@rgomezjunco

sábado 28 nov. 2020

Sigue el juego

Se fue para siempre Diego Armando y para siempre quedó Maradona.

Desde 1997 se había retirado de las canchas de alto rendimiento el inconmensurable futbolista plena y multitudinariamente reconocido, y el pasado miércoles se fue en doloroso plan definitivo la para tantos entrañable persona, pero el personaje y la leyenda llevan varios días acrecentándose y así seguirán durante mucho tiempo.

Nada sorprendentes pero sí conmovedores han sido los innumerables homenajes que por doquier -en distintos y distantes rincones del planeta- se le han brindado a uno de los más grandes en la historia de este juego, a uno de esos cuatro futbolistas incomparables a los que precisamente para no comparar resulta casi casi obligado mencionar por estricto orden de aparición: Pelé, Cruyff, Maradona y Messi.

Quedan como arrobador legado futbolístico las demoledoras pinceladas de esa pulcra y cerebral pierna izquierda; y quedan también los aleccionadores aunque incomprensibles contrastes de Maradona: de los pasajes venturosamente luminosos en la cancha a los de inquietante turbiedad afuera; del gol de la trampa al gol del genio en un lapso de cinco o seis inolvidables minutos. De jugar como nadie, a no lograr vivir como cualquiera.

Solamente siendo Maradona podía entenderse lo que ser Maradona implicaba, pero es inevitable alabarle primero al idolatrado argentino su permanente cercanía con el pueblo, y preguntarse después por qué alguien que llegó tan alto no supo ser feliz en las alturas.

Ahora, a los aficionados comunes y corrientes sólo nos queda ubicar al grandioso artista de las canchas en su justa y verdadera dimensión; y a su gente cercana, extrañarlo como muy pocos de ellos imaginaban que lo extrañarían.

Pero sigue el juego que en su momento Maradona jugó mejor que todos, y en México se juegan hoy y mañana los partidos de vuelta de los Cuartos de Final de este azaroso Guardianes 2020.

Primero, a las 19:00 horas el León intentará devolver las cosas a la normalidad al recibir al Puebla; y después, a partir de las 21:06, como principal atractivo de nuestra futbolera semana estará la enésima edición del Clásico Nacional, con un inestable y por lo tanto impredecible América que tratará de darle vuelta en su cancha a la ventaja adquirida en la suya por las dignas Chivas, a pulso y con todo merecimiento.

Y mañana domingo -al recibir respectivamente al Pachuca y a los Tigres- los Pumas y el Cruz Azul buscarán redondear como locales la tarea casi terminada el jueves como visitantes.

Las probabilidades de avanzar para los ocho participantes, sustancialmente modificadas con los partidos de ida, parecen ser más o menos las siguientes:

El Cruz Azul 88%, los Pumas 72, el León 60, las Chivas 55, el América 45, el Puebla 40, el Pachuca 28 y los Tigres 12.

A ver cuáles son los cuatro capaces de convertir en 100 su correspondiente numerito.

¿León vs Chivas y Pumas vs Cruz Azul en Semifinales?

Puede ser pero quién sabe, porque sobre todo el América podría opinar otra cosa en este asunto; a diferencia de la unanimidad con la que en el otro a Maradona se le aclamaba por lo que hacía en la cancha.

Por lo pronto, que siga el juego.