@rgomezjunco

miércoles 25 nov. 2020

Decisión irresponsable

Hoy inicia esa fase tan esperada cada semestre en el futbol mexicano.

La Liguilla, esa instancia en la que suele producirse el nivel de juego que quisiéramos ver, pero no vemos en cada una de las 17 jornadas anteriores, arranca con el Puebla vs. León a las 19:00 horas... para continuar con el Chivas vs América a las 21:06.

Mañana los Tigres recibirán al Cruz Azul y el Pachuca hará lo propio con los Pumas, para así redondear los partidos de ida de estos Cuartos de Final.

Con el León como muy amplio favorito sobre el Puebla, el América como favorito "natural" sobre las Chivas, y los otros dos duelos que en teoría lucen como auténticos "volados".

Si les pusiéramos números a las probabilidades de avanzar a las Semifinales, éstos andarían más o menos en 88% para el León, 66 para el América, 55 para los Tigres, 52 para el Pachuca, 48 para los Pumas, 45 para el Cruz Azul, 34 para las Chivas y 12 para el Puebla.

En cambio, para campeón, tal vez pondríamos al León con 25%, seguido por los Tigres y el América con 15, el Cruz Azul con 13, los Pumas, las Chivas y el Pachuca con 9, y el Puebla con 5.

Por lo pronto, una edición más del Clásico Nacional se convierte en lo más atractivo de estos Cuartos de Final, con el América y el evidente mayor peso de sus individualidades ante unas Chivas mermadas pero que vienen de ofrecer ante el Necaxa una de sus mejores actuaciones, y que con todo el derecho del mundo aspiran a poner en la cancha las buenas herramientas colectivas con las que podrían oponer cabal resistencia desde esta noche.

Por si algo le hiciera falta a este "Clásico de Clásicos", los primeros 90 minutos de hoy han sido "aderezados" con una decisión irresponsablemente compartida por diferentes actores políticos y futboleros: la de permitir que dicho partido se juegue con público en las tribunas a pesar de las circunstancias críticas que siguen viviéndose y sufriéndose por obra y gracia de la pandemia.

En una "zona naranja" que claramente obligaría a tratar de seguir convenciendo a la gente de la importancia del "quédate en casa", pretende aprovecharse el poder del futbol para enviar un mensaje opuesto: empecemos todos a movernos y a reactivar los negocios futboleros y no, el comercio, la economía; y después veremos qué hacer con la proliferación de los inevitables contagios y el doloroso incremento de pérdidas humanas.

Una irresponsable y precipitada decisión del Gobierno de Jalisco, con la comodina complicidad del Club Guadalajara y la pasiva complacencia de una Liga MX que así vuelve a desperdiciar una oportunidad inmejorable.

Aunque sólo fuera en aras de una elemental equidad deportiva, los mandamases de la Liga MX debieron haber establecido que en ningún enfrentamiento de Liguilla habría gente en los estadios si sólo uno de los contendientes puede tenerla; y con ese transparente y sencillo criterio de equidad deportiva hubieran alcanzado un bien mayor: proteger la salud de la gente.

¿Cuántos contagios se producirán entre los 5,800 asistentes de esta noche?

Con uno solo, la medida sería cuestionable... y obviamente serán mucho más.