodal, en un duelo del que no podemos descartar el exceso de respeto mutuo porque las cosas importantes que decidir entre ellos están apuntadas en el calendario para dentro de unas cuantas semanas.

Saboreamos la estrecha escalera en que se ha convertido la Liga de España, con los tres grandes en fila y un final que será de fotografía.

O lo de Francia, donde el PSG perdió el liderato la semana pasada sin poder recuperarlo, pero además siendo perseguido por el Mónaco a un punto y por el Lyon a dos, con la tarea de cerrar frente al Bayern sus avance a Semifinales en la Champions.

Los alemanes, que empataron frente al Union Berlin, ven acercarse al energético Leipzig, que no deja de amenazarle.

Todos los partidos que restan a los aspirantes a campeones en esas Ligas serán jugados a todo trapo pese a que los planteles están saturados de actividad y quisieran pedir esquina.

La diferencia respecto al esperado duelo entre cementeros y Águilas es que éste puede ser de ensayo. Y la Liguilla, caprichosa, puede no entregarlo en sus fases verdaderas. Sería una lástima no ver un choque en extremo entre los dos mejores equipos del circuito.

Deseo improbable: ojalá lo jugaran el sábado como si fuera el último, por si acaso.