@SancadillaNorte

domingo 22 dic. 2019

Cosas del destino

¿Dónde habrá querido estar parado el señor Antonio Ricardo Mohamed Matijevich?

¿Pasando con su equipo por el pasillo que les hizo el Liverpool para colgarse la medalla como tercer lugar del Mundial de Clubes? ¿O junto a Billy Álvarez dándole la bienvenida a Cruz Azul al portero Sebastián Jurado y al atacante uruguayo Pablo Ceppelini?

Así le cambió el destino al "Turco" en cuestión de un mes.

El jueves 5 de septiembre cambió todo cuando Víctor Garcés se apareció en el programa Futbol Picante de ESPN para decir que Mohamed no sería el técnico de La Máquina como todo mundo lo esperaba y en su lugar anunció a Robert Dante Siboldi.

Justo en esa semana los Rayados comenzaban a entrar en crisis y a pensar en que necesitaban un nuevo entrenador, pues el lunes 2 de septiembre CANCHA había publicado su portada de NI FOTO MERECEN luego de que perdieron 1-0 en Ciudad Juárez.

Y así, casi un mes después de que Cruz Azul prefirió a Robert Dante Siboldi que a Mohamed, el argentino fue anunciado un miércoles 9 de octubre como "bombero" de unos Rayados sin rumbo, que estaban fuera de zona de Liguilla y en divorcio con su afición por el futbol mostrado bajo el mando de Diego Alonso.

¿Qué hubiera pasado si un mes antes la directiva celeste no le tumba los planes a Ricardo Peláez?

Ya todos sabemos en qué derivó esa decisión, Cruz Azul ni clasificó, Rayados está en la Final y subió al podio en el Mundial de Clubes y las Chivas de Peláez se reforzaron hasta los dientes.

Ya cumplió

La directiva del Club de Futbol Monterrey analizó que el indicado para enderezar el barco para lo que se venía era Mohamed. Era el único capaz de volver a sacarle el talento a los grandes jugadores que tenía el plantel.

El "Turco" volvió y retomó lo que había dejado pendiente y aprovechó lo que había en el equipo que a él ya no le tocó, como Charly Rodríguez, ya hecho como jugador de Primera y no como canterano juvenil como le tocó a él.

Y fueron de las primeras cosas que mejoraron, de pronto Charly volvió a ser ese jugador ocupado en distribuir la pelota y generar juego, no nada más recuperar balones.

Y no sólo él, todos elevaron su nivel y no escondieron que se sentían mejor con Mohamed que con Alonso.

El "Turco" llegó y su mensaje fue claro: "Si clasificamos vamos a la Final y en el Mundial vamos por el podio". Ya cumplió.

Pero el destino le puso algo muy especial tras lograr los objetivos trazados: una Final que se define en el Estadio Azteca.

Fue en el Coloso de Santa Úrsula donde Antonio lanzó el primer guiño a la afición rayada, cuando les dedicó el título que logró un diciembre del 2014 tras vencer a los Tigres.

Cinco años después estará de regreso en el Nido, pero ahora para terminar de cumplir su promesa, el esperado título de Liga para los Rayados.

"El futbol me la debe", se ha cansado de decir Mohamed y el futbol lo puso justo en el Azteca para saldar esa deuda.

Ave Fénix

Pero esta historia no es sólo sobre que Mohamed vino a salvar a los Rayados, porque los Rayados también vinieron a salvar a Mohamed.

El Monterrey necesitaba tanto al "Turco" como el "Turco" necesitaba al Monterrey.

Desde que se fue de los Rayados el 7 de mayo del 2018 dijo "les prometo que voy a regresar".

Pero antes de cumplir su promesa no la pasó bien como entrenador, pero resurgiría como el Ave Fénix.

La aventura europea duró poco. En el Celta dirigió 13 partidos, ganó tres, empates seis y perdió cuatro.

Tras su cese buscó refugio en su casa, Huracán, pero el amor duró poco al no haber resultados. De 18 partidos apenas ganó dos, empató seis y ¡perdió 10!

Por eso tuvo que aparecer su otro amor para que se recuperara y volviera a ser el gran entrenador y aquí en 14 partidos sólo ha perdido uno y fue contra Liverpool, el campeón de Europa, y con gol de último minuto.

Así que por lo visto, Mohamed y Rayados son el uno para el otro.

Esta segunda temporada de esta novela de amor podría tener un final muy feliz la noche del 29 de diciembre.