FutbolFeed

@rgomezjunco

·
2 min
A
A

Peculiaridades MX

Con tres partidos inició ayer el sui generis "Guardianes Clausura 2021".

Primero, al visitar al modesto conjunto poblano las promisorias Chivas brindaron una actuación que ni siquiera llegó a discreta pero les alcanzó para rescatar un empate.

Después, el incipiente torneo prosiguió con el Xolos vs Pumas y el Mazatlán FC vs Necaxa, partido en el que sí hubo público en las tribunas.

Hoy (sin aficionados como en todas las plazas a excepción de la mazatleca) continúa la primera jornada con el Atlas vs Monterrey, el Tigres vs León y el América vs San Luis. Y mañana se juegan el Toluca vs Querétaro y el Santos-Laguna vs Cruz Azul; para que el lunes culmine esta jornada inicial con el Pachuca vs Bravos.

Así empieza a escribir su propia historia este futbolero torneo, tan mexicano y por lo tanto único.

Plagado, como cada seis meses, de las indispensables peculiaridades:

Se le llama "Clausura" aunque con él se inicie el año, para que después el "Apertura" se encargue de cerrarlo.

Participan 18 equipos que después de 17 largas jornadas quedarán en 12 contendientes (dos terceras partes del total) que seguirán peleando por el título.

De los 18 directores técnicos solamente Ricardo Ferretti puede presumir de continuidad con sus diez años y medio al frente de los Tigres. En ese rubro le sigue muy lejos Ignacio Ambriz con dos años y medio en el León; y después están Guillermo Almada y Paulo Pezzolano con poco más de un año al frente del Santos-Laguna y el Pachuca respectivamente. Con siete técnicos que inician su correspondiente proceso (Javier Aguirre con el Monterrey, Santiago Solari con el América, Juan Reynoso con Cruz Azul, Luis Fernando Tena con los Bravos, Hernán Cristante con el Toluca, Leonel Rocco con el San Luis y Nicolás Larcamón con el Puebla), y otros siete con menos de un año al frente de su equipo: Víctor Manuel Vucetich, Tomás Boy, Andrés Lillini, Héctor Altamirano, José Guadalupe Cruz, Pablo Guede y Diego Cocca.

Cada equipo con sus propias peculiaridades; como los Pumas, por ejemplo, que después de realizar un magnífico torneo con un plantel muy limitado, decidieron limitarlo más.

O el Cruz Azul, donde tomaron una buena decisión al elegir a Juan Reynoso como director técnico pero lo hicieron por el camino equivocado y terminaron presentándolo no como la mejor opción posible, sino como una cuarta o quinta alternativa porque no les alcanzó para más.

Ahí mismo decidieron, no sé si en el afán de ir quitando a Jaime Ordiales, colocar a alguien arriba de él; y ese "alguien", Álvaro Dávila, sin duda cumple con los requisitos necesarios de un buen dirigente, como en su momento lo demostró con el extinto Morelia, pero su llegada al Cruz Azul le abona a esa tradicional y nociva mezcolanza de intereses en nuestro futbol, porque inevitablemente será percibida como una especie de apuntalamiento de las televisoras (que marchan juntas) en el contaminado seno cementero.

Cosas del balompié mexicano y sus entretenidas peculiaridades.