@SancadillaNorte

jueves 19 sep. 2019

Era a las 2

La cita para comer era hoy a las 2:00 PM en La Central (en Ricardo Margáin, en una plaza que no recuerdo el nombre): "Nos vemos el jueves donde siempre, Sanca. Ya estamos confirmados todos", fue el mensaje que me envió el señor Mario Castillejos Valle el martes por la tarde.

Cuatro amigos que -durante los últimos 5 años- nos juntamos a comer, al menos una vez cada dos meses. Hoy iba a ser la fecha.

Nos veríamos a las 2:00 PM, y lo que es la vida... ¡a esa hora será su misa!

No les relato esto sólo para que lo sepan, sino por lo que él era.

En la última reunión, ahí en ese mismo restaurante, en el privado de la equina, ese mismo que tiene balconcito para fumar -pues él requería un privado así- tuvimos una charla que es mi deber que sepan en qué consistió.

Era el mes de julio, llegamos Mayito y yo desde la 1:15 PM. Los otros dos amigos hasta las 2:00 PM, hora que siempre nos citamos.

Pero como Mario y yo teníamos sed, de la deliciosa, de la buena, de la de amigos cuando se juntan, pues llegamos antes para platicar.

No llegaba aún el primer líquido blanco que se sirve en un llamado caballito, cuando salió el tema y le pregunté: "¿No te jode criticar a Rayados?", sabiendo yo toda la vida de qué color era su corazón.

"Mames, Sanca, lo hago porque amo a mis Rayados. Si exhibo todo lo de la directiva es porque me da coraje que teniendo todos los recursos para ser campeón muy seguido, hay (piiip) que terminan por hacer que fracasen.

"Me dicen en Twitter que pinche Tigre, que ex Rayado. Si supieran que soy más Rayado que todos ésos, incluso que los que trabajan en el club. Pero jamás seré un Kukulklanesco que aplaude todo por los colores.

"Ni tampoco seré de los Rayados que odian a Tigres. Claro que no. Hay que amar a tu equipo, y qué pin... necesidad de odiar al otro. Esa enfermedad no la tengo, y soy más Rayado que cualquiera".

No me dijo que algún día lo contara, pero tampoco que no lo hiciera.

Cada quien se podrá quedar con la imagen que desee de mi hermano Mario Castillejos Valle, pero creo que es justo que la afición Pandi sepa que era Rayado desde la cuna... y con pañales de seda.

PD: No estoy llorando... ¡sólo se me metió un Mayito al ojo!

Los sacuden un poco

Pero bueno, la pelota sigue rodando y vamos a un tema que Mayito dejó pendiente: el momento de sus Rayados del Monterrey.

Aquí les conté lo que les pidió el señor Diego Martín Alonso López en la encerrona que tuvo con sus jugadores el martes: mayor entrega, más exigencia y evitar roces con los aficionados para no echarse todavía más a la gente encima.

Cuando en una organización las cosas no funcionan como se esperan, cerrar filas siempre será bueno y tendrá un efecto inmediato. El chiste es que sea duradero y no simplemente un "deja me porto bien para que ya no me regañen".

Eso ya se verá, pero por lo pronto mi Judas Pandi Jugador me contó que notó diferencia en el entrenamiento de ayer con respecto a los de las últimas semanas. Ese acercamiento de Alonso que pedían algunos jugadores desde hace varias semanas se dio en la encerrona, y parece tener efecto positivo.

"Se notó un cambio, nunca se ha dejado de ser intensos, pero ahora se dio un poco más. Anda la raza entrenando duro", me comentó mi Judas.

Eso sí, lo que no cambia es que algunos como Miguel Layún no pueden evitar usar las redes sociales a sabiendas que la raza anda calientita y cualquier comentario es tomado a mal.

El lateral derecho de Rayados se apareció en Twitter para felicitar a Héctor Herrera por su gol con el Atlético de Madrid para empatarle 2-2 a Juventus en la Champions: "¡Hermanooo, qué gusto verte disfrutar así. Tu paciencia y trabajo siempre han dado resultados! Grande".

Y el primer tuit de respuesta fue: "Vengo a leer todo lo que te van a escribir los aficionados Rayados".

Tras eso se vinieron en carretada las respuestas: "¿Y tú para cuándo?", le pusieron luego luego.

"Vine a buscar un video disculpándote por tu expulsión del sábado", o "A ver si le aprendes algo".

Lo bueno es que Layún no se ganchó.

¿La 317?

¿Qué vez va que les repito que los Tigres no tienen gol?... ¿La número 317?

Dudo que lleguen lejos en La Liga, porque para llegar hay que ganar, y si ni un mísero gol pueden anotar... ¡pues cómo!

Enner ya se acabó, Vargas ya ni existe, André ya no anota, Aquino no es su función y Quiñones tampoco es goleador.

PD: Sin goles no hay paraíso.