@SancadillaNorte

viernes 27 sep. 2019

Lo que el viento...

En Tigres hay mucho silencio. Están muy callados.

"¿Pasa algo?", fue la pregunta a mi Judas Tigre Jugador.

Soy sincero: no había platicado con mi Judas Jugador en un rato. Veía yo que empataban, pero dije: "Ya van a salir de esos tres empates seguidos", pero no fue así.

Ahora que llevan 6 juegos consecutivos de Liga sin ganar, más los de la mentada Leagues Cup que no ganaron ni en Semis ni en Final, decidí ya echarle una llamada, pues eso de verlo de frente es muy complicado.

"Te le fuiste a la yugular al 'Negro' (Enner) y a Edu (Vargas), pero somos todos, no sólo ellos". Eso me dijo primero, y como es charla, no pude evitar contestarle.

"No me digas eso, ¿cuál todos? Nahuel Guzmán es un crack. Es el mejor de Tigres. Su nivel es de crack, bueno, salvo lo que hace a los rivales. Ayala trae nivel, Pizarro y Carioca no andan mal. No me digas que todos andan al nivel de Enner, Edu y Gignac", me dije.

Y quééé bueno que se lo comenté, porque se soltó.

"Sí, sobre todo los de arriba, ¿pero sabes qué es lo peor?, que no es porque huevoneen, es porque hasta ahí ya dan. No esperes que ya despierten o digan que ya van a jugar. No es por falta de ganas o displicencia (esa palabra usó), es porque hasta ahí es el tope ya".

Señores aficionados felinos, eso que me dijo fue leve... pero contundente.

Si eso que me contó es real, que no lo dudo, se confirma lo que les he dicho desde julio: este equipo ya no da pa' más, y ahora dudo ya que clasifiquen.

No hubo refuerzos con gol, no hubo gente nueva arriba, creyeron que con lo que tenían la iban a romper sólo porque fueron campeones en mayo, ignorando que lo fueron casi de manera unánime por el señor Nahuel Ignacio Guzmán Palomeque.

Y todavía el mejor atacante, el habilidoso, el que desequilibra y el que infunde más temor, o sea, Luis Quiñones... ¡se lesionó ayer!

Esto es Tigres, un equipo que nada le ha salido, que no tiene gol y que está en duda su clasificación.

Ese equipo será el que mañana se meta a la casa de Pandi, al BBVA.

Un Pandi que jugando como juega (a poco o nada), es más viable que le gane a Tigres que Tigres a él.

Las probabilidades para mañana:

Gana Rayados: 40 por ciento.

Empatan: 40 por ciento.

Gana Tigres: 20 por ciento.

¿Y Pandi?

Tan malo el pinto como el colorado.

El nervio y la tensión con pies se llama Diego Martín Alonso López. No nervio por el Clásico de mañana, no. Ya tiene muchos kilómetros recorridos este señor como para que eso lo ponga nervioso.

El nervio y la tensión es por su situación.

"Él sabe que la tribuna no lo quiere, que está sentado en un barril de pólvora. Y más: él sabe que si no es campeón, se va". Tal cual palabras de mi Judas Pandi de Oficina.

En el CFM toman las decisiones por los resultados, sin saber que las formas son más importantes.

Pueden quedar campeones como lo hizo Daniel Guzmán con Santos, cuando no jugaba a nada, y lo dejan... o ser subcampeones como lo hizo el León con el señor Marcos Ignacio Ambriz Espinoza, con un equipo fuerte, y lo echan.

No es necesario el título o no título para darte cuenta a lo que juega Rayados.

PD: Tal vez los únicos que no lo ven son los dirigentes del Monterrey.

El pasto

Les informo que una vez que pite el final del Clásico el silbante César Ramos Palazuelos y que los jugadores se retiren a los vestidores, desde ese momento, pasaditas las 21:00 horas de mañana, comenzará a instalarse el nuevo césped del BBVA.

Así es. ¿Por qué eligieron esta fecha?, pues porque mañana será 28 de septiembre, recibirán a Tigres y después no volverán a jugar en casa sino hasta el 20 de octubre, cuando reciban a las Chivísimas Rayadas del Guadalajara.

Serán 21 días que nadie pisará la cancha del BBVA. No tenían otro lapso tan grande sin jugar como locales y por ello ya vendrá el cambio de césped.

Paaan con lo mismo

"Una gran alegría de estar aquí, con la ilusión de hacer cosas grandes y de poder aprovechar al máximo este buen plantel que tenemos".

"Tenemos un buen plantel, una afición que impulsa y un club que respalda y apoya en todo. Tengo que tener la ilusión y optimismo de que vamos a hacer cosas muy importantes en esta institución".

"Voy a trabajar fuerte para darle alegría a la afición porque sé lo que representa el equipo".

"Este equipo juega con intensidad, siempre lo hace así. Percibo a la distancia, un buen vestidor, uno unido".

"Qué alegría y ya me visualizo entrando al Estadio Azteca y que esté lleno, con muchos Chivas y que nuestro equipo transmita esa alegría, el entusiasmo, la energía por jugar. Ya me lo estoy saboreando y me estoy emocionado".

¡Qué importa quién lo dijo!

José Saturnino Cardozo.

Tomás Juan Boy Espinoza.

Luis Fernando Tena Garduño.

El que sea... ¿Recuerdan las declaraciones de Tomás Juan cuando llegó?

"Es un equipo bárbaro".

"Es el mejor plantel".

"Tengo a los mejores jugadores".

"Oribe Peralta es el mejor delantero mexicano en los últimos 10 años".

Bla, bla, bla, blaaa de los técnicos.

Luis Fernando Tena:

"Tenemos un buen plantel"... ¿En verdad lo cree? Así lo han dicho todos y ninguno clasifica. NINGUNO.

(Mejor revisa, Luis Fernando, las fiestas que hacen tus jugadores, con tequila, whisky y amigas, y esto tras perder y perder partidos. Así que tú digas que a todos les importa mucho, pues no).

"Una afición que impulsa"... Pues cuando va al estadio. Pero va, la afición que asiste sí impulsa... ¡pero no juega!

"Y un club que respalda y apoya en todo"... Habría que recordarle a Luis Fernando que llevan más entrenadores corridos que promesas incumplidas de AMLO en 10 meses de mandato.

Cada DT que llega dice lo mismo, habla maravillas del plantel, abren la boca diciendo que tienen a los mejores mexicanos jugando en México y no ganan tres míseros partidos.

Tomás hasta ponía a Oribe como la gran contratación... y lo tenía en la banca.

Hubiera querido que Tena llegara con otro discurso, con otro verbo, con otras declaraciones. Hubiera sido más creíble.

PD: ¡Paaan con lo mismo!