FutbolFeed

@FJG_TD

·
2 min
A
A

Verano retador

Jugar contra Costa Rica no suena mal, y menos hacerlo contra Estados Unidos el domingo si se combinan los resultados.

La Selección Mexicana enfrenta un verano de partidos oficiales en los que encontrará de todo, incluyendo una forma de reparar el tiempo perdido por esta pandemia que sigue dando coletazos.

Le hará la misma gracia jugar contra Curazao en la Copa Oro, que se le hace simpático a Holanda medirse a Macedonia en la Euro, pero en la vida de los equipos tiene que haber variedad.

Gerardo Martino es el técnico de la congruencia desde mucho antes de que lo conociéramos y la similitud de lo que dice con lo que hace sigue siendo notable.

Si dice que el "Chícharo" no va aunque pueda hacer falta, da tiempo a que se curen esas heridas incalculables que lo alejaron del Tri.

Pone a lo mejor de que dispone sin dejar de hacer algunas pruebas en los momentos propicios de ésta época lejana a los fragores de la batalla de una eliminatoria o un Mundial.

No representa problema para nadie decidir cuál es el equipo titular de México. Sí lo es cuando alguno de los inamovibles son movidos por el destino, como le ha ocurrido a Raúl Alonso Jiménez. Eso es lo que se debe encontrar.

Del partido contra Islandia quedó claro que el nivel de Héctor Miguel Herrera e Hirving Lozano hacen tanta diferencia que, en cuanto entraron al campo, la expresaron individual y colectivamente: son futbolistas que pueden fallar como cualquiera, pero que en general hacen jugar mejor a sus compañeros.

La combinación de partidos de la Selección Mayor con el Tri Olímpico es atractiva y despierta la curiosidad de saber si la nueva generación está lista para tareas mayores.

Dividir el talento disponible en dos permite aprovechar el fogueo para ser pulido por las piedras de toque de dos tipos de competencia: la obligatoria para el equipo mayor en cuanto a los resultados a obtener, y la esperanza de que la que jugará en Tokio vuelva a sorprender al mundo.

Nadie gana un partido antes de jugarlo y eso implica, por lo pronto, ver con respeto a Costa Rica para el juego de hoy en Denver.

Eso no quita de la cabeza, sin embargo, ese posible duelo contra Estados Unidos, que tiene una nueva generación que va mas allá de la promesa: pronto se reavivarán los duelos a tope entre ambos países.

Si el proyecto Martino es serio, el de ellos también lo es: de los 23 jugadores convocados para la Nations League, sólo cuatro actúan en la MLS.

Los otros militan en Europa siendo titulares -- casi todos-- y vienen de un campamento de altura en los Alpes suizos durante cinco días para aclimatarse a la altitud de Denver, sede del torneo entre los cuatro mejores equipos de Concacaf.

Como examen y experiencia, México tiene una gran oportunidad de encontrar lo que sigue buscando.