FutbolFeed

@SanCadilla

·
3 min
A
A

¿RELAJAN MEDIDAS?

Es tanta la necesidad de generar ingresos en el futbol tenochca, que los niños menores ya pueden ingresar a los estadios.

Es decir, antes de que la pandemia les permitiera regresar a clases presenciales, pudieron volver al futbol.

Cuando se anunciaron los protocolos para el regreso de la afición, uno de los puntos importantes era negar el acceso a menores de 12 años y a mayores de 60 años, al ser grupos de riesgo para el Covid-19.

A pesar de que los engañosos semáforos lo permiten y que afortunadamente cada vez son más las personas vacunadas, no parece conveniente relajarnos y poner en riesgo a los pequeñines por contabilizar más taquilla.

Por si fuera poco, la Liga MX dio el aval a los clubes y en partidos del Mazatlán FC, Atlético de San Luis y Chivas, se notó la presencia de niños en las gradas, pero en su Protocolo aún no hay actualización. ¡Plop!.

Situaciones que sólo generan confusión como ocurrió en el Preolímpico, donde varias familias fueron retachadas precisamente por asistir con los menores.

Sólo esperemos que el regreso de los niños sea controlado y garanticen su seguridad, digo, porque ya sería el colmo si también lo permiten a adultos mayores por más que algunos ya estén vacunados.

Siente tu Liga.

LEY MORDAZA

Y ya que hablamos del Estadio Akron, vaya que hubo actividad dentro y fuera de la cancha.

En el césped, las Chivas le ganaron 2-0 a los Xolos en un duelo que se complicó debido a la ineficacia ofensiva del propio Rebaño, que dicho sea de paso, por fin, pudo mantener su portería en cero y con el defensa Luis Olivas, quien tomó el lugar del "Pollo" Briseño.

Mientras las Chivas daban cuenta de unos fronterizos con muy poca actitud, la seguridad del Estadio Akron y la Policía de Zapopan andaban más aplicados que Hiram Mier en cuanto a marcación personal.

Primero sacaron al aficionado Ricardo Ortiz Montenegro, quien ni escribir un libro con los uniformes de Chivas y que su imagen cuelgue en publicidad del Akron, le valieron para no ser desalojado del estadio por festejar con una Bandera de México, con la mitad del Escudo Nacional y con la otra del del club rojiblanco.

Al reclamar, el fanático fue informado que "no puedes usar banderas de la Selección Mexicana"... ahhh caray, no sabía que el Tricolor ya tenía sus banderas, ya imagino una con la imagen de mi "Chucky" Lozano.

Ahora taaan fácil que es prohibir el acceso de éstas a los estadios y ahí se acabó el asunto.

Pero lo que me parece más grave, es que Ortiz y otros usuarios en redes sociales denunciaron que fueron sacados del Estadio Akron por insultar a Uriel Antuna.

Y ojo, no estoy diciendo que está bien lo que hicieron, peeero tampoco amerita que retiren a una persona por gritarle a un jugador.

Ya la afición de Chivas iba calientita con el "Brujo" por sus declaraciones de la semana con un youtuber español, al que le dijo que prefería irse a Europa que ganar todo en Chivas, jugar en el América antes que retirarse en este momento y de paso, le tundió a la fanaticada rojiblanca. Nooombre, un genio.

¿Qué habrá pasado con el departamento de desarrollo humano en las Chivas?, o ¿habrán desaparecido las clases de comunicación que le daban a sus jugadores?, las que tanto pregonaba y presumía Jorge Vergara (QEPD).

Porque es increíble que en una crisis como la que está Chivas permitan a un futbolista hablar más con la víscera, que con la cabeza, aceptando el osote que están haciendo en la campaña.

A menos de que la rompa en el Clásico Tapatío, Antuna se tardará en lograr el perdón.