FutbolFeed

@rgomezjunco

·
3 min
A
A

Semifinalistas europeos

Ayer surgieron los dos primeros semifinalistas de la actual edición de la Champions League, y hoy surgirán los otros dos.

Las ocho columnas, por lo pronto, las acapara la eliminación del equipo que ha dejado de ser "oficialmente" el mejor del mundo... aunque tal vez siga siéndolo.

En su cancha parisina del Parque de los Príncipes, al recibir a la aplanadora alemana del Bayern Múnich el también poderoso Paris Saint Germain logró avanzar a pesar de perder por "la mínima diferencia", gracias al 3-2 que hace una semana supo y pudo endilgarles a domicilio a los teutones en el partido de ida.

Ayer, en el de vuelta, y sin que ninguno de los dos equipos ofreciera en esos segundos 90 minutos un futbol tan espectacular como el ofrecido en los primeros, el choque entre las dos grandes escuadras terminó siendo dirimido primordialmente en una de las zonas de definición, en ésa en la que una y otra vez (aunque más en el primer partido que en éste), apareció la inconmensurable figura de Keylor Navas mientras una y otra vez pesaba la ausencia de Robert Lewandowski.

Con ese angustioso resultado global que le permitió eliminar en los Cuartos de Final al todavía campeón europeo sin doblegarlo en el marcador ni superarlo en la cancha, el PSG no sólo se ubica entre los cuatro semifinalistas, sino que además se perfila tal vez como el principal de los tres verdaderos candidatos al título, seguido por el Real Madrid y el Manchester City, su más probable adversario en la penúltima instancia.

En la otra serie de Semifinales ayer también quedó instalado el Chelsea con su triunfo global sobre el Porto, 2-1, pero sin ser mejor que los portugueses y sin esgrimir argumentos futbolísticos siquiera cercanos a los esgrimidos por el PSG o a los que suele enarbolar el Real Madrid, próximo rival de la escuadra inglesa si es que el conjunto merengue hoy logra culminar -como la lógica lo indica- su tarea iniciada ante otro de los cuadros británicos, el de ese Liverpool tan distinto al de hace dos años.

Las escasas probabilidades de éxito del Liverpool no sólo tienen su origen en la desventaja que sufre en el marcador, sino principalmente en la forma en que esa desventaja se produjo, en la clara superioridad impuesta y ejercida por los madridistas, bastante más amplia que la indicada por el 3-1.

Para revertir las cosas y realizar la hazaña, en un Anfield vacío tan distinto al lleno el Liverpool estará obligado a jugar hoy radicalmente distinto a lo que jugó hace una semana, ante un ascendente Real Madrid que menos concesiones otorga conforme va siendo más lo que está en juego.

En cambio, para el Borussia Dortmund la tarea parece menos complicada porque sólo necesita dos goles (y no los tres que requiere el Liverpool), porque en la ida supo competir elevando su nivel de juego, y porque el City parece llegar a este enfrentamiento lejos de su nivel óptimo, a pesar de lo cual saldrá hoy como inobjetable favorito.

¿Del 27 de abril al 4 de mayo Chelsea vs Real Madrid y Manchester City vs Paris Saint Germain, y después RM vs PSG el sábado 29?

Entre varias combinaciones posibles, lucen ésas como las más probables.