FutbolFeed

@rgomezjunco

·
3 min
A
A

Tigres y Chivas, en crisis

Se acerca el Guardianes Clausura 2021 a la recta final de su fase regular.

Después de esta Jornada 12, y tras un receso de una semana, cada equipo contará con cinco partidos (más uno que otro pendiente) para definir cuál será su propio saldo en la fase regular del actual torneo: si estará entre los CUATRO que se instalen directamente en los Cuartos de Final, o entre los cuatro que jueguen como locales la fase del "repechaje", o entre los cuatro que lo hagan como visitantes... o entre los SEIS que a partir del 3 de mayo se queden observando el resto de la competencia desde la tele.

Por lo pronto, el inicio de esta decimosegunda jornada sirvió para confirmar y agudizar la desconcertante crisis futbolística por la que atraviesa el equipo que cuenta con uno de los dos o tres más poderosos planteles, por lo menos en teoría: los Tigres.

Aparentemente está llegando a su fin la productiva y larga etapa de Ricardo Ferretti al frente de estos desgarrados Tigres. Porque si para revitalizar semestralmente al equipo antes bastaba con cambiar a los tres o cuatro futbolistas a los que el magnífico técnico brasileño-mexicano ya no lograba convencer, todo parece indicar que, en aras de prolongar con éxito su proyecto, ahora resultaría necesario "darle las gracias" a trece o catorce.

Y si de crisis futbolística se trata, menos mal que en esta Jornada 12 las Chivas contaron con el argumento y el motivo necesarios para posponer su duelo ante el Monterrey, porque les llegaba en su peor momento, después de haber tocado fondo con su vergonzosa actuación ante el América.

Un equipo que hace apenas tres meses cerró el anterior torneo con toda dignidad y jugando cada vez mejor, en éste no ha sabido siquiera ni a qué jugar.

Algo incomprensible si consideramos que los jugadores son los mismos, que está por encima de cualquier duda la capacidad de Víctor Manuel Vucetich como director técnico, y que podía y debía esperarse mejor futbol conforme su trabajo fuera surtiendo efecto, en la medida en que su sistema de juego fuera más y mejor asimilado.

En este caso se antojaría prematuro hablar de una relación o un discurso desgastados, de nulo convencimiento, de hartazgo de los jugadores con el técnico; y sin embargo ésa es la impresión que estas desnutridas Chivas causan con su pobre desempeño en la cancha.

Será por su falta de profesionalismo, o porque varios son así de malos como futbolistas, o porque ante ellos la autoridad de Vucetich ha sido una y otra vez socavada con las frecuentes intervenciones de los dirigentes.

Será por lo que sea, pero el caso es que, en lo que va de este torneo, ha sido deplorable el futbol desplegado por la popular escuadra rojiblanca.

Por diferentes motivos, diversas circunstancias y muy distintos caminos, tanto las Chivas como los Tigres han caído en sendas crisis futbolísticas tan agudas como desconcertantes, tan incomprensibles como imperdonables.

Considerando lo que tienen, son los dos equipos que más deben.

A ver cuál, y cuándo, empieza a pagar jugando como debería.