@SancadillaNorte

miércoles 30 oct. 2019

SENTIMIENTOS ENCONTRADOS

El señor Enner Remberto Valencia Lastra ha tenido días complicados en la última semana.

Primero el sábado contra Cruz Azul salió abucheado de la cancha porque no encuentra el gol desde la Jornada 14 del torneo pasado y tampoco encuentra su lugar en la cancha. Es centro delantero, pero tiene que jugar como media punta o bien cargado por las bandas.

Al día siguiente, el domingo fue detenida en Miami su ex pareja, Sintia Pinargote, con quien tiene un pleito legal por la manutención de la primera hija del delantero ecuatoriano. La mujer fue detenida junto a su novio porque decidieron meterse a jugar a un casino, dejando a la niña de 7 años adentro de su vehículo.

Por ello fue acusada de abuso infantil y la niña fue enviada a un hogar temporal.

Tras esos momentos difíciles, ayer le llegó la luz con el nacimiento de su hijo David que tuvo con su esposa Sharon.

Por su bien y el de Tigres, ojalá que eso ilumine al ecuatoriano y pueda volver al gol.

EL EXTRAÑO CASO DE DAMIÁN

¿Cómo se explican ustedes que un jugador que no ha participado un sólo minuto en el Apertura 2019, que su último partido de Liga que jugó fue el 20 de abril, cuando en la Jornada 15 del torneo pasado los Tigres y el Morelia empataron 3-3 en el Estadio Universitario, sea quien comparece en las ruedas de prensa?

Aunque entrena todos los días con el equipo, ¿de qué puede hablar si nunca juega?

Se trata del señorito Raúl Damián Torres, canterano felino que por segunda vez en lo que va del mes ya le tocó atender a los medios tras el entrenamiento.

Ya son dos años en el primer equipo y son apenas seis partidos los que ha jugado el volante que muchos, los que lo ven entrenar, lo ven como el nuevo Jesús Dueñas, sin embargo, a su edad "El Pollo" ya estaba consolidado en Tigres, ya había sido campeón de Liga jugando, no desde la banca.

Tan chavito no es, ya tiene 23 años, ya ni por la Regla de Menores le da para jugar, así que deberá tener paciencia.

Por lo pronto tiene un buen sueldo, quizá por eso no tenga tanto apuro y por eso le toca "jalar" acudiendo a las ruedas de prensa y firmas de autógrafos, tiene que desquitar lo que cobra, ni modo que sólo le paguen por entrenar dos o tres horas al día.

Eso sí, ya lleva dos títulos de Liga como parte del primer equipo, el de Apertura 2017 y el Clausura 2019.

CHARLY, EN LO SUYO

Hace un año por estas fechas, descubríamos sin querer queriendo a Charly Rodríguez.

El canterano rayado comenzaba a deslumbrar por su juego inteligente y por sus asistencias.

Sin haber pasado por Selecciones Menores, ya es uno de los inamovibles del "Tata" Martino, sin embargo, su juego, al menos en pases para gol, ha venido a menos.

Pero esta noche en Pachuca tendremos chance de ver a ese Charly que dejaba solo frente al arco a Rogelio Funes Mori.

Y es que en el entrenamiento de ayer fue visto entrenando más como enganche que como contención.

Antonio Mohamed planea jugar con un sólo contención natural, Celso Ortiz, y adelante del paraguayo, formando una cintura más ofensiva estarán Miguel Layún por derecha, Charly al centro y Rodolfo Pizarro por izquierda, para abastecer de balones a los dos delanteros, Funes Mori y Dorlan Pabon.

MENTIRA... PIADOSA

Si ustedes pensaban que los futbolistas de Veracruz son los que peor la están pasando en el futbol de nuestro País, pregúntenle a Marco Millán, arquero suplente de La Piedad... y a sus compañeros.

Hace unas horas, el club michoacano me lo puso de patitas en la calle acusándolo, con razón, de haber mentido, pues pidió no ser considerado para el compromiso el fin de semana en Guadalajara para ir a Estados Unidos "a atender un asunto familiar" (dicen que puso como pretexto que le iban a hacer unos estudios a un familiar cercano).

Resulta que Millán, en efecto, se fue a los "Esteits", pero a jugar un partido en la "Talacha Gabacha", lo cual encolerizó a sus patrones cuando le cayeron y pues me lo corrieron de manera inmediata del equipo que milita en la Segunda División.

Hasta esta línea todos podríamos pensar que Millán es el villano de la historia, pero como en todo drama, hay varias versiones y a mí me toca contarles la del arquero, quien se lanzó, en efecto, a jugar ese partidillo a la "Talacha Gabacha", sencillamente porque tenía que sacar para la papa, pues hace 2 meses que no le pagan un centavo, ni a él ni a la mayoría de sus compañeros, en La Piedad... ¿Qué tal?

Me contaron los que saben de esos partiditos en EU, que se gana muy bien por aquellos lares y que sólo se les requiere un día, al grado de que Millán se ganó en un partido lo que La Piedad le paga ¡en un mes! (si es que le pagara).

PD: Ante semejante situación ¿qué harían ustedes?

OJALÁ

La entrevista de EN LA CANCHA con el señor André-Pierre Christian Gignac que se publicó ayer se grabó el martes 15 de octubre, tres días antes del partido tan polémico ante Veracruz.

De hecho, hubo otra entrevista, con el señor Antonio Ricardo Mohamed Matijevich. Ésa sí fue el 18, pero al mediodía. La de André fue el martes anterior.

Por obvias razones no se pudo tocar el tema polémico ante los Tiburones. Hubo quienes no sabían, cuestionaron, se les explicó y entendieron.

Pero hubo otros que su intención es desacreditar cualquier cosa que sea del rival. Así están las mentes. Imagínense, decir que era para limpiar la imagen de algo que aún no sucedía... ¡de ese pelo!

Yo me quedo con muchos pasajes de la entrevista, de cómo le puso casa a los señores Rogelio Gabriel Funes Mori y a Eduardo Vargas Rojas, pero, sobre todo, el lado humano del francés, su amor por ayudar a los niños pobres y enfermos de las zonas marginadas de Nuevo León... y lo seguirá haciendo.

(Y aún así hay quien lo cuestiona e insulta. Mucha mente fanática).

Ojalá que al invitado de EN LA CANCHA del próximo martes no le suceda nada en estos días, pues el programa se grabó ayer y no se abordó el tema de "lo que pueda pasar el viernes".

PD: Ni que fuera brujo.