FutbolFeed

@rgomezjunco

·
3 min
A
A

Diversión futbolera

Siguen su curso los dos torneos más importantes a nivel de Selecciones después de la Copa del Mundo.

La Euro 2020 del 21, con DOCE equipos ya clasificados para la siguiente fase, para los Octavos de Final con esos ocho partidos de eliminación directa que por lo tanto adquieren mayor atractivo.

Instalados en esa instancia ya están los representativos de Italia, Gales, Suiza, Bélgica, Dinamarca, Países Bajos, Austria, Inglaterra, Croacia, República Checa, Suecia y Francia.

Por lo pronto con los italianos, los belgas, los holandeses y los ingleses como líderes en sus respectivos grupos (con la ventaja que eso puede otorgar de cara a la siguiente instancia), con OCHO equipos más en pos de los CUATRO boletos que quedan disponibles para los Octavos de Final, y con los turcos, los rusos, los macedonios y los escoceses ya eliminados.

Mientras tanto en los sudamericanos lares, en la Copa América, sigue viéndose muy tranquilo el camino para la Selección de Brasil, por mucho la mejor de las diez y con la ventaja extra que le proporciona su condición de local.

Como verdaderos aspirantes a sorprender y evitar esa coronación brasileña largamente anunciada, podríamos apuntar sólo a cuatro escuadras: la de Argentina, la de Uruguay, la de Colombia y la de Chile, más o menos en ese orden.

Y de lo que también ha quedado plena constancia con el empalme de ambos torneos, es de la diferencia del nivel futbolístico entre uno y otro.

Cada vez con mayor claridad, el mejor futbol se juega en Europa, y de hecho entre las selecciones sudamericanas de la actualidad solamente la de Brasil podría competir -con las mismas probabilidades de éxito- con las seis o siete más fuertes de Europa, contra los franceses, los italianos, los alemanes, los ingleses, los portugueses, los holandeses o los españoles.

Y mientras disfrutamos con algunos partidos de la Eurocopa y tratamos de hacer lo mismo con los de la Copa América, si de diversión futbolera se trata nunca nos falta en nuestros mexicanos lugares.

O más que futbolera, alrededor del futbol, y en este caso de la Selección Mexicana, en cuyo manejo una y otra vez se encadenan auténticas vaciladas con total desparpajo.

Primero la convocatoria de un jugador naturalizado para así desnaturalizar y falsear la representatividad del futbol mexicano, comodina decisión acompañada del "atole con el dedo" ofrecido a todos los que han osado cuestionar la ausencia de Javier Hernández, incluyéndolo en una lista de sesenta para después borrar su nombre al reducirla a cuarenta y cinco.

Y como colofón de esa burda y flagrante falta de respeto hacia el máximo goleador en la historia de la Selección Mexicana, ésta prepara su peculiar mezcolanza para encarar la próxima semana un partido de preparación ante el representativo de Panamá.

Como quieren preparar al equipo que dentro de un mes se convertirá en olímpico pero un contrato los obliga a enviar ante los panameños a la "Selección Grande", entonces, con su característica brillantez, arman su combinado para "cumplir" con ambas cosas.

Así, en realidad, no cumplirán con ninguna... pero siguen divirtiéndonos.