@SancadillaNorte

lunes 9 dic. 2019

VIVEN DEL PASADO

Le vaya como le vaya a Pandi en Qatar, es ya, sin riesgo, el equipo de la década internacional.

Sus 4 Concas ganadas, por ende sus 4 Mundiales de Clubes, lo convirtieron en el equipo mexicano internacional de esta segunda década del Siglo 21.

Lo que no logro entender es cómo en el resto del País siguen amachados en ver a los regios como equipos regionales.

Tigres, con 5 Ligas, es, sin duda, el equipo mexicano nacional de la década. Nadie lo puede siquiera alcanzar. Ya es el mejor.

Rayados, con sus 4 Concas, lo es internacional. Nadie lo puede alcanzar. Es el mejor.

O sea, un regio es el de más Ligas. Otro regio es el de más torneos internacionales, y siguen empeñados en no aceptar que el ombligo del futbol en este País es Nuevo León.

¿Por qué les cuesta tanto aceptarlo?

Pues porque viven del pasado. Porque no ven que el futbol se juega en Monterrey.

Ya perdí la cuenta de cuántas Finales han jugado Rayados y Tigres del 1 de enero del 2010 al 31 de diciembre del 2019. Ésa es la década real.

Ni hablar, seguirán diciendo que son equipos regionales... cuando la verdad, uno es el mejor nacional y el otro el mejor internacional.

Qué triste que ni con eso lo acepten.

PD: ¡Viven del pasado!

FELICES

La foto de la portada de CANCHA lo dice todo.

Ver al señor Antonio Ricardo Mohamed Matijevich con esa expresión de euforia a bordo del vuelo que los lleva a Qatar es la imagen de estos Rayados, sus Rayados.

Antonio es la cara de estos Rayados, que de pronto están en la Final de la Liga MX, van como nunca al Mundial de Clubes por el ritmo de juego que llevan y todavía están vivos en la Copa MX. Pelean por todo cuando en octubre todos los dábamos por muertos.

Este diciembre será muy diferente a los anteriores e incluso muy diferente al que esperaban.

"Todo cambió, Sanca, el Mundial era para salvar el año y ahora es un torneo al que llegamos con todo por ganar", me explicó mi Judas Jugador antes de cruzar el charco.

"No tenemos mucho qué perder porque al volver está la Final de Liga, con esa motivación vamos".

"Ya no es la presión de otras veces en las que se iba jodidos al Mundial".

Eso es lo que se dice internamente, lo que hablan entre ellos los jugadores, con esa idea van al Mundial.

Van volados, el cansancio por haber llegado a las 3 de la mañana de Aguascalientes y estar saliendo a las 10 y media de la mañana del estadio otra vez hacia el aeropuerto fue mitigado por la adrenalina que significa la aventura en Qatar.

En los pasillos del aeropuerto en Houston se les vio felices, todos muy saludadores, y luego al subir al avión parecían equipo de chavillos en su primer viaje juntos.

Total, habría tiempo para descansar, les esperaban 14 horas de vuelo desde Houston hasta Doha.

El viaje es en clase Business, cada uno iba en una Q Suite, completamente privada, con un asiento que se hace cama.

Y si no pueden dormir hay juegos, películas y series. Y si les da hambre tienen alimentos y bebidas a la carta.

U otros como Jesús Gallardo, que iba bien entretenido junto a Vincent Janssen y sus 26.1 centímetros de diversión. Eso dijo, ya empijamado.

Cada Q Suite cuesta 5 mil dólares, pagados por la organización del torneo.

¿QUÉ PASÓ?

Una vez terminada la Final Femenil, en la que Las Pandis levantaron su primer trofeo, todo era felicidad.

Las niñas corrían de un lado para otro, se abrazaban y todo con justificada razón.

Por un lado José González Ornelas en la cancha, contento y algo presuroso por irse a ver el juego de Rayados en Aguascalientes, pero no sin dejar su sonrisa por ese triunfo tan importante.

Pero lo extraño fue lo que sucedió a unos metros del dirigente Rayado.

Resulta, quién sabe por qué, pues venían de ganar un título ante las Tigres Femenil, que en la propia cancha el ya casi ex directivo Pandi, el señor Tonatiuh Mejía Moysen, le puso una tremenda regañiza al señor Emilio Herrera Reyes.

Manoteaba como cuando mi Sanca Padre me regañaba porque me iba al Uni y al Tec solo a ver los juegos, cuando era yo apenas un Sanca Niño.

Así Tona con Emilio. Una regañiza de aquellas. Gesticulaba y manoteaba como 'ñor enojado con su hijo travieso que algo quebró.

¿Saben por qué?

Y NO SE LLENÓ

La Final Regia 3.0 no se llenó y eso que se avisó que ya no había boletos desde un día antes.

¿Por qué no se llenó? Me cuenta mi Judas que la raza, sobre todo Tigre, ya sabía que eso iba a pasar. La idea es evitar que haya muchos Tigres como pasó en la primera Final en el Clausura 2018.

Aún así se colaron muchos seguidores de las Tigres y claro había muchos de Rayados y se hizo una gran fiesta, pero se pudo haber dado un lleno fácil.

"Otra vez muy mal. La gente de Rayados buscó la manera de que no hubiera mayoría Tigre, es más que evidente", me contó mi Judas Fede.

"De hecho, aunque no tienen obligación, se les mandó preguntar el aproximado de abonos activados y nunca lo dieron, no están obligados, pero no lo dieron".

Y bueno, al no saberse esa cifra, ya tampoco se puede saber dónde quedaron miles de boletos que se pudieron acomodar para llenar los 53 mil lugares del hermoso Estadio BBVA, pues fueron oficiales 38 mil 251 aficionados los que fueron, contra los 31 mil 736 de la Final Regia 2.0 y el récord de 51 mil 211 de la Final Regia 1.0.

NO LO DEJA SOLO

Si nadie de Tigres Femenil habló luego de la dolorosa derrota del sábado en el BBVA se debió a que su entrenador Roberto Medina, no sólo se quedó sin palabras, sino sin fuerza.

No sé si sería por la derrota o porque cuando Nayeli Rangel salió muy apenas le regresó el saludo o porque cuando Katty Martínez (increíblemente) salió lo dejó con la mano extendida, pero a Medina se le vio más que agüitado, lo que le sigue.

Mis ojos vieron una escena conmovedora al final del pasillo que lleva al vestidor visitante en el BBVA.

Medina estaba solo y abatido, sentado en una silla en la entrada del vestidor, cuando de pronto llegó el señor Miguel Garza, presidente de los Tigres.

Las jugadoras estaban adentro del vestidor y Medina afuera, por eso Garza lo empezó a manotear mientras le hablaba, pero el DT no reaccionaba, no sacaba las manos de sus bolsas, hasta que de un jalón el presi lo levantó de su silla para darle varias palmadas de ánimo.