@SanCadilla

viernes 20 mar. 2020

QUE SIEMPRE NO

Una sonrisa de oreja a oreja apareció ayer en los dueños de la Liga de Ascenso.

Resulta que Enrique Bonilla, titular de la Liga MX, aseguró ayer a través de un comunicado que por el momento no existe una Asamblea programada para discutir la Liga de Desarrollo, que no era otra cosa que abolir el descenso en beneficio de la Primera División.

¿Qué fue lo que pasó? ¿En medio de la crisis por el coronavirus hubo un gesto de amabilidad con la categoría de plata? ¿Será que reflexionó y vio que iba a afectar plazas futboleras que actualmente deambulan en el inframundo futbolero?

¡No! ¡Nada de eso!

En medio de la crisis del coronavirus, a muchos les pasó de noche la protesta que realizaron equipos del Ascenso parando durante el primer minuto de sus partidos por la inminente medida que veían venir.

De hecho, los mandamases del Ascenso ya habían tenido una reunión con el propio Bonilla durante la cual hizo como que los escuchó, pero ni los peló.

Para la buena fortuna del federativo se cancelaron los partidos por la pandemia, porque nomás no vayan a ir a decir que yo les dije, pero los equipos de la "dimensión desconocida" ya se habían organizado para hacer un parón total tan pronto como este fin de semana.

Bonilla lo sabía, pero se sentía fuerte, porque obviamente detrás de la medida de desaparecer el descenso están varios de los más importantes dueños de Primera. La tirada era, con el proyecto de una "Liga de Desarrollo", olvidarse de la famosa tabla de porcentajes que en realidad es de cocientes.

¿Entonces? ¿Qué pasó? Bueno, síganle leyendo.

MEMORIA

¿Se acuerdan cuando no dejaron subir a los Cafetaleros de Tapachula que porque no cumplían los requisitos? ¡Uy! Qué argüende se armó en aquella ocasión.

Bueno, pues posterior a aquel zipizape corrieron toooooodo un proceso de certificación y a los clubes que cubrieron las exigencias se les expidió un documento que avalaba podían subir a la Primera. Ese año ganó el Atlético San Luis, que sí estaba certificado, y pues el resto es historia.

Pues acá entre nos, ese mismo papel que les expidió la Liga MX y que garantizaba el derecho a ascenso en caso de lograrlo deportivamente fue el mismo que llevaron clubes del Ascenso hasta el Tribunal de Arbitraje Deportivo, que por sus siglas en francés se conoce como TAS, con sede en Lausana, Suiza.

Así es, esta disputa llegó hasta la máxima autoridad de disputas deportivas en el mundo.

A Bonilla y demás dueños que promovían el "no descenso" les dio "La Garrotera" del Chavo del Ocho cuando les explicaron que llevaban todas las de perder, porque la misma FMF había avalado por escrito ese derecho ¡Toing!

En los argumentos legales de los descendidos estaba que ya habían invertido en remodelar sus estadios y en contratar jugadores de mejor calidad.

Así que no les quedó de otra más que mandar ayer el comunicado en el que, con mucho rollo de por medio, mandaron a decir que dice mi mamá que siempre no.

¿Y cómo se les ocurrió a los clubes del Ascenso? Bueno, pues hay que voltear a ver a los Venados de Mérida, donde tienen a un ex jugador y directivo de colmillo retorcido que responde al nombre de Luis Miguel Salvador.

¡QUÉ FRESAS!

No sólo hubo apoyo en la Liga de Ascenso, sino también en la llamada Liga Premier -lo que para términos reales sería la tercera división- ya que ellos a su vez hubieran perdido el derecho a subir.

Porque resulta que en Irapuato están remodelando el legendario estadio Sergio León Chávez, con el apoyo de un grupo de empresarios y del gobierno municipal, para revivir las viejas glorias de aquellos aguerridos Freseros.

No pierdan de vista ese proyecto, que va a dar mucho de qué hablar.

EL ÚLTIMO

Y ya para irnos, déjenme les cuento que le hicieron la prueba del covid-19 a una docena de jugadores del América y ninguno dio positivo... ya comenzaron a decir que se las hizo la Comisión de Arbitraje. ¡Ah raza! No perdonan una.