FutbolFeed

@SanCadilla

·
4 min
A
A

EL SHOW QUE SE VIENE

Pues, como era de esperarse, los dueños mayoritarios del San Luis, llámese Atlético de Madrid, están reencarbonados (del verbo enojados; nada que ver con el carbón) por lo que pasó en el duelo ante los Pumas. Para quien se lo perdió por andar de puente, el resumen es que les anularon tres goles vía VAR.

Obviamente ellos creen que hubo mano negra, pues el juego por los 50 millones de pesos -que se juegan el último y penúltimo lugar del Cociente, sitio que pelean con el Atlas- está más caliente que nunca.

Desde España el Atlético de Madrid, que tiene el 51 por ciento del equipo, ya amenazó con retirar su apoyo económico. Sin embargo esto no es nuevo, pues ya venían analizando que la inversión en este equipo no les ha redituado, sobre todo luego de un año en el que ningún aficionado pudo entrar al estadio.

Lo que sí es que el argumento que seguramente expondrán -y que suena perfecto- es el "manejo turbio" que tiene la Liga MX, y ahora respaldados por el duelo ante la UNAM.

Peeeero aquí es donde se pone interesante el tema del San Luis, pues habría otro "personaje" que pudiera entrar en la jugada, cuyo nombre empieza con R y termina con ed Bull.

Resulta que la marca austriaca de dueños tailandeses quiere entrarle a la Liga MX, así como lo ha hecho en otros países con un éxito irregular deportivo, pero más que positivo por el lado económico.

Red Bull lo que busca es nombrar al equipo con su marca, situación que sería complicada para muchos equipos de la Liga (aunque no así el San Luis), por lo que el camino podría allanarse, además de que la inversión para el nuevo equipo de Fórmula Uno de Sergio Pérez sería menor que con otros conjuntos.

¿Y qué otros conjuntos? Pues uno podría ser el Necaxa, aunque ya los dueños lo negaron, pues ellos lo que buscarían es un socio inversionista, no una empresa que quiera todo el control -como lo querría Red Bull-.

Y adivinen qué otro equipo tendrían en la mira. Así es, ni más ni menos que ¡al Atlas! Aunque ahí la cosa se pone máaas complicada. Uno, porque Grupo Orlegui no tiene en sus planes deshacerse de un equipo, ni de chiste el Atlas y tampoco el Santos; dos, porque al igual que el Necaxa no cederían el control del equipo; y tres porque el costo del Atlas es muuuy superior, considerando la estructura, sus Fuerzas Básicas, la marca o los jugadores, entre otros.

Eso sí, para la Federación Mexica de Futbol esto sería un aliviane, pues se desharía de la multipropiedad de Grupo Orlegui.

Pues ya veremos qué tantas ganas tiene el Atlético de vender y qué tantas tiene Red Bull de comprar.

Los mantendré informados.

EN VÍAS DE EXTINCIÓN

El Preolímpico de la Concacaf que se está jugando en esta H. Ciudad ha sido una buena prueba para la afición que todavía está tentada a lanzar el famoso grito homofóbico contra el portero rival.

Y sí, a pesar de un año de ausencia de futbol en las tribunas en Guadalajara, con las excepciones de los partidos disputados en el Estadio Akron con dos Clásicos Chivas contra América, la eliminatoria de la zona rumbo a los Juegos Olímpicos de Tokio se pueden considerar la verdadera prueba de fuego, porque México se arriesga a una sanción ejemplar por parte de la FIFA al tratarse de un evento internacional.

En el primer partido de la Selección Mexicana ante República Dominicana el grito al guardameta isleño Johan Guzmán se escuchó más de una vez desde algunos sectores de las gradas del Estadio Jalisco.

Al principio, el árbitro de Granada, Reon Radix, o no entendió el contexto o simplemente hizo oídos sordos porque no detuvo el partido para advertir, y claro, tampoco el sonido local del inmueble mandó la llamada de atención.

Fue hasta la segunda ocasión que se escuchó el "¡Ehhh... Puto!" que el sonido local señaló el castigo al que se arriesgaba México en caso de persistir. Después se escuchó de manera más aislada, hasta que ya de plano el guardameta despejaba y no se escuchaba nada. En el juego del domingo en el Akron, entre México y Costa Rica, las manifestaciones del público fueron de todo tipo menos ese grito.

¿Estaremos viendo el fin de grito justo en un preolímpico, torneo en el que tristemente se comenzó a escuchar por primera vez, allá por 2004?