FutbolFeed

@FJG_TD

·
2 min
A
A

Golpe a la soberbia

Cuando hay rivales tan flojos en una competencia es difícil saber el verdadero nivel de los que ganan.

Estados Unidos y Canadá, por ejemplo, no tenían más remedio que ser inmensamente superiores a Haití y Martinica que dieron pena en el partido que jugaron ayer en Frisco porque carecen de conceptos básicos tanto individual como colectivamente.

Panamá no tuvo la altura para sacar algo más en su espectacular partido contra Honduras, de la que depende en parte para avanzar a la siguiente ronda si se combinan los improbables resultados necesarios para que entre ambos dejen fuera a la sorpresiva selección de Qatar.

Lo están pagando: en todo torneo hay que pasar la primera fase para colar a los equipos de menor nivel y poner a prueba a los mejores.

A reserva de atestiguar lo que viene, cabe la pregunta sobre las nuevas potencias de la zona, que parecerían ser más que las dos de siempre.

Antes del surgimiento de Estados Unidos como gran rival de México, era Costa Rica quien ocupaba el otro lugar de privilegio.

El Salvador llegó a ser temible particularmente en Eliminatorias de Copa del Mundo y Honduras le propinó a México el segundo y último "Aztecazo" de la historia.

Los tiempos han cambiado y las cosas se acomodan de nuevo.

La eterna soberbia con que son vistos los equipos de la zona por futbolistas, directivos, prensa y aficionados a los vecinos de la CONCACAF, no cabe más.

México posee mayor infraestructura, inversión y poder que sus rivales cercanos, pero los demás tenían más espacio para crecer y lo han aprovechado pese a lo azaroso de sus gestiones.

Centroamérica da ejemplos de ello con los técnicos de El Salvador y Costa Rica nombrados días antes de la competencia.

Anoche, El Salvador resistió un primer tiempo muy bien jugado por el Tri, que fue amenazado seriamente durante el segundo: México sacó de milagro la victoria porque el rival despertó, motivando que las imprecisiones y titubeos reaparecieran en el equipo que dirige Martino.

Los avisos son contundentes: pese a lo circunstancial del debut, el Tri no pudo ganarle a Trinidad y Tobago, ayer ganó con fórceps y en la siguiente ronda se medirá a Qatar o a Panamá que deberán ser igualmente rivales complicados.

En la otra llave, Estados Unidos con su segundo equipo y algo de fortuna tiene tres victorias, Costa Rica define liderato contra Jamaica que es el más constante y peligroso de los caribeños y Canadá parece levantar la voz tras una larga afonía.

Es buena noticia que haya más selecciones competitivas en la zona.

México sufre para demostrar sus blasones.

Si no logra consistencia en su juego y se sigue equivocando en errores fundamentales, puede llevarse la peor de las sorpresas.

No ser campeón del torneo que está obligado a ganar es un escenario posible.