@SancadillaNorte

viernes 18 oct. 2019

UN VIEJO CONOCIDO

Ahora que los Tiburones se están ahogando nuevamente en las aguas del descenso y que su presidente Fidel Kuri tiene adeudos de meses con varios jugadores, me vino a la mente aquella lamentable época en que Tigres peleaba por no descender.

Hoy están viviendo oootros tiempo los felinos que son el actual campeón y equipo de la década, peeero en los últimos tiempos de la UANL al frente del club todo era distinto.

Antes de que CEMEX llegara a administrarlo a través de Sinergia Deportiva, la vida de los felinos era muy diferente.

Si el juego de esta noche entre el Veracruz y Tigres está en veremos, es por los malos manejos en los Tiburones y hay un nombre que sale a la luz en medio de la crisis. Un nombre de alguien que también estuvo ligado a la peor época de los auriazules.

Ese viejo conocido de los regios es Guillermo Lara.

Se dice que el promotor tiene vínculos con el cuadro jarocho y es recordado acá por haber sido presidente de Tigres en la temporada 95-96, cuando descendió el cuadro felino, aunque su influencia en el equipo era muy alta desde temporadas previas.

Y es que si bien Tigres descendió en 1996, con mi compadre Víctor Manuel Vucetich en el timón, la realidad es que su caída se fraguó un año antes, en la 94-95, cuando Jorge Vieira y Carlos Muñoz dejaron casi desahuciado al equipo.

SÍGANLE...

Resulta que al final de la temporada 93-94, que comenzó el señor Francisco Avilán como entrenador, pero fue sustituido por Mateo Bravo, quien entró como interino y al equipo no le estaba yendo con el "Portero Volador".

Mateo iba a dirigir siete partidos, así estaba contemplado, pero después de haber dirigido sólo tres, lo llamó el entonces gerente deportivo del club, Sergio Oria, para decirle que Jorge Vieira era el nuevo entrenador.

La orden, por así decirlo, venía de Guillermo Lara, quien fue el que arregló la llegada del brasileño.

La cosa es que Vieira no iba a dirigir oficialmente hasta la siguiente temporada, pero empezó a meterle mano al equipo desde ese momento haciendo varias modificaciones que hicieron perder a Tigres dos juegos consecutivos.

Vieira estuvo al frente del equipo la temporada 94-95, trajo a refuerzos, que por aquel entonces eran considerados "bomba" como Miguel España, Antonio Carlos Santos, Cecilio de los Santos, Roberto Ruiz Esparza, entre otros.

O sea, la rompieron en el Draft, pero el equipo no caminó, la temporada fue un fracaso y el brasileño fue sustituido primero por Ignacio Rodríguez y luego por Carlos de los Cobos.

Fue una época para el olvido de Tigres que terminó con el descenso y buena parte de la responsabilidad es de Lara, el que pasó de promotor a presidente, le endilgó 11 refuerzos en dos, tres años y no alcanzó ni para mantenerse en Primera División.

Hoy Tigres, sin Lara, se presenta como vigente campeón en Veracruz, y los Tiburones, con él rondando las playas jarochas, se debaten en la lucha por no descender y sin cobrar.

Pero, eso sí, no tiene la culpa el indio, sino el que lo hace compadre.

DESORGANIZADOS

Los que traen un desmadre bien organizado son mis compas de la Asociación Mexicana de Futbolistas Profesionales.

Mientras el señor Álvaro Ortiz presume la supuesta unión y solidaridad del resto de los jugadores con los futbolistas de Veracruz, me contaron mis Judas de Puebla y Tijuana, que también juegan hoy que absolutamente nadie de la AMFpro se les acercó para informarles los pasos a seguir ante un posible parón.

"Estoy arreglando mis cosas para la concentración en Torreón, mi SanCa, pero acá nadie nos ha avisado qué hacer si Veracruz no juega, supongo que no jugaríamos tampoco, pero todavía no sabemos qué va a pasar, tampoco nos dicen nada", me dijo mi Juditas perruno.

Yo no entiendo entonces para qué tanto alboroto, con esto de amagar con parar la Liga si luego no van a saber qué hacer.

Deberían asesorarse con el gremio arbitral y la AMA, esos sí que supieron cómo poner a toda la Liga patas pa'rriba y sin lanzar una sola amenaza.

COMO PELÍCULA DE TERROR

Si "Tiburón" causó paranoia en miles de personas que la vieron en el cine, lo que sucede en Veracruz con el equipo también es de terror.

El Puerto se ha convertido en una plaza oscura, que va sumando más historias tenebrosas que alegrías.

Si esta noche no hay partido, será un escándalo de grandes proporciones y el colmo es que no sería la primera vez que eso ocurre ahí. Hace 15 años, por otras circunstancias, un equipo de Veracruz tampoco se presentó a un juego.

Si no se juega, sería por oootro partido afectado por un paro. Hace dos años y medio, en marzo del 2017, cuando se tenía que jugar un Veracruz-Puebla en el "Pirata" Fuente, la huelga de los árbitros estalló.

Por si no fuera poco, ese mismo día, previo a ese partido, cuando los poblanos salieron a calentar, Aníbal Ruiz, que había dirigido al Veracruz y que en ese entonces era el auxiliar técnico de José Cardozo, sufrió un infarto y falleció.

Y le podemos seguir con otros lamentables capítulos en la historia de esta plaza.

Ahí ha habido broncas, agresiones con cuchillos y picahielos a barras rivales, donde pseudoaficionados han sido vistos drogándose en las tribunas y donde el mismo dueño del club, Fidel Kuri, ha agredido a gente como Edgardo Codesal.

Peeero por 120 millones que pagaron después de descender, el futbol mexicano los tiene que seguir soportando.

VUELVE LA ALEGRÍA

Si en el mar jarocho las aguas están turbias, en donde la vida sí es más sabrosa es allá por los rumbos de El Barrial.

Yo no sé cómo les va a ir el domingo, pero por lo pronto el ambiente ha cambiado notablemente durante los entrenamientos desde el regreso de Antonio Mohamed. Por lo pronto en lo anímico sí tuvo un cambio en pocos días, vamos a ver lo futbolístico.