FutbolFeed

@rgomezjunco

·
3 min
A
A

Ejemplares campeones

De miércoles a lunes se produjeron tres coronaciones igualmente merecidas.

La más lejana la del Chelsea en la Champions League, la coronación de un conjunto londinense claramente superior al Manchester City, que terminó viéndose impotente ante los sólidos argumentos del adversario... no sólo defensivos.

Entre otras cosas, esa Final sirvió para confirmar la consagración de Thomas Tuchel como director técnico, instalado ya en la élite de los cinco o seis más cotizados, en la que desde hace rato se instaló el entrenador vencido, Pep Guardiola.

Así el alumno alemán "sigue codeándose" con el maestro español, al obtener este título como veinte veces más valioso que los dos de Liga obtenidos en Francia con el PSG.

Y anteayer, cinco días después de esa coronación del Chelsea con la consecuente consagración de Tuchel, en los regiomontanos lares se produjo la más reciente de las coronaciones, la de la escuadra femenil de Tigres, que superó con solvencia a las gallardas Chivas para así obtener el título por CUARTA ocasión en las SEIS Finales que ha jugado en SIETE torneos (su "peor" campaña fue la primera, cuando las Tigres perdieron en Semifinales después de haber terminado en segundo lugar general, UN punto abajo del primero).

Es decir, que con respecto a las mujeres futbolistas en México no hay duda alguna al distinguir a las mejores, tanto en el torneo finalizado el lunes como a lo largo de los siete torneos que se han jugado.

Las más cercanas perseguidoras de Tigres han sido sus paisanas las Rayadas, con UN título y TRES subcampeonatos en ese periodo de siete torneos, cada uno de mayor nivel que el anterior, con un sustancial progreso en cuanto al futbol que se juega.

Y en medio de esas dos Finales, jugada una el miércoles en el Estadio do Dragâo del Porto y la otra el lunes en el Estadio Universitario de Tigres, se consumó el domingo la histórica coronación del Cruz Azul en el Estadio Azteca, también alcanzada a pulso y con plenos merecimientos.

Por un lado, la convicción y la dignidad con que el Santos-Laguna jugó y peleó de principio a fin en ese último partido; y por el otro la capacidad de Juan Reynoso para cambiar el curso al medio tiempo, después de los desastrosos 45 minutos del Cruz Azul en el lapso inicial.

Como en términos generales el Cruz Azul fue claramente superior al conjunto lagunero en el global de 180 minutos, y como también se había distinguido como el mejor de todos después de 21 partidos, la obtención de este título largamente acariciado queda inscrita entre las más merecidas y contundentes desde que surgieron las Liguillas en el futbol mexicano, en la temporada 1970-1971.

En esos CINCUENTA años solamente el América ha jugado más Finales que el Cruz Azul (18 contra 17, con los Pumas en tercer lugar con 14), lo que sirve para entender la grandeza de este flamante campeón, el tercer equipo mexicano en cuanto a poder de convocatoria y el tercero de los inobjetables campeones con que culminó este año futbolístico.

Chelsea, Tigres, Cruz Azul. Enhorabuena para los tres... y habrá que aprender de cada uno.