@SanCadilla

miércoles 4 mar. 2020

UNIÓN

Algo que no puede faltar en el mundillo del futbol son las famosas reuniones "para hacer grupo".

Y ni hablemos de la adopción sudamericana que se le daba a cualquier reunión para llamarla asado aunque el menú fuera otro.

Ayer fue la tercera ocasión que Ricardo Peláez convocó a los jugadores y cuerpo técnico para comer juntos y mostrar esa camaradería que reina antes del Clásico Tapatío.

En la primera ocasión Alan Pulido contrató al payaso "Brincos Dieras" que agarró parejo para la carrilla, posteriormente fue más nice el asunto antes de enfrentarse al Cruz Azul cuando el arranque del torneo no había sido bueno y había mucha presión en el entorno porque aún seguimos esperando que las Súper Chivas 2.0 estén a la altura del mote.

Ayer, más tranquilos por estar en puestos de Liguilla y depender de sí mismos para seguir ahí, se reunieron tras la práctica aunque el patrón Amaury Vergara no pudo acompañarlos.

Después de los primeros escandalitos que se aventaron algunos jugadores, "Richie" sigue haciendo de todo para mantener al equipo en lo suyo.

NO PERDONAN

Ayer las Chivas entrenaron nuevamente a puerta abierta, algo que llega a ser novedad porque en estos tiempos es menos frecuente.

Practicaron "tirar una pared" con un compañero, desbordar y enviar el centro que esperaban en el área José Juan Macías, Oribe Peralta y Ronaldo Cisneros, principalmente.

Fue en la portería donde atrás estaba la afición, principalmente niños y jóvenes, y ya se imaginarán la gritadera y celebración a lo que hacían sus ídolos, pero con quien no se aguantaron fue con mi Oribe quien duró más de un año sin meter gol en nuestra Liga y con Chivas apenas y ha marcado uno de penal.

En el entrenamiento había algunas jugadas que ni ahí las metía y comenzaban los murmullos y una que otra burla de más resignación que nada, pero cuando nuestro campeón olímpico anotó un niño gritó y despertó la risa generalizada: "¡Milagro!".

¡Ah, raza! No perdonan una.

POR UN SALMÓN

Andar en modo dietético le salió caro al volante Andrés Iniestra.

Y es que si ustedes creyeron de que el técnico de los Pumas, Miguel González "Míchel", había rotado el cuadro para que hubiera más competencia y todas esas cosas, déjenme decirles que la salida del "Lobo" del 11 titular en el juego ante Tigres fue por un salmón.

Así como lo leen.

Resuuulta que una noche antes del compromiso ante los regios, Iniestra se echó en la cena un filete del pescado rosa en vez de la vieja confiable de pollito o una fuerte cantidad de pasta para aguantar los embates del día siguiente.

Bueno, pues el salmón no estaba muuuy bien que digamos, por lo que los intestinos del volante se declararon "indispuestos" para la misión y aunque Andrés se aferró a jugar hasta los últimos minutos previos al duelo, la panza nomás no le dio y tuvo que comer banca por primera vez en 48 partidos.

MALAS FECHAS

Pese a enfrentar al América con un día menos de descanso el domingo 15 de marzo, el Cruz Azul echa para adelante con la intención de darle una alegría más a sus fanáticos.

La Máquina pidió a la Concacaf visitar al LAFC en la Concachampions el miércoles 11 de marzo, mismo día en que las Águilas reciben al Atlanta United, pero recibió un rotundo no por respuesta.

No piensen mal, aquí la que no quiso mover el partido fue la Concacaf, que curiosamente sí puso la vueltas para el 18 de marzo.

¡Qué mala suerte!