@SancadillaNorte

viernes 25 oct. 2019

Tramposa

En este caso está muy clara la trampa de una de las jugadoras de Tigres Femenil: la caída de nombre Fernanda Elizondo.

La que disparó a gol no tiene nada de culpa, es su instinto y en ese momento ni vio lo que sucedía.

La que se paró corriendo tras ver el gol fue la tramposa. Perdón, pero ése es el término: tramposa.

"No le digas así a una mujer", dirán muchos o muchas. ¿Y por qué no? Si somos iguales hombres, mujeres y homosexuales. Mismos derechos y mismas obligaciones. Mismos deberes, mismas responsabilidades y mismas consecuencias. Para eso ya impera la igualdad y equidad, ¿no?

A Rogelio Funes Mori cada vez que se tiraba se le decía así. Entonces, ¿por qué no hacerlo con la Tigre que fingió falta, y al ver que anotó su equipo se levantó a festejar sin pena alguna? Fue tramposa.

Pero no confundamos diciendo que Tigres es lo que le dicen: fue una jugadora.

Es como cuando decíamos eso de Funes Mori. Jamás dijimos que Rayados era tramposo, nunca, porque Rayados no lo es. Rayados es una gran institución, con valores, tan es así que multó más de 3 veces al delantero por esos clavados. El tramposo (en ese tiempo, ya no) lo era un jugador que fingía cada que lo tocaban, no el club ni el equipo.

¿Me explico? No hay que señalar a la institución, hay que hacerlo con el elemento que "trampea", si me permiten el invento de esta conjugación verbal.

Ésa es la postura que creo que es la correcta.

Si usted tiene otra, se respeta. Cada quien opina lo que cree y ve.

Ya, cero tolerancia

Lo que sí es que después de una jornada negra, este fin de semana se estrena una campaña dirigida contra los actos discriminatorios, pero también contra los ofensivos. Es toda una estrategia para concientizar también a los aficionados.

Las medidas vienen fuertes, y si los actos discriminatorios u ofensivos son reincidentes en un partido, éste se suspenderá momentáneamente hasta que las autoridades competentes actúen sobre los responsables.

De persistir, el club local podría recibir sanciones fuertes como jugar a puerta cerrada el siguiente encuentro.

Y esto está muy bien, pero así también deberían haber lidiado con el caso del Veracruz, con la misma energía que le han metido a esto y que ya tuvo repercusiones a nivel internacional.

Si no me creen pregunten cómo tuvo resonancia allá por los barrios de Madrid, donde en el Atlético están investigando exactamente qué pasó. Nomás les digo que en otros sitios han retirado su inversión cuando han visto problemas.

También quiere

Tigres renovó recientemente su zona baja, trajo a Carlos Salcedo, a Diego Reyes, firmó a Luis Rodríguez, llegó Paco Venegas y hace unos días extendió el contrato del arquero Nahuel Guzmán.

"El Patón" se quedará tres años más, aunque él mismo dijo que no estaba seguro de retirarse aquí. La cosa es que renovó y, eso sí, va a jugar más tiempo del que él mismo pensaba. Según él se iba a retirar a los 33 años y le seguirá otro rato.

Antes le había tocado el turno a Hugo Ayala y a André-pierre Christian Gignac.

Bueno, el caso es que viendo la ola de renovaciones, el que no tardó en acercarse al club a ver qué estaban "regalando" fue el repre de Rafael Carioca. Quesque él también quiere firmar un nuevo contrato.

En Tigres pusieron carita con los ojos grandotes como emoji del WhatsApp, de sorpresa, pero lo recibieron, ooobviamente.

Ya llevan varias charlas y aún no hay humo blanco y, acá entre nos -les digo a ustedes, pero sin que se enteren Carioca y su repre- el humo blanco no va a salir pronto.

¿Por qué?

No les urge

Pues resulta que aún no hay nada en este asunto porque el brasileño aún tiene dos años de contrato con Tigres. Sí, le quedan dooos añotes de contrato. El cabrghón quería alargar un contrato que falta un muuundo para que termine. Jajaja.

Ojo, no estoy diciendo que no lo vayan a renovar o que no los quieran tener más tiempo en el equipo. No, de eso para nada, en el club les gusta el jugador, a "Tuca" le encanta el jugador y ooobvio quieren que se quede. Lo único que les digo es que prisa no tienen, porque aún le quedan dos años firmados.

En el entorno del jugador dicen que sólo le queda un año, pero no, son dos, y por ahora renovación no va a haber.

No es el único

La danza de representantes no para ahí, más bien digamos que está empezando, porque se acerca el cierre del torneo.

El que se apareció ayer fue el argentino Matías Bunge, representante de Diego Reyes y de Jesús Corona, entre otros.

Claro que por la hora en que llegó al Estadio Universitario pues no pudo entrevistarse con el señor Miguel Ángel Garza Martínez, porque a esa hora estaba escuchando el informe del Rector de la UANL Rogelio Garza, esto junto al señor Alberto Palomino Garza.

Ese evento se realizó en la Unidad Mederos.

¿Qué querrá ahora Bunge?

Lo quieren fuera

En donde quieren hacer el "chalupas y buenas" es en Colombia.

Allá traen fuerte el rumor, chisme, deseo o como le quieran llamar de que Dorlan Pabon se vaya al Atlético Nacional. Y la cosa es que acá en Monterrey hay muchos aficionados que están dispuestos a mandárselos con todo y moño.

Pérense, está bien que Dorlan no anda en su mejor momento, que no lleva ningún gol en el torneo, que ya no es tan pasador como en torneos recientes, pero de ahí a que Rayados lo suelte así no más porque sí, pues es algo tan lejano como que el Veracruz ya se ponga al corriente mañana con sus jugadores.

Aparte, en Colombia andan preguntando si es cierto que Dorlan termina contrato en diciembre. No soy yo quién para decírselos, pero Pabon firmó en enero de este año una renovación de contrato hasta el Clausura 2022.

Así que como pueden ver, sacarlo de Pandi no es sencillo. Así es que compas parceros, inténtenle, igual y se les hace, pero sencillo sacar a Dorlan de la Raya, no lo es, por más que sus detractores lo quieran ver lejos del equipo.