@SancadillaNorte

jueves 17 oct. 2019

¿Y LA SOLIDARIDAD?

Cuando vi el comunicado vía Twitter de la Asociación Mexicana de Futbolistas donde manifestaba que todos los jugadores de la Liga MX estaban de acuerdo con la postura de los futbolistas del Veracruz de no jugar ante Tigres en protesta por las declaraciones de Enrique Bonilla y Yon de Luisa, me imaginé que pronto sacarían un video de todos los jugadores cantando abrazados.

"Solidaridad, venceremos desde hoy en adelante, llevaremos tu ejemplo, cantaremos a una voz, el esfuerzo de unión formando así una gran Liga MX.

"Solidaridad, estaremos desde el suplente hasta el titular, en ti creemos y seremos tu más digno mensajero en tiempos malos o muy buenos somos Tiburones en vuelo".

Me imaginé a Gignac, Layún, Jurado, Córdova, "Pollo" Briseño, "Cone" Brizuela, Leobardo López, Aquino, Hugo Ayala y Giovani abrazados cantando, así como en los 80 lo hicieron mi Rey Chente Fernández, Lucía Méndez, Lola Beltrán, Mijares, Daniela Romo, Rigo Tovar y Francisco Xavier, entre otros.

La AMFproMX lanzó su comunicado con los hashtags #FutbolistasUnidos #SinFutbolistasNoHayFutbol #NoJugarEnBeneficioDeTodos y arrobando a los futbolistas arriba mencionados y a otros más, junto a varias jugadoras de la Liga Femenil (como si a ellas les pagaran parejo en sus clubes y se hubieran preocupado por ello).

Lanzaron el tuit a las 19:51 horas y pronto un futbolista se les unió a la causa: ¡Melvin Brown!

Digamos que eso de #FutbolistasUnidos quedó en un tuit y nadie se unió a la causa.

RECLAMO

"¿Qué pasó?", fue lo primero que le dije a mi Judas Jarocho.

Sí, el mismo que me dijo que los jugadores del Veracruz iban a terminar arreglándose con Fidel Kuri Grajales, quien les ofrece pagarles diciembre, mes que no está acordado que les pague, a cambio que lo aguanten con la lana de los meses de adeudo.

El mismo que nos adelantó que era difícil la protesta para los Tiburcios porque la mayoría tiene doble contrato.

"Bonilla vino a arreglar, pero descompuso las cosas más de lo que ya estaban. Si te fijas, en el comunicado de la Asociación de Jugadores dicen que están molestos por las declaraciones de Bonilla y de Yon de Luisa. A nadie le cayó bien que los exhibieran, en lugar de ayudarlos con eso de que sólo con papelito habla pueden ir a Controversias.

"En ningún lado dicen que están molestos por la falta de pago del club, aunque claro que lo están, obvio.

"Lo que declaró Álvaro Ortiz y el comunicado de la Asociación parece más pleito de ellos con la Liga MX que de los jugadores del Veracruz".

Síganle...

DIVIDIDOS

Hasta ahora, los únicos que han hablado son Enrique Bonilla, de la Liga MX, con su "papelito habla" y "en 16 años que llevo no había visto dobles contratos", Álvaro Ortiz, de la AMFproMX y su "los jugadores del Veracruz no van a jugar y todos los apoyan", y Fidel Kuri Grajales con "sí les voy a pagar, pero aguántenme".

Son los únicos, aquí en nuestra Ciudad en Tigres sólo dicen: "por lo pronto sigue igual, viajamos", y la directiva rayada no estaba muy enterada del caso: "pues lo que vi en Twitter nada más", dijeron.

Nahuel Guzmán andaba presentando otra edición de "La Pelota de Papel" y dijo: "es lamentable, pero este momento es para el libro".

¿Y en Veracruz? ¿Los jugadores del Tibu? ¿Qué dicen?

"Mira, acá no son todos los que exigen pago, los que tienen adeudo no lo dicen públicamente, pero fuera de entrevistas dicen que han pensado en no jugar, pero también que a final de cuentas sí jugarán contra los Tigres", me contó el Judas Jarocho.

"La directiva ha mantenido a los jugadores aislados, ayer entrenaron en un gimnasio particular y hoy lo harán en el estadio, ambos a puerta cerrada sin atención a medios.

"Los que están cerca de los jugadores dicen que la única protesta será la misma de otros partidos, no concentrarse, pero ya sabes, con el Veracruz cualquier cosa puede pasar".

LAS OLVIDADAS

Estos días se está haciendo mucho ruido en torno a la falta de pago de los salarios de los integrantes del Veracruz, hasta Álvaro Ortiz, titular de la Asociación de Futbolistas Profesionales, se dio una vuelta por el puerto jarocho para dialogar con los jugadores del primer equipo y algunos representantes de la Sub 20, pero de las integrantes del equipo femenil no hay señales para que les llegue algún apoyo, pues su situación está de plano para llorar.

Sabemos que Mónica Ocampo, quien es la vocal en la AMFpro a nivel femenil, está entrenando, que no se puede despegar de sus actividades con las Tuzas de Pachuca, pero mínimo una llamada, mi querida Moni, para saber cómo andan las muchachas en Veracruz, que tienen varios meses sin cobrar, solventándose como Dios les da a entender sus gastos de traslados a los entrenamientos, comidas y hasta medicinas.

Álvaro ni siquiera se detuvo a platicar con el equipo femenil, prefirió irse a lo grande, a ponerse de acuerdo con los escualos mayores para no jugar el partido de mañana frente a Tigres, pero de las chicas que van a visitar a Cruz Azul en Jasso, Hidalgo, nadie se ha acordado, ahí sí ni de paro hablaron.

Es más, el martes se desmarcó del asunto Enrique Bonilla, señalando que el tema de las jugadoras lo iba a atender la presidenta de la Liga, Mariana Gutiérrez, pero esta directiva está muy novata y no se ha puesto las pilas para ver cómo puede apoyar a las representantes femeninas del Veracruz, me parece que Mariana anda más distraída en otros temas, posando para la foto, en las relaciones públicas, medio arrastrando el lápiz en la oficina, pero nada que se empapa de temas candentes de la Liga BBVA Femenil, de los cuales hablaremos más adelante.

A las futbolistas de Veracruz ya nada más les hace falta hacer la vaquita cada semana para poder juntar dinero para sus viajes, al menos en eso el club a regañadientes y contando peso sobre peso les pone el camión y cuando hay necesidad de hospedaje, las pone en lugares bastante modestos, por no decir rascuachones, además de algunos alimentos muy, pero muy sencillos.

Las muchachas han sacado el corazón para seguir adelante y mantenerse a flote, y por lo menos van en el sitio 16, mucho mejor que sus contrapartes varoniles, que arrastran la cobija por donde quiera que se paran.

Así las cosas en tierras jarochas, donde los que más sufren son los de abajo.