@SanCaReforma

miércoles 19 feb. 2020

¡NO ME AYUDES, COMPA!

Eso podría decir Arturo Brizio a tooodos sus árbitros, tanto a los de la Primera División como a los ex colegiados que operan el VAR e incluso a los de categorías menores, como la Sub 20.

Pero vayamos por partes.

Mis judas con pito me cuentan que al interior de la Comisión de Árbitros están espantados, así, con esa palabra, luego del fin de semanita que se aventaron los nazarenos, en particular los del polémico Santos vs. Tigres, en el que Nahuel Guzmán hizo de las suyas nuevamente.

Muchos no entienden de ninguna manera el patético desempeño de Jorge Antonio Pérez Durán, a quien le pasó de noche la burda patada del arquero de Tigres al lagunero Eduardo Aguirre.

Peeero, pensando mal, a lo mejor el árbitro no quiso meterse en más problemas porque en una de esas le llegaron de golpe los fantasmas de todas las veces en las que marcó penal y luego se echó pa' trás.

En 2013, Pérez Durán señaló un pena máxima a favor de Toluca contra Puebla, pero como por arte de magia metió reversa de manera por demás inexplicable. Y ya ven que a los silbantes casi no se les da eso de compensar, así que ayudó a los Diablos Rojos, ¡dos años después!, cuando le quitó al Atlas un penal que ya había señalado.

Las situaciones son por demás sospechosas porque en esa época no existía el VAR.

Bueno, mi compadre Pérez Durán la ha regado hasta en los amistosos, como en el River-Boca de 2014 en el Azteca, cuando primero le dio un penal a los Millonarios y luego se los quitó.

En el desconcierto por lo sucedido el domingo, muchos colegas de Pérez Durán no atinan a creer si lo que ocurrió fue que el árbitro no peló las indicaciones de los muchachos del VAR o bien si estos andaban comiendo tortas y bebiendo chescos en lugar de andar atentos a sus chambas.

LA RIEGAN EN TODOS LADOS

Y bueeeeeno, cuando se trata de árbitros, en todas partes se cuecen habas.

Vaya relajo, pero señor relajo, el que se armó en la categoría Sub 20 en el partido Chivas vs. Cruz Azul del pasado fin de semana.

Como seguramente no se enteraron, pues aquí estoy yo para contarles.

Resulta que el árbitro Luis García Rodríguez tuvo una de esas tardes que pueden marcar su carrera, y miren que se cuentan maravillas del chamaco, al grado de que muchos lo proyectan como uno de los futuros silbantes de primera línea en el futbol mexicano.

Peeeero hoy seguro anda con la cola entre las patas.

Ahí tienen que Chivas atacaba con fiereza. No le quedaba de otra: perdía 2-1 y el partido ya iba al minuto 80, justo cuando el volante Irving Márquez entró al área y venció en el mano a mano al guardameta Sebastián Jurado. El problema es que antes de la definición, el árbitro hizo sonar su silbato.

Los jugadores quedaron desconcertados, ya que los de Cruz Azul (incluido Jurado) pensaron que se había marcado fuera de lugar y ya procedían a reanudar así las acciones, mientras que los de Chivas se frenaron abruptamente, ya que se disponían a festejar la anotación.

La cosa cambió cuando vieron que el árbitro señaló hacia la mitad de la cancha, con todo y que su asistente nunca corrió hacia el medio campo.

Todos los cruzazulinos ya estaban en la media cancha, dispuestos a reanudar, cuando el árbitro fue a charlar con el asistente y entonces procedió a anular el gol y ¿qué creen? pues que marca penal del cruzazulino Pablo Guzmán.

Ahí tienen entonces que el grueso de los jugadores caminan ahora hacia el área, cuando a García Rodríguez lo llama el cuarto oficial, y oootra vez todos quietos. Después de la charla, el árbitro pidió la pelota, y terminó por dársela al portero cementero, Jurado, para que reanudara las acciones, ya sin gol en contra ni penal.

Con esos amigos, a don Arturo Brizio Carter no le hacen falta enemigos.

EL MAL DEL 'CHICOTE'

Lo de Cristian Calderón no sorprende por su historial y hay quienes dicen que se había tardado en Chivas.

Lo de las bandas musicales y los tragos es una de combinación que disfruta mucho el jugador en sus ratos libres.

Cuando el dinero y la fama le comenzó a llegar al "Chicote", le gustaba darse sus gustitos con su gente en Tepic, su lugar de nacimiento. Allá son famosas esas reuniones que organizaba el entonces ex futbolista del Atlas, donde contrataba bandas o conjuntos norteños para amenizar las convivencias.

La cercanía de Guadalajara a Nayarit siempre le ha permitido ir y venir, eso sí, anda de un lado a otro con uno de sus mejores amigos que ya es su "conductor resignado". En su paso por el Necaxa eran menos frecuentes las visitas a su tierra, pero no dejó de gustarle la parranda.

Aunque ha tratado de ser más discreto y a veces con el pretexto de solo jugar cartas con los cuates, el alcohol no falta.

El domingo fue día libre, y aunque cada quien puede hacer lo que le plazca en ese tiempo, andar publicando sus andanzas en la Feria de Ameca obvio iba a levantar ámpula, sobre todo después de perder un partido importante, cuando hay aficionados y compañeros de equipo que aún no cierran la herida y el entrenador duerme con la luz prendida porque se juega la chamba día a día.

Ese comportamiento no cayó nada bien en el grupo y ya el propio Ricardo Peláez habló con él, especialmente del tema de la imagen y el compromiso que deben manter, como más allá de las imágenes cantando, no hay fotos comprometoras con copitas y fue en su día de descanso, no pasó a mayores con una multa ni en el tema deportivo habrá castigo.

Eso sí, la lupa estará sobre él y ya está advertido sobre repetir el numerito.

¿Entenderá?