FutbolFeed

@SanCadilla

·
3 min
A
A

MALA VIBRA PREVIO AL CLÁSICO

Se acerca el partido tan esperado. Al menos para una buena parte de aficionados que a nivel nacional se dividen entre Chivas y Águilas.

Si bien es cierto, la frase trillada nos señala que en esta clase de partidos no importan las estadísticas, sí que influyen en el ánimo de los más recalcitrantes seguidores del Rebaño.

Un año después de que pidieron a gritos y regañadientes a Amaury Vergara y a Ricardo Peláez a través de las redes sociales que por favor contrataran a Víctor Manuel Vucetich, quien estaba desempleado en aquel entonces; ahora son también ellos los que exigen de la misma forma que ya lo despidan. Tan grande es su molestia que ya se creó el hashtag #FueraVucetich.

La marcha del equipo tiene a los chivahermanos muuuuy molestos, primero por las 2 raquíticas victorias, 6 empates, y 2 derrotas, y segundo porque consideran que el equipo no juega más que a buscar no perder, y de ahí se derivan tantos empates que no les saben a nada. Claro, también hay otro buen sector que reprocha a los jugadores que no se activan en la cancha.

No sé si los aficionados de las Chivas, sobre todo los más jóvenes tenían idea de cuál ha sido el estilo de Vucetich a través de sus más de 30 años dirigiendo en México.

El juego de "Vuce" jamás se ha caracterizado por ser vertical y ofensivo, más bien ordenado y eficiente, lo cual, les guste o no le ha redituado para hacerlo el técnico más ganador en activo del futbol mexicano, así que no es de gratis el apodo de el "Rey Midas".

Es un hecho que "Vuce", sin importar que sea Chivas o el Real Madrid, jamás se va a salir de su esquema, y menos si los jugadores de los que dispone tampoco andan muy finos, a excepción de José Juan Macías con 6 goles.

Con todo y la mala vibra, hay que esperar un buen Clásico, y que las Chivas ganen, empaten, o pierdan ante el América, ofrezcan un partido digno.

AQUÍ NO PASA NADA

México es el país del "no pasa nada", y el futbol mexicano es un digno representante.

Casi al final del partido entre Necaxa y Pachuca del jueves pasado, varios jugadores se agarraron a "guamazos", entre ellos Unai Bilbao, Idekel Domínguez, Gustavo Cabral y muchos otros que terminaron bien, pero bien calientes el juego en el Estadio Victoria.

El árbitro Fernando Guerrero, quien tiene fama de conciliador, prefirió dar el silbatazo final. Todos pensamos que los castigos vendrían posterior al partido, algunas tarjetas rojas y múltiples reportes por la indisciplina de los jugadores, pero nada de eso ocurrió.

Guerrero hizo como que no pasó nada y la Comisión de Árbitros también, ya que me lo premió al designarlo al partido entre Mazatlán y Chivas.

La situación incluso ameritó un comentario en redes del ex silbante Marco Antonio Rodríguez, conocido en el bajo mundo como "Chiquimarco" (o Ponchinelo para los meros cuates), quien si bien se describió como enemigo del castigo arbitral, sí aclaró que hay momentos en los que no se debe premiar el bajo rendimiento.

Y como en México es el país del "no pasa nada", Fernando Guerrero sigue cantando de lo lindo.

SE LOS LLEVA AL DIABLO

Yya que estamos atendiendo a los señores de negro, pues sigamos.

Lo que vimos el viernes en el Atlético de San Luis-Toluca fue realmente lamentable luego que el silbante Fernando Hernández no hizo por revisar en el VAR lo que era un claro gol de los Diablos Rojos.

Lo peor de todo fue que tampoco la gente del VAR tuvo los pantalones para pedirle a Hernández que se tomara un tiempo para revisar la jugada, pese a que la repetición pasó una y otra vez en la transmisión dejando claro que el esférico rebasó la línea de gol tras el cabezazo de Miguel Barbieri.