FutbolFeed

@FJG_TD

·
2 min
A
A

Noches mágicas

Lo vivido en el Estadio Azteca el fin de semana resulta inolvidable.

Primero Cruz Azul, luego América.

Ambos asumieron su papel de equipos grandes y protagonistas: tenían que pagar las facturas de los partidos de ida y lo intentaron de una manera similar: echándoseles encima a sus meritorios adversarios.

Ambos traían números rojos al saltar a la cancha del festivo Coloso de Santa Úrsula, por fin con fiesta en la tribuna por la presencia de 21 mil espectadores que sonaban a lleno.

La dificultad celeste era menor porque ganando por un gol tendría suficiente. Las Águilas traían más peso en la espalda por la distancia de dos y su mal desempeño en el segundo tiempo en Pachuca, donde pudieron sufrir mayor castigo.

En la Liguilla no hay borrón y cuenta nueva. Hay, eso, si, oportunidad de revancha.

Ambos la tomaron con la grandeza de su historia, de la inversión en su plantel y de la camiseta que portan.

Y entonces ofrecieron, cada uno por su lado, partidos vibrantes como hace tiempo no se veían.

La manera de ahogar al rival en grandes lapsos, de encerrarlo en su propia área para llegar una y otra vez con un espíritu que les hizo recuperar todo balón que perdían en el menor tiempo posible, fue la manera de honrar su estirpe.

Del otro lado, los no favoritos que fueron sometidos a esa presión sabían que no podían ni debían responder de la misma forma. Tenían que resistir y ser lo suficientemente hábiles para que en esos pequeños descuidos inevitables, causarles el daño. Están diseñados para jugar de esa manera.

El resultado fue diferente para uno y otro, con esa sensación de que en cualquier momento podía cambiar la historia.

Cruz Azul y América fueron grandes, Toluca dignísimo y Pachuca vencedor. Ese es el resumen.

Santos Laguna le arrebató a Rayados sobre el tiempo una alegría más. Tema para analizar.

Y Puebla fue al final mejor que el Atlas pese al mal disfraz que se puso en la ida y la confección de las Semifinales es sorpresiva e interesante.

Se van las Águilas dejando un buen recuerdo porque correspondieron a su mantra de dar espectáculo, morir peleando si es que han de ser vencidas, y sometiendo a un Pachuca que tuvo su mejor virtud en la heroica y a veces afortunada defensa de su puerta.

Santos Laguna, Puebla y Pachuca han llegado más lejos de lo que estaba presupuestado y ahora quieren más.

Laguneros y Tuzos son producto de proyectos sólidos y el Puebla deberá luchar para no ser flor de un día, un rey de carnaval.

Parecería que el camino se le allana a Cruz Azul.

La ausencia de América y Rayados aparentan un menor grado de dificultad. ¿Llegará el tan esperado título?

Pero la Liguilla tiene sorpresas y es capaz de entregar las noches más mágicas.

Esa es su virtud y razón de ser.