@SanCadilla

lunes 9 mar. 2020

DE GUARDIOLA A CHURCHILL

¿Usted sabe en qué se parecen un entrenador de futbol, un revolucionario y un líder político?

En que todos han sido fundamentales en sus ámbitos y recordados por hacer historia, pero recurrir a sus ideales no alcanza, -al menos no todavía-, para evitar un torneo desastroso, y por ende, la vergüenza de hundirse cada vez más en la Tabla del Cociente, que ya no sabemos si servirá para algo, pero que no deja de ser deshonroso.

No cabe duda que las conferencias de Rafael Puente del Río se han convertido en una clase de citas de personajes ilustres, así como de frases que ya las quisiera cualquier autor de libros de superación personal.

Cada vez que se pone delante de un micrófono, Rafita se supera tratando de exponer argumentos en su defensa y eso resulta ser como si uno le echara gasolina al fuego con la intención de apagarlo, y al final, ya sabemos tooodos el resultado.

Todavía es muy recordada la frase de "abróchense los cinturones porque se van a divertir", de la autoría de Pep Guardiola, pasando por la definición de la situación del periodismo deportivo como una "zona de confort". Puente se la pasa mencionando de manera constante la palabra "resiliencia" para describir lo que ha sido su vida, para luego apoyarse en Emiliano Zapata y advertir que no cambiará su estilo ofensivo, ya que prefiere "morir de pie a vivir de rodillas", como decía el revolucionario.

Entiendo que manejar una crisis de resultados no debe ser sencillo y que mientras más se acumulan las derrotas aumenta la presión y el riesgo de perder el puesto, pero el discurso de Puente sigue siendo apoyarse en frases de personajes históricos, mientras en la cancha ni sus aficionados ni nadie vemos que el Atlas se acerque a una mejor versión.

El sábado fue el turno de uno de los políticos más importantes a nivel mundial, Winston Churchill. Cuando se le preguntó sobre su estado de ánimo y terminó diciendo: "El verdadero éxito es quien va de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo".

Está muy bien que Rafa sea culto y letrado, algo que se agradece hoy en día en el mundillo del deporte donde la mayoría deja de lado esa preparación, pero, en nada le está ayudando para salvar a la nave rojinegra del hundimiento.

Al menos no en la práctica.

LOS ESPANTA

Así como ha tenido a sus soldados y líderes que lo respetan, Tomás Boy aparece en la lista negra de muchos pateabalones que aún le guardan cierto resentimiento.

El caso más reciente es el de Fernando Beltrán, hoy en día junto a José Juan Macías y al "Tiba" Sepúlveda, las joyas de la cantera de las Chivas, pues vaya que el muchacho la pasó mal mientras estuvo "El Jefe", de quien recibía comentarios hirientes y que de paso, no perdía oportunidad para recalcarle a sus futbolistas lo bueno que era él en sus mejores tiempos en la cancha.

En Atlas no fue la excepción, al grado que en una ocasión se burló de un canterano y del buen Darío Campa, un chico con capacidades diferentes que asiste todos los días a entrenar con el Atlas, y que por cierto, recientemente la directiva rojinegra tuvo el detallazo de pagarle un viaje a España como Embajador Rojinegro, para visitar a Andrés Guardado en Sevilla.

Al menos en ese paso dejó buenos números, los salvó del descenso y los metió en la Liguilla, porque otros sólo le recuerdan por esas deleznables burlas.

Ni hablar.