@SanCadilla

martes 25 feb. 2020

DE CERQUITA

Bien dicen que al ojo del amo, engorda la chiva... ¿o cómo era?

Porque el caso es que Amaury Vergara, en los últimos meses, registra más visitas a Verde Valle que el Canal del Congreso de Jalisco en YouTube.

Con todo y que decidió delegar el tema deportivo en Ricardo Peláez, y de que sus ocupaciones en Omnilife le demandan tiempo y viajes constantes, el dueño del Rebaño está al pendiente de todo lo que se mueve en el mundo chiva.

Así que aprovecha sus visitas para dialogar con el propio Richie, con Mariano Varela y el cuerpo técnico, además de pasar a saludar a los jugadores y comenzar a adoptar esa figura de mando y cercanía que llegó a mantener su padre.

Pero además de lo deportivo, su pasión cinematográfica continúa encendida.

Después del debut del equipo en "Chivas La Película", ahora le ha apostado todo a la producción de una serie con el mismo director, Iván López Barba.

Por eso las cámaras siguen como sombra cada paso del equipo, desde entrenamientos, conferencias, viajes y, por supuesto, partidos.

Ya estoy esperando el episodio del "Chicote" Calderón cantando con banda para ver qué le hizo enfermarse del estómago y no terminar el entrenamiento del día siguiente.

Y miren que, de momento, el género dramático es el que toma ventaja.

¡Qué nervios!

AL MAL TIEMPO...

Pues hasta el momento por lo único que ha habido que "abrocharse los cinturones", como pidió Rafael Puente -fusilándose a Pep Guardiola- ha sido por sus declaraciones.

Y vaya que el DT del Atlas se ha ido superado en polémica en cada uno de sus discursos, como sucedió el viernes pasado al tocar una de las fibras más sensibles de la filosofía rojinegra al señalar que no comulga con la frase "A lo Atlas".

Como que nadie le explicó que no es una actitud derrotista, como él la interpretó, sino vivir "in extremis" cada partido hasta el último segundo.

Esa misma noche, Puente andaba muy prendido y también reveló entre líneas cierto pasaje que se vivió en el vestidor del Estadio Jalisco al sufrir su tercera derrota consecutiva como en Atlas.

Él mismo dijo que no diría el nombre del directivo que le habría sugerido cambiar su estilo de juego, y de ahí le surgió poco después la idea citar a Emiliano Zapata para afirmar que no modificará: "Prefiero morir de pie a vivir de rodillas".

Todo indica que dicho dirigente al que se refería era José Riestra, integrante del Grupo Orlegi, y quien minutos después de salir del vestidor escribió en su cuenta de Twitter: "Asumimos nuestra responsabilidad, no hemos logrado los objetivos que nos propusimos, mucho trabajo por delante, pero sobre el compromiso de lograr trasmitir desde la cancha lo que representa esta institución".

Con la afición furiosa por los resultados y varios miembros de la prensa en su contra, lo que menos necesita Puente es perder aliados en su directiva.

LOS SILBANTES

Pura palomita tuvieron los árbitros esta jornada, al menos así lo vio Arturo Brizio Carter en la explicación semanal de las jugadas polémicas.

Y, ¿saben qué?, de la que se salvó gracias a su discurso.

Más allá de que sea plausible el esfuerzo del titular de la Comisión de Árbitros por medio ponerle el pecho a las balas semana a semana -con todo y el ridículo que hizo al no hablar del caso Nahuel Guzmán en la Jornada 6- era de esperarse que el tema no iba a gustarle nadita a los colegiados.

Me contaron que varios integrantes del cuerpo arbitral andaban con actitud de "mírame y no me toques", molestos por la exhibida que les estaba poniendo don Arturo Brizio.

Claro, en un mundo ideal, antes de enojarse, los silbantes y el resto de los colegiados deberían sacar la casta para evitarle a su presidente la molestia de tener que andar explicando si las decisiones fueron acertadas o erróneas.

Por lo pronto, al menos esta semana andarán bien contentitos porque el jefe aprobó su chamba.