FutbolFeed

@FJG_TD

·
2 min
A
A

Sí, es una gran fiesta

La muestra está llena de botones pero hubo uno en particular que fue revelador.

Raúl López hizo una jugada ofensiva en el primer tiempo del partido contra el León en la que perdió la pelota en un taponazo, pero se revolvió y teniendo mayor distancia que Yairo Moreno, corrió más rápido y alcanzó a meter el centro antes de que la cancha se terminara.

Eso, una jugada en particular, aunque no haya trascendido, hace intuir uno de esos intangibles que tiene el futbol en momentos decisivos. La famosa actitud, así llamada desde tiempos lejanos, tuvo ahí una demostración.

El Toluca, que jugó como zombie gran parte de la segunda mitad de la campaña regular teniendo su exhibición más grosera en el juego de la última jornada en la cancha de los Bravos, regresó de algún lado para hacerse sentir.

La psicología inversa aplicada por Hernán Cristante a la hora del hacer la lista de tiradores de penales es una joya: contra la costumbre, no preguntó quién quería disparar. A viva voz, con el liderazgo que siempre ha tenido, lo que preguntó fue quién no quería tirar. Y todo mundo levantó la mano mientras Luis Montes, el mejor jugador mexicano de la Liga, era testigo desde uno de los palcos del estadio.

Qué falta le hizo a León en el terreno.

La Liguilla, fiesta innegable de nuestro torneo, entregó tres emocionantes partidos en su prólogo de los cuatro que se celebraron.

No contemos el de los Gallos Blancos, que llegaron de rebote y fueron rebotados por un Santos Laguna poco piadoso, que se cansó de meter goles y fallar otros. Bastante hicieron los queretanos llegando más lejos que varios.

Atlas fue mejor que Tigres y regresó de sus eternas cenizas para festejar por fin un triunfo importante que le lleva a algún lado.

La directiva resistió a Diego Martín Cocca en la dirección técnica pese al fatal inicio de campaña que tuvo, por los mismos motivos que mantuvo a Daniel Guzmán hace casi 14 años cuando se salvó del descenso en la última fecha: confiaron en su trabajo porque están cerca del equipo en el día a día y sabían que había una evolución.

Ricardo Ferretti y Nacho Ambriz se despidieron de sus equipos viéndose superados, listos para empezar nueva etapa en algún lado.

Otro consagrado, Víctor Manuel Vucetich, queda a merced de la corriente pese a que por momentos, sobre todo en la primera mitad, Chivas logró jugar como hace mucho no recordaba.

Pero se cayó en la segunda por los cambios que hizo y porque Pachuca tuvo eso, la actitud que respaldó su futbol y la paciencia -hablando de ello otra vez- que los Tuzos tuvieron hacia Pezzolano y éste a Roberto de la Rosa, goleador mexicano en construcción.

¿Se la tendrán al rey Midas?

Tribunas ocupadas al menos parcialmente corearán a ocho equipos que nos han devuelto la fiesta.

Celebrémoslo.