@SancadillaNorte

domingo 20 dic. 2020

Reencuentro con Olimpia

La última vez -y única- que Tigres y Olimpia se habían enfrentado fue un 6 de mayo de 1983.

En la Ciudad se estrenaba apenas el llamado Par Vial de la Loma Larga, es decir, la conexión entre San Peter y Monterrey.

El complejo de hospitales de Félix U. Gómez que hoy lucen viejos y obsoletos, estaban recién estrenados y eran de lo mejor.

En espectáculos se presentaba Lila Deneken y su show de Montecarlo en el Centro de Covenciones del Hotel Ramada Inn.

La nota policiaca era que Chito Cano, afamado pistolero y contrabandista, denunciaba que ex policías judiciales lo habían extorsionado.

En cuanto a futbol, la Ciudad de Monterrey se alistaba para recibir la inspección de FIFA para convencer a Joseph Blatter y compañía que eran mejor opción que Morelia, Tampico y Veracruz para ser subsede del Mundial de México 1986.

Nuestro País, que entró al quite por Colombia, competía contra Estados Unidos que era representada por Pelé, quien aunque declaraba que sentimentalmente quería que fuera México la sede mundialista, para él, lo mejor era que la sede fuera para los gringo$, por el bien del desarrollo del futbol.

Ya todos sabemos que esa historia terminó con final feliz para todos, pues México organizó la Copa del Mundo y Monterrey fue subsede con sus estadios, Tecnológico y Universitario, que esta vez no se quedaron fuera como en 1970.

Papelón

Lo que no terminó bien fue aquel Tigres vs. Olimpia, disputado un miércoles ante 6 mil aficionados en el Uni. Para la afición felina el entonces llamado Torneo de Campeones de la Concacaf no valía mucho, bueno aunque era partido de Fase de Grupos, no Semifinal como la de ayer.

Y para el técnico Alfonso Portugal tampoco importaba tanto el partido, porque con un empate avanzaban a la siguiente fase y porque el fin de semana se jugaban seguir con vida en la lucha por clasificar a la Liguilla al visitar al Oaxtepec.

El Olimpia se presentaba con siete seleccionados hondureños, entre ellos Prudencio Morales y Fernando Bulnes, que habían ido al Mundial de España 1982 al que habían clasificado y México no.

Tigres iba arriba 2-0 con cabezazo de Alfaro a córner del "Cora" Isiordia y gol de "campanita" de Salvador Carrillo.

Y cuando la visita buscaba el empate tras acercarse 2-1 vino el escándalo del árbitro estadounidense Robert Evans que marcó como penal una falta de Bulnes sobre Alfaro y Chava Carrillo falló ¡dos veces el penal! y el silbante ¡lo repitió dos veces!

El tercer cobro ya no se realizó porque los hondureños se fueron de la cancha en señal de protesta por orden de su DT, el uruguayo José Luis Matera, pero antes de irse al vestidor, el defensa Rivera se hincó para persignarse frente al silbante y decirle "eres todo poderoso".

En la cédula, el triunfo fue para los Tigres por 3-1, se dio por bueno el penal de Carrillo que falló dos veces y no se cobró por tercera vez porque ya no había rival en la cancha. Además puso que el partido se había dado por terminado al minuto 27 del segundo tiempo, cuando fue al 33.

Los "guerrilleros" del Olimpia se habían retirado del campo entre gritos de "¡raaajones, raaajones!" de la afición felina.

Y los del Olimpia de anoche ni guerra dieron, nomás patadas.