@SanCadilla

martes 3 mar. 2020

UN GENIO

Para nadie es un secreto que José Juan Macías dentro de la cancha es un genio... y fuera de ella se carga un genio con el que no todos están dispuestos a lidiar.

Y para ejemplo está José Saturnino Cardozo, quien con todo y haber sido jugador -y de los buenos- prefirió sacárselo de encima para mandarlo a León cuando dirigió al Chiverío. Afortunadamente ahora está al mando Luis Fernando Tena, quien se caracteriza por su trato humano y don de gente.

La más reciente tormenta que armó JJ y que seguramente no será la última, fue besar el escudo de las Chivas el domingo pasado cuando le anotó al León... tal como lo hiciera, pero a la inversa, en el torneo anterior cuando portaba la esmeralda.

En el peculiar mundillo futbolero, posar los labios sobre el logo de un club bordado en una camiseta encierra muchos simbolismos. Es declaración de amor irrenunciable a esos colores.

Por eso allá donde la vida no vale nada, el gesto de Macías causó conmoción y terminó de caérseles del pedestal en el que lo tuvieron todo el torneo pasado cuando se hartó de meter goles para La Fieeeeraaaa.

También porque ya habían visto que no quiso quedarse en "Leondres", a pesar de los esfuerzos que hizo la directiva que encabeza Jesús Martínez Jr. para comprar al jugador.

Le sedujo más regresar al Rebaño Sagrado por la puerta grande en el proyecto de Amaury Vergara y Ricardo Peláez con la promesa de darle facilidades para emigrar al Viejo Continente y también para hacer caso al consejo del "Tata" Martino de quedarse en la liga tenochca seis meses más para consolidarse.

En el entorno guanajuantense tampoco cayó muy bien que en el vestidor esmeralda comentara cada vez que podía que no le gustaba vivir allá, aunque públicamente siempre fue muy respetuoso. Simplemente la ciudad no fue de su agrado.

Genio y figura.

ESPERA

Acostumbrados a recibir favores especiales por el hecho de ser famosos y portar una camiseta, es usual que los futbolistas esperen recibir un trato especial.

Eso fue lo que creyeron Joel Campbell, Andrés Mosquera y Yairo Moreno, jugadores extranjeros del León, pero que estaban fuera por lesión y que el mismo domingo llegaron a Guadalajara para asistir al Estadio Akron a ver a sus compañeros.

La cuestión fue que al intentar bajar al vestidor a reunirse con sus compañeros no los dejaron entrar. ¿Por qué? Pues porque no tenían acreditación de acceso a la zona y el guardia simplemente cumplió con su trabajo.

A los muchachones se les hizo fácil, y creyeron que con sólo decir "somos futbolistas" los iban a dejar entrar. Pues no. Hay que hacer las cosas correctamente.

Así que tuvieron que esperar varios incómodos minutos hasta que alguien del club fue a la entrada por ellos, como la mamá que va a recoger a los niños a la escuela.

Eso sí, de ambas partes siempre hubo respeto y no pasó de ahí. Las reglas son las reglas.

VAYA SÚPLICA

En el Mundo Atlas pocas cosas sorprenden... aunque a veces es la misma afición la que se excede.

No voy a generalizar, ni mucho menos, pero hasta algunos de sus propios jugadores están sorprendidos por las reacciones de un sector de La Fiel.

Les explico: Desde hace varias semanas no paran de decirles a sus jugadores, en donde quiera que se los encuentren en esta Ciudad, que hay que ganar el Clásico Tapatío. Hasta ahí todo bien, conociendo la rivalidad con Chivas.

Pero lo que más ha extrañado, particularmente a los recién llegados, es que les piden, palabras más o palabras menos "pierdan todos si quieren, menos contra Chivas". ¡Ah, caray! vaya consejo.

Los pateabalones rojinegros entienden la rivalidad entre ambos bandos, pero creer que salvan el torneo por ganarle al odiado vecino es demasiado osado.

Yo espero que los jugadores no se lo vayan a tomar muy a pecho, porque para allá van, sobre todo con las 4 derrotas consecutivas desde que llegó Rafa Puente como DT.

Diiicen que cuando haga su visita el Coronavirus a Jalisco lo primero que va a hacer es ganarle al Atlas. Ah raza. Se pasan.

PD: ¿Ya nos podemos desabrochar los cinturones?

EL ACUSADO

La violencia contra las mujeres es un tema que siempre debe tomarse en serio.

Por eso hay que prestar atención a la denuncia que interpuso Giovanna Martínez Valdatti -nieta del legendario "Che" Valdatti- en contra del jugador rojinegro Luciano Acosta.

En el Atlas ya están al pendiente de las investigaciones, porque el argentino está siendo acusado por delitos contra la dignidad de las personas, amenazas, robo y lesiones.

Incluso, la Fiscalía de Jalisco pidió al Comisario de Seguridad Pública de Zapopan protección y vigilancia permanente a Giovanna por cualquier posible represalia que pudiera tener el futbolista, con el que ella asegura mantenía una relación sentimental.

Los señalamientos son bastante serios, pues lo acusa de haberle dado un levantón a través de un tercero para robarle su teléfono celular en el que había conversaciones íntimas entre ambos. Incluso, en redes sociales subió un video -que posteriormente borró- donde se ve que una persona se la lleva en contra de su voluntad, tras haber sido citada por el jugador del Atlas, quien en ese momento se encontraba en una firma de autógrafos.

Ya serán las autoridades de Jalisco las que determinarán qué procederá con este caso. Yo sólo deseo que se haga justicia.