FutbolFeed

@rgomezjunco

·
3 min
A
A

Entre Copas

Para bien o para mal, los futboleros aficionados atraviesan y atravesamos por una inusitada etapa entre copas.

En los europeos lares la Eurocopa 2020 que se juega en el 21 y en distintas sedes, en Brasil una peculiar Copa América de la inquietante época de la pandemia y que hace 10 días no se sabía si se jugaría ni dónde, y en Estados Unidos a la espera de una Copa Oro entre concakafkianos que todavía no se sabe bien para qué sirve en términos futbolísticos aunque por supuesto sirva en los económicos para reactivar esa productiva maquinaria de la lana.

Apenas en su tercer partido, con el alarmante caso del danés Christian Eriksen la "Euro 2020" se encargó de recordarnos que mucho más importante que este maravilloso juego del futbol es el juego de la vida.

Y más adelante, ayer al jugarse el décimo primer partido de los 51 que deberán ser jugados, en el duelo entre húngaros y portugueses ganado por los segundos, Cristiano Ronaldo se convirtió en el máximo goleador en la historia de este torneo, para así confirmar que a sus 36 años de edad no se cansa de seguir rompiendo récords ni de anotar goles.

Y el décimo segundo encuentro de esa europea competencia, el de Francia contra Alemania, se resolvió a favor del equipo campeón del mundo con un autogol de Hummels, pero confirmó a sendas escuadras en esa lista de 5 o 6 candidatos al título encabezada por los franceses.

Mientras tanto, desde el arranque de una peculiar edición de la Copa América se ha confirmado que difícilmente la ganará alguna otra escuadra que no sea la anfitriona brasileña, que por lo tanto todo hace suponer que la verdadera competencia estará en pos del decoroso subcampeonato, que en esa lucha no aspiran a mucho los bolivianos, los ecuatorianos, los peruanos o los venezolanos, y que el mejor jugador del mundo sigue sin encontrar en la Selección Argentina ya no digamos el acompañamiento idóneo, sino ni siquiera más o menos algo decente como complemento.

Así los aficionados a este incomparable juego vamos cubriendo en México este semestral receso futbolero, menos receso que de costumbre porque se han empalmado 2 de los 3 torneos más importantes a nivel de Selecciones en el mundo entero, torneos con los que al final se enlazará el otro de menor nivel pero que más le atañe a nuestro futbol, porque coronarse como campeón en esa Copa Oro que iniciará el 10 de julio no representaría mayor ganancia para la Selección Mexicana, pero no hacerlo sí implicaría una tremenda pérdida.

La realidad es que cada escuadra nacional debe jugar lo mejor posible donde le toque hacerlo, y si en el caso de la Selección de Francia no sería tan sorprendente que no se coronara en esta Eurocopa, sí lo sería que la de Brasil no lo hiciera en la Copa América, y más que sorprendente sería imperdonable que la de México no se impusiera en la Copa Oro.

Cada cual en su nivel y con su propia exigencia, pero ¿cómo se vería la Selección Mexicana jugando en la Copa América?

Evidentemente, mucho mejor que en la "Oro".

A ver si algún día regresa.