@SanCadilla

martes 17 nov. 2020

ACUSACIÓN

Cuando no es una cosa, es otra.

Total que Chivas cuando no tiene contagios, había parranderos o las lesiones que no terminan por dar tregua.

Vaya que causó un gran malestar en la cúpula que les regresaran a Alexis Vega lesionado de la Selección Mexicana Sub 23, y para colmo de males, que requiera de una larga recuperación que no le permitirá jugar el repechaje y la Liguilla, si el Necaxa de José Guadalupe Cruz no dice lo contrario.

Y es que es entendible cuando se trataba de un simple partido amistoso en el que, según algunos pateabalones, el charrúa Ignacio Rivero había tenido roces con Vega en jugadas previas y "se la tenía guardada".

Si en la cúpula ya estaban encabritados con perder a uno de sus jugadores más importantes, ni les cuento cuando escucharon esa versión de los jugadores.

No perdieron tiempo en analizaron el video y decidieron enviar la inconformidad.

A mí me parece que acusar a un jugador de mal intencionado no se debe tomar a la ligera, es cierto que la entrada fue con fuerza desmedida, y reitero, en un partido amistoso, peeeero, en Chivas estaban que no los calentaba ni el sol y así observaron las cosas.

Ahora, la idea es que algunos jugadores puedan testificar en contra de Rivero.

En Cruz Azul, desde luego, no les hizo nada de gracia, y más, viniendo la acusación de Ricardo Peláez, ex directivo de los cementeros, pues consideran que es una medida exagerada y confían en que no procederá.

Los mantendré informados.

MONEDAS DE CAMBIO

Siguen los rumores en torno a los Pumas. El mercado no deja de moverse y el objeto del deseo ahora es Juan Ignacio Dinenno, a quien no ven con malos ojos en el norte del País.

Entre que son peras o son manazas, lo que sí es que para hacer realidad la venta de Dinenno, deben tener en cartera un jugador con las mismas cualidades del argentino porque aunque se habla que Luis Quiñones podría servir de moneda de cambio, las cualidades del delantero colombiano no se parecen a las del goleador de los Pumas, ya que el jugador del cuadro regio es un buen asistidor, pero no un matón en el área.

NO SON BIENVENIDOS...

Y siguiendo con el futbol de pre estufa en Pumas, resulta que finalizando este torneo tendrán que reportarse con los auriazules Felipe Mora, Martín Rodríguez y Pablo Jáquez.

Estos cracks terminan sus contratos a préstamo y como cualquiera podría suponer por su inmensa calidad, pues todo parece indicar que no seguirán con los equipos con los que habían estado jugando este semestre.

Obvio, como en CU no los han extrañado ni tantito, pues lo que me cuentan es que ninguno de los tres será considerado para el Clausura 2021 y más bien están ya redactando las etiquetas que les van a pegar para usarlos como monedas de cambio, especialmente los dos primeros.

Ni siquiera la eventual salida de Dinenno les abriría de nuevo las puertas del Olímpico Universitario. Andrés Lillini no necesita bultos en su proyecto.

Jáquez, al ser producto de la cantera felina, podría gozar del beneficio de la duda y ser sometido a una valoración con ojos muy críticos porque el zaguero central se fue en medio del desprestigio por los malos momentos que vivió bajo el mando de diferentes entrenadores, con los que se vio pésimo en las coberturas y con errores que le costaron muy caros al plantel.

Para su fortuna, ciertos personajes que se quedaron en su puesto han preferido empinar el codo y vivir en la fiesta y la impunidad, por lo que por ahí podría abrirse un huequito que le permita tener una segunda chance con los Pumas.

Sin embargo, a fuerza de ser honestos, con Dorados tampoco le ha ido de maravilla al buen Jáquez, ya que suma apenas 5 partidos como titular y desde la Fecha 6 no se le ha vuelvo a ver como inicialista, y eso que su llegada estuvo apadrinada por el técnico David Patiño.