@rgomezjunco

miércoles 2 dic. 2020

Final a la vista

Hoy inician las Semifinales que sábado y domingo arrojarán a los dos finalistas de este azaroso y pandémico Guardianes 2020.

El Guadalajara, el más convincente de los ocho equipos en los Cuartos de Final, será anfitrión esta noche de la escuadra que mejor ha jugado desde hace varios torneos, aunque sin haber logrado ratificar ese magnífico juego en las instancias finales.

Desde la reinventada etapa del "repechaje", han sido las Chivas quienes mejor parecen haber entendido de qué se trata este asunto: de llegar a la Liguilla para jugar en ella por encima del nivel promedio manifestado en la fase regular del torneo.

Si no, mejor ni llegues, como no tenía caso que llegaran los Tigres y el Monterrey, por poner los dos ejemplos más claros de equipos muy poderosos en teoría, pero para nada en la práctica ni en los momentos y partidos cruciales.

A diferencia también del decepcionante Necaxa y del aún más decepcionante América, y a pesar de las numerosas ausencias sufridas, las solidarias y bien mentalizadas Chivas supieron elevar su nivel de juego en esos duelos de eliminación directa (de 90 y 180 minutos respectivamente), y en consecuencia eliminaron sin mayores dificultades a sendos adversarios.

Ciertamente, ahora enfrentarán a uno de mayores alcances y mucho mejor futbol que esos dos anteriores, pero nadie puede descartar la posibilidad de que estas organizadas y revitalizadas Chivas le opongan cabal resistencia al muchas veces espectacular conjunto esmeralda, y que lleguen los motivados rojiblancos a convertirse en inesperados, sorprendentes finalistas.

Tampoco a los ejemplares Pumas, los que más han hecho con menos, puede escamoteárseles la posibilidad de contradecir por enésima vez a los pronósticos y superar a un sólido y pragmático Cruz Azul que en esta serie parte como "favorito natural"... como en la otra parte el eficiente y poderoso León.

Por lo pronto, a partir de esta noche las Chivas estarán obligadas a esgrimir a plenitud esos mismos argumentos colectivos que les permitieron superar con autoridad (y con pasmosa facilidad) a un América sin futbol, sin sangre y sin alma.

Justa repartición del terreno y el esfuerzo, orden y solidaridad en el trabajo de recuperación de la pelota, rapidez y pulcritud en el manejo colectivo de la misma (tenerla poco en lo individual para que la tenga mucho el equipo), capacidad para sostener un ritmo intenso durante todo el partido.

Con esas herramientas preponderantemente colectivas, tratarán las Chivas de competirle con dignidad a un equipo que cuenta con mejores individualidades... y que desde hace rato juega mejor que los otros 17.

¿65-35 para el León en cuanto a probabilidades de avanzar?

¿68-32 para el Cruz Azul en el otro caso?

Así luce, a la vista, vislumbrada de antemano por muchos, la probable Final entre León y Cruz Azul... 23 años después.

Sólo falta saber lo que a partir de hoy opinen las Chivas... y a partir de mañana los Pumas.