@SancadillaNorte

jueves 29 ago. 2019

LOS ENVIDIA

Hoy se transmitirá la tercera emisión del programa "En La Cancha".

¿El invitado?, Jesús Martínez Patiño, dueño de Grupo Pachuca. Han de decir ustedes, ¿y a nosotros qué Pachuca?, pues sí, pero también pues no.

Les cuento que Jesús habló de su equipo, de Carlos Slim, pero en casi todo los temas sacaba a los regios.

Así es, sin que en algunos temas se le preguntara por Tigres y Monterrey, el presidente del Pachuca hacía referencia o a Rayados o a Tigres.

Habló de la envidia que le tiene (a los dos) en un aspecto, de su afición, de que los dos sí son grandes y no dejó de mencionar, en más de una vez de su hermandad con José González Ornelas.

Dijo que recibió amenazas de alguien, que hay un directivo con el que no hace migas (y ahí el conductor dice el nombre), ah, y RECONOCIÓ que junto a González Ornelas...

Mejor véanla.

Hay varios temas y nos dio hasta dos exclusivas en el programa.

PD: En La Cancha, jueves a las 12:00 horas (ahorita al mediodía).

AGUAS, REGIOS

El León vs. Santos era esperado como el partido de la Jornada y no decepcionó como lo hizo el Tigres vs. América de la fecha pasada.

Del poderío dormido de los del "Tuca" y "Piojo" a la realidad de los de Ambriz y Almada.

De la posesión intrascendente o el dénsela a Renato o Roger a los toques con sentido y verticales de la 4M: Montes, Meneses, Mena y Macías y la intensidad y voracidad de los Lozano, Gorriarán, Castillo y Furch.

Fue un deleite verlos jugar y un aviso para los clubes regios en Jornada 8 para plantearse su candidatura al título.

Ya el viernes pasado Santos le dio una buena sacudida a Rayados. Exhibió a un equipo que todavía busca su estilo.

Y el sábado La Fiera le puede hacer lo mismo a los Tigres.

Y a diferencia de la Final, sí estarán JJ Macías y Mena.

VUELVE MÍCHEL

La última vez que vino Míchel a la Ciudad fue en 1997, entonces las cosas eran muy diferentes, los Rayados no eran el equipo poderoso de ahora.

El ahora técnico de los Pumas era la novedad del Celaya porque venía junto a sus ex compañeros del Real Madrid, Emilio Butragueño y Hugo Sánchez.

El que no ha cambiado es Hugol en cuanto a la forma de declarar y eso que ya no era el gran delantero, su carrera venía a menos, estaba recién desempacado del Dallas Burn.

"Yo seguí poco al Monterrey el año pasado, no te puedo decir ahora mismo algo, sólo sé que el que está es (David) Patiño", declaró Hugo cuando le preguntaron por el Monterrey que entonces dirigía Tomás Boy.

Lo que sí era diferente era la manera en que declaraba un técnico rival, al menos el del Celaya, Eduardo Solari, quien no decía las típicas frases de que "todos los rivales son fuertes".

Del Monterrey declaraba: "Indudablemente es un equipo que no se ha fortalecido para este Torneo de Verano... esperemos que estén lo más debilitados posibles para sacar la mejor ventaja posible y así obtener los tres puntos", expresó.

Y cuando se le cuestionó: "¿Está muy confiado?", respondió: "Tendremos el máximo cuidado y ahí estaremos consiguiendo los tres puntos sin temor alguno".

Ese torneo de Invierno 1997 era muy "europeo", además de los ex merengues del Celaya, estaban José Mari Bakero con Veracruz, los rumanos Ilie Dumitrescu y Miodrag Belodedici, con América y Atlante, el alemán Bernd Schuster, con Pumas, y el español Carlos Muñoz en Puebla.

Aquí, en la Ciudad, el refuerzo de lujo de Rayados era ¡Careca!, así lo tituló la sección de Deportes de El Norte, ahora CANCHA.

El mismo Míchel lo señalaba: "Sufrirán los Rayados. Se esperaba que se reforzaran, y al no ser así creo que van a tener las mismas dificultades que en la primera vuelta".

Aquella vez, ese equipo que para muchos estaba mal reforzado se impuso 1-0 con un golazo de tiro libre de Jesús Arellano.

Hoy ya casi no hay goles de tiro libre, pero hay cosas que no han cambiado, las quejas contra el arbitraje.

"Yo manifesté en las entrevistas previas al partido mi preocupación con el arbitraje, y concretamente con el de hoy, que yo sabía que sería Brizio. Por desgracia es un árbitro con el que nosotros no ganamos, creo que en el gol él está solicitando distancia a la barrera, en ese instante lanzan la pelota y acepta la anotación, creo que no es una situación correcta, es un error", declaró ese 11 de enero del 2007 el presidente del Celaya, Enrique Fernández.

Hoy, el señor José Miguel González Martín del Campo, o sea Míchel, debe pensar lo contrario: "Sufrirán mis Pumas".

COMO EN EL VIEJO OESTE

Lo que pasó en el bar del Estadio Corona el viernes pasado fue como película del viejo oeste, pero estilo de las que hacía Vicente Fernández.

Con cara de malo, mi Chente decía cuando alguien lo molestaba mientras bebía: "Mire, amigo, mejor ni le busque".

Pues así estaban unos aficionados laguneros cuando de pronto entraron al bar unos forasteros con playera de los Rayados.

Obviamente los regios fueron recibidos con cara de pocos amigos por los laguneros. Se caen gordos, no tanto como con los Tigres, pero no se llevan.

A los envalentonados Pandis les valió y se sentaron a echarse unas cheves y hasta echaron porras con todo y que su equipo había perdido.

Y cuando algún inadaptado como hay en todos los estadios del futbol mexicano amagó con pararse para reventar alguna botella o tirar alguna mesa como cantina, el personal de seguridad estaba bien pilas y para pronto los calmó.

También ayudó que en el recinto a la cebada había algunos líderes positivos de las porras del Santos y le pidieron a los que querían pleito que le bajaran.

"¡O se aplacan o los sacamos del pin... bar!", les dijeron y tuvieron que bajarle.

Así que algo que pintaba para un zafarrancho se fue calmando primero con brindis y luego con baile como ya vimos todos en los videos que circularon en redes sociales.

Es más, me dice alguien que estuvo ahí que hasta algunos "se tumbaron los teléfonos para volverse a ver".

Las visitas de Rayados al Santos ya no serán lo mismo para algunos aficionados. Esperemos que para todos.

Con Tigres, quién sabe...