@SanCadilla

jueves 14 ene. 2021

A LOS JUZGADOS

Se agotaron las instancias y todo indica que no habrá marcha atrás.

La disputa que dos grupos de inversionistas mantienen por el control de los Charros de Jalisco dejará las mesas de negociaciones para pasar ahora los tribunales.

Y eso que hubo mediadores del más alto calibre, pero nunca se pudo alcanzar un acuerdo satisfactorio para ambas partes.

Así que el futuro del popular equipo de beisbol, que en pocos años logró meterse en el ánimo de la difícil y exigente afición tapatía, se dirimirá en los juzgados.

Por un lado se encuentran los socios que encabeza Salvador Quirarte y por el otro el grupo de Carlos Valenzuela y Armando Navarro, con otro sector de inversionistas que han preferido mantenerse al margen, pero que ahora no tendrán de otra que tomar partido.

Así que prepárense porque ahora en lugar de strikes, ponches y jonrones se escuchen demandas, amparos y asambleas inválidas.

A mí nadie me quita de la cabeza que, por más que los directivos de ambos grupos se portaron civilizadamente y trataron de mantener el conflicto de bajo perfil, éste terminó siendo una distracción para el equipo que fue eliminado en la primera ronda del playoff de la Liga del Pacífico.

Les seguiré informando.

DE JAGUARES Y GUACAMAYAS

Híjole, ya sé que hoy quizá me voy a poner muy beisbolero, pero esta que les traigo también está muy buena.

Recientemente se ha desatado una serie de críticas contra el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador porque asignó un contrato por 103.5 millones de pesos para remodelar el estadio de las Guacamayas de Palenque.

Pues no vayan a decir que yo les dije, pero este proyecto beisbolero en el 2015 lo iniciaron David León (sí, ¡el mismo que aparece en el video dándole los billetes a Pío López Obrador!) ni más ni menos que con Adalberto Palma, quien fue director deportivo de los difuntitos Jaguares de Chiapas de la Liga MX.

Ya en una ocasión les conté que ese mismo León era un enlace entre el equipo de futbol y el Gobierno que entonces encabezaba Manuel Velasco, al grado que los futbolistas aseguran que en más de una ocasión fue él quien les pagó con dinero en efectivo.

Pero la relación no acaba aquí, sino que cuando fue la primera remodelación del estadio de beisbol, que incluyó la instalación del alumbrado, techado y embutacado, ¡se llevaron las butacas del estadio Víctor Manuel Reyna! Eso se llama amor por el reciclaje, caray.

¿Otro dato más? Pues el titular del deporte chiapaneco en aquel entonces era José Luis Orantes, quien dejó el cargo para tomar las riendas de aquellos Cafetaleros de Tapachula que ganaron el ascenso sin ascenso, y quien hoy figura como presidente y dueño de Cancún FC.

Como Chiapas no tiene una liga de beisbol, entonces las Guacamayas jugaban en la Liga Tabasqueña y hasta fueron bicampeones pues tenían al equipo mejor armado, pero con una pequeña salvedad ¿De dónde creen que salía la lana para pagarles a los peloteros?

Investiguen en las arcas del Gobierno Municipal de Palenque y se llevarán una sorpresa.

¡Chulada de maiz prieto!

¡AY, 'CHOFIS'!

El peor enemigo de la carrera futbolística de Javier Eduardo López es "La Chofis".

De veras, ni cómo ayudarlo.

La más reciente -que pueden asegurar no será la última- fue declarar que sí quedó a deber, pero reventó a sus compañeros que se quedaron en Chivas.

"Hay que ver a jugadores que han pasado y que ahí siguen. Más allá de eso, he hecho más que varios jugadores que han estado y que están en Chivas y de eso no se habla"... ¡Plop! ¡Más plop! ¡Y recontraplop!

Hasta parece de esos defensores de políticos corruptos que argumentan "es que el otro robo más".

¿De veras no hay nadie que lo asesore?