@SancadillaNorte

viernes 12 feb. 2021

EL CAMINO

"Los caminos de la vidaaaa, no son como yo pensaaaba, no son como imaginaaaba, no son como yo creííía...".

Había varios que la cantaban, y aunque no era el que la hizo más famosa, a mí me gustaba escucharla con mi compa Celso Piña.

Pues el camino de la vida de los Tigres sí era como yo pensaba. Aunque hubo varios que creían que ganarían, yo no. Y no porque Tigres fuera malo, no, al contrario, es el mejor mexicano que ha ido, y con una sola vez, sino porque en frente tenía al equipo más poderoso del planeta.

Ahora resulta que perder ante el campeón de Europa y mejor del mundo es motivo de crítica de parte de los que querían verlo caer.

Hasta el cansancio me he pronunciado por aplaudir y criticar a ambos, y nunca dejaré mi línea periodística.

Fue increíble ayer leer en redes sociales -por suerte de un pequeño grupo- cómo algunos mataban a Tigres "por perder con el campeón de Europa".

Eso refleja que el coraje y ardor de ver que con una participación ya hizo más que todos los mexicanos. De risa es ver cómo se engañan a sí mismos diciendo que un tercer lugar es mejor que un segundo.

Arribita puse "Por suerte fueron pocos", porque -por el contrario- vi tantos tuits ensalzando la participación de los Tigres, equipo que mejor la ha hecho.

"Jugaron con personalidad y representaron correctamente su futbol, su institución y a sus aficionados. Mis respetos", Mauricio Pedroza, de ESPN.

"Más allá de las opiniones y gustos, habrá que aplaudir que Tigres ha competido -y muy bien- contra un equipo que semana a semana borra de la cancha a sus rivales", Paco Gabriel de Anda, de ESPN.

"Dignísima actuación de unos Tigres claramente superados por el Bayern Munich, pero vencidos con un gol que debió ser invalidado por la mano de Lewandovski", Roberto Gómez Junco, columnista de CANCHA.

El aficionado rival se autoengaña. Porque si se va a comparar, debe hacerse con la primera participación de cada equipo. De hecho, en la primera de Rayados también le tocó el camino menos complicado. En la Semi le tocaba uno de Sudamérica, pero en ese 2011 perdieron en su primer juego y no pudieron aprovechar ese "camino fácil". Quedaron en 5.

Pero bueno, es poco el sector que le autoinforma al cerebro que lo suyo fue mejor, cuando todo mundo ve la "real realidad".

PD: Eso es un intento de "autoengaño para no sentirme mal por lo que mi rival hizo".

VIVIMOS EN...

Sí, vivimos en un México donde llegar lejos, llegar hasta donde nadie ha llegado, ir hasta la cima, pero perder el último paso del escalón, te convierte en motivo de burla, carrilla, risas y calificativo de "perdedor".

Tigres perdió una Final de Libertadores y ahora ya perdió una Final de Mundial de Clubes, y eso lo convierte en "perdedor".

Vivimos y crecimos inmersos en una cultura donde eres un "pen...", "malo", mediocre", "derrotado" y "perdedor", si te ganan las Finales internacionales a las que llegaste, como la Liber y la de Mundial de Clubes.

Eres un "perdedor" para los demás... ¡cuando el que te lo dice nunca ha llegado a ellas en esos torneos!

Crecimos inmersos en esa cultura, donde el que se esfuerza y le faltó un escalón, es el "perdedor", y el que jamás ha llegado a esas dos Finales de esos torneos porque su calidad no le dio, es el que te critica, ríe, te acarrilla... ¡y se siente superior!

Por desgracia esto se traslada a todos los ámbitos de la vida: social, cultural, económico, familiar y laboral.

Ayer Tigres fue el centro de crítica (de la gente que no soporta ver que ya hizo más que su equipo) por no ganarle al mejor del mundo.

PD: Hágame ustedes el favor.

APLAUSOS...

Pocas veces aplaudo a este equipo felino y en esta ocasión será una de ellas.

Me acusan de siempre verle lo negativo a Tigres, pero su actuación en el Mundial fue por demás destacada; simplemente la mejor.

La vara quedó muy alta. Quien quiera superarlo, no con comentarios ardidos o de envidia, sino con futbol, tendrá que llegar, mínimo, a la Final.

Lo que no entiendo es por qué siempre hay una parte de la afición que se molesta porque aplaudes al otro.

En el 2019, en esta misma columna y en la misma CANCHA, alabamos y aplaudimos a Rayados por su tercer lugar. Los Tigres no me bajaban de "Rayado vendido".

Y ahora que Tigres los superó, que llegó a la Final, que hizo algo histórico, los Rayados no me bajan de palero y comprado, como si no lo merecieran.

Algo me queda muy claro: los equipos han crecido, ahora disputan torneos internacionales antes los campeones de Europa, ganan sus Concas, ganan la Liga... pero gran parte de su afición se sigue quedando "ENANA".

Crece ya. Acepta que el rival también hace cosas buenas, no sólo el tuyo.

Crece ya. Acepta que el rival te puede superar y luego tú lo superarás.

Pero no, para el aficionado que no crece sólo le debes aplaudir al suyo y no al rival. Si lo haces, es que eres un venido.

Han exigido crecimiento a sus equipos y ustedes siguen polemizando y reaccionando como si fueran los años 90.

Pero no los culpo, y lo digo en serio.

DA TRISTEZA

Ves quienes tienen micrófono y camisa puesta de uno de los equipos, y entiendo y comprendo porqué un sector de la afición es así.

Un periodista tiene el compromiso de ser imparcial, criticar cuando se merece y aplaudir cuando se amerita, pero no.

Lees cada tuit y oyes cada comentario, y sabes qué camisa tienen puesta.

Por eso no culpo a los aficionados, porque están acostumbrados a que los "ReporFans" siempre actúen dependiendo de la camiseta a la que le van.

Y ayer lo constaté una vez más.

PD: Qué tristeza.

14 MESES DESPUÉS

En diciembre del 2019, cuando Pandi perdió ante el Liverpool y quedó en tercer lugar, CANCHA y Sanca fue puro aplauso y reconocimiento y su afición lo valoró, porque era más que merecido.

Hoy Tigres lo superó, pasó a la Final a la que nadie había ido, pierde ante el mejor del mundo y ahora dueño del sextete, y ésa misma hinchada pide que critiquemos a Tigres y no le aplaudamos, aunque haya sido en una Final.

¿Por qué si a Rayados siendo tercero le aplaudí, a Tigres que hizo más, que fue a la Final y fue segundo, hay que criticarlo?

Ésa es la triste realidad del fanatismo.

PD: Por suerte yo soy parejo con ambos.