@SancadillaNorte

domingo 27 dic. 2020

Y pudieron ser de TV Azteca

"Queremos regresarle ese orgullo a la ciudadanía y a cinco años con el apoyo de Femsa y de Cemex queremos hacer el mejor equipo de América. Tengo la experiencia de haber visto clubes como el Real Madrid o como el Milán que son verdaderos clubes y es lo que pretendo''.

Eso declaraba en entrevista a EL NORTE, José Domene Zambrano, primer presidente del renacimiento de Tigres, cuando dejaron a la UANL y los rescató Cemex y Femsa. Eso fue el 22 de mayo de 1996.

Hoy, a 24 de distancia, y a 20 años bajo la única gestión de Cemex, los Tigres son el mejor equipo de Concacaf. Lo lograron en su cuarto intento y tras un largo camino.

Pudieron ser el mejor equipo de América en 2015, pero perdieron la Final de la Copa Libertadores contra River Plate, al que podrían toparse de nuevo en el Mundial de Clubes.

La promesa de ser el mejor equipo de América no ha estado lejos de cumplirse. Eso sí, están a años luz de clubes como Real Madrid o Milán, pero también están a años luz de clubes como Veracruz, Morelia y Atlas, a los que sí se le parecían mucho allá por 1996.

Y es que, si no se acuerdan, antes que Cemex-Femsa apareciera al rescate, la empresa más interesada en adquirir a los Tigres fue Televisión Azteca.

Su primer intento lo hicieron público desde el 9 de agosto de 1995. Eran las vísperas de la Temporada 1995-96 en la que los felinos iban a pelear por no descender.

El 24 de marzo se concretó que Tigres bajaba a la Primera A en el Clásico ante Rayados y al mismo tiempo el Morelia se salvaba y un día después era oficialmente de TV Azteca. El anuncio lo hizo Edgardo Codesal, como secretario general de la FMF.

Para entonces, Tigres tenía dos títulos de Liga, por 2 de Veracruz, 1 de Atlas y ninguno del Morelia.

Camino difícil

Las primeras trabas para el nuevo Tigres de Cemex-Femsa las pusieron en la FMF y los Rayados.

Primero el Monterrey, que entonces se sentía fuerte bajo la propiedad de Jorge Lankenau y Grupo Financiero Ábaco, pedía que el descenso y ascenso se suspendieran.

Oficialmente se hacía la petición con el argumento de poder foguear a jóvenes sin el temor del descenso, pero la realidad es que con su medida, de haber prosperado, los Tigres tendrían que esperar tres años en volver a Primera División.

Hay que recordar que cuando Tigres descendió, Lankenau invitó a los aficionados felinos a que se hicieran Rayados.

Y lo que tampoco prosperó fue la idea de Cemex-Femsa de comprar una franquicia para mantener a Tigres en Primera, como sí se lo permitieron a otros. Así, por negativa de la FMF, tuvieron que jugar en la Primera A, donde armaron un equipazo como lo prometió Bernardo Zambrano, ejecutivo de Cemex, quien encabezaba el consejo de administración de Tigres.

"Si nos quedamos en Primera A queremos tener un equipo que sea una especie de aplanadora. Si lo podemos lograr, va a ser la base de los Tigres y vamos a contratar a unos tres o cuatro súper cracks para la media y la ofensiva", declaró Zambrano.

Y sí, Tigres fue una aplanadora en Primera A, ganó sus dos torneos cortos y logró el ascenso en un año, como se prometió.

Promesas por cumplir

En el 2001, a cinco años de la nueva era de Tigres, en Señor Futbol se hizo un corte de caja y estaban lejos de cumplir las promesas que habían hecho los señores José Domene, Bernardo Zambrano, Carlos Salazar Lomelí y José González Ornelas como parte de la mancuerna Cemex-Femsa, que un año antes se había separado cuando los de la Cheve se fueron al rescate de los Rayados.

De acuerdo a lo planeado, en el primer año debía ascender, lo cual se cumplió, lo mismo que mantenerse en Primera al año siguiente. Se prometió clasificar a la Liguilla en el tercer año y se cumplió hasta el quinto.

En el cuarto año la obligación era ser el mejor de México y en el quinto el mejor de América.

Para entonces el Morelia de TV Azteca ya había sido campeón.

Por intentos no quedó ni inversión, recordar que se gastó en refuerzos caros como Luis Hernández, Joaquín del Olmo, Ramón Ramírez, Jorge Campos, entre muchos.

La promesa de ser el mejor de México llegó con 11 años de retraso, porque tras dos Finales perdidas y muuuchos cambios de directivos y entrenadores de todo tipo, el anhelado título de Liga se logró hasta el Apertura 2011, con el comienzo de la época dorada como el equipo de la década en el futbol mexicano.

A Cemex le funcionó ahora sí darle total libertad a Sinergia Deportiva, en manos de Alejandro Rodríguez, como presidente; Miguel Ángel Garza, como delegado deportivo, y Ricardo Ferretti, como director técnico.

¿Y los Aztecos?

Los Monarcas Morelia fueron el único club con el que TV Azteca logró tener algo de protagonismo, con el Invierno 2000, y la Copa Apertura 2013 y Supercopa 2013-14.

Pero nada más, del Atlas ni preguntamos, porque ya sabemos que se tuvo que cancelar el descenso para poder salvarlo, ahora en manos de Orlegi, y el Veracruz ya ni existe. Metieron mano en Puebla también sin nada qué presumir, al contrario.

El Morelia, antes de ser arrebatado para irse a Mazatlán tuvo un saldo de 914 juegos, 347 ganados, 237 empatados, 330 perdidos, 1 mil 312 goles anotados, 1 mil 280 goles recibidos en 48 torneos con 28 Liguillas.

Tigres, con Cemex lleva 898 juegos, 355 ganados, 278 empatados, 265 perdidos, 1,279 goles anotados, 1,045 goles recibidos en 47 torneos y 26 Liguillas, con 5 títulos de Liga de los 7 que tienen en toda su historia.

No se equivocó la UANL en elegir a Cemex en lugar de TV Azteca.