FutbolFeed

@SanCadilla

·
3 min
A
A

MUUUY DIFERENTE

El próximo domingo el Clásico Nacional se jugará a puerta abierta en el Estadio Akron, claro a un 25 por ciento de su capacidad, pero ya es ganancia.

Y es que no sé ustedes, pero si algo he extrañado durante esta pandemia es acudir a un estadio de futbol, tomarte una cerveza, gritar por cualquier cosa, refrescársela al árbitro... ya saben, todos esos detalles maravillosos e infaltables que son parte de la "experiencia".

Sin embargo, los entrenamientos continúan a puerta cerrada para el público en general, lo cual le quita el toque especial en una semana que en otros tiempos siempre era distinta.

Claro, no es nuevo el tema de que los clubes lleven a cabo sus prácticas futbolísticas de manera aislada de la afición y de los medios de comunicación; y con la pandemia de plano la medida se aplicó al 100 por ciento, lo que es entendible en dicha situación.

En otros años, la semana previa al duelo de las Chivas contra las Águilas representaba para la afición volcarse al Club Guadalajara, sobre todo en la época en que entrenaban en las instalaciones que se ubicaban en la calle de Colomos, por lo que las gradas se abarrotaban para presenciar el entrenamiento en la cancha Anacleto Macías "Tolán".

Y lo mismo pasaba ya cuando se decidieron mudar en definitiva a Verde Valle.

La presencia de los seguidores del Rebaño era un aliciente para el equipo y también era una forma de presionar a los jugadores y cuerpo técnico para aplicarse al máximo y recordarse que ese era un partido diferente.

No sé si de verdad los jugadores actuales entrenen más tranquilos en el silencio, sin el pendiente de que al final de cada práctica tuvieran que ir a la firma de autógrafos o a posar para las fotos con los seguidores. Y claro, después del convivio con la gente, seguía atender a la prensa, que también esa semana era más numerosa.

Hoy simplemente terminan de entrenar, se meten al vestidor, se bañan, cotorrean un rato, uno que otro recibe algún masaje y de ahí a sus casas.

Posiblemente para el técnico, en este caso Víctor Manuel Vucetich, sí sea una ventaja el aislamiento para tener más calma rumbo a un partido en el que todos saben que un resultado positivo o negativo será determinante para la evaluación final.

La Mesa de Salud de Jalisco aprobó la reapertura de los estadios en capacidad limitada, así que es una decisión muy personal acudir o no al Akron.

Lo que sí les digo es que si les causa nostalgia acudir a los entrenamientos en la "Tolán", es muuuy probable que sean población de riesgo. Mejor espérense a la vacuna.

ACENTO AMERICANISTA

Lo que le pasó al argentino Rogelio Funes Mori fue lamentable.

Ser robado a mano armada en tu propia casa por un grupo de sujetos armados y encapuchados, allá por Monterrey, es traumático para él y toda la familia.

A pesar de eso, "El Mellizo" mostró gran profesionalismo, porque no sólo fue a entrenar apenas unas horas después del asalto, sino también uno de los primeros en llegar a El Barrial, como a las 8:50 de la madrugada.

Eso explica el por qué no ha parado de hacer goles desde que llegó a México en el 2015 y está a dos de igualar a Humberto Suazo como máximo anotador en la historia de Rayados.

Funes Mori llegó al vestidor y compartió con sus compañeros la terrible experiencia; les dijo que se sentía bien y que entrenar era la mejor manera de hacer olvidar lo ocurrido.

Contó que las primeras investigaciones arrojaban que es una banda que opera al sur de aquella ciudad y que se habían colado al exclusivo fraccionamiento a través de un terreno baldío con el que colindan.

Pero lo que más llamó la atención fue la descripción que Funes Mori dio de los asaltantes.

"Tenían acento como los jugadores del América", le dijo el argentino a la directiva y compañeros.

Yo ahí se las dejo. Junten sus mesabancos, hagan grupos de tres y discutan el tema.

Con cubrebocas, claro está.