@SanCaReforma

martes 3 nov. 2020

CON EL SELLO CONCACHAFA...

Al más puro estilo de la Concachafa han revivido la Concachampions y seguro que Miguel Herrera, Ricardo Ferretti y Robert Dante Siboldi se deben haber dado de golpes contra la pared cuando se enteraron.

No hablaré mucho de la mega mafufada que se aventaron quesque para respetar los 3 duelos de ida de Cuartos de Final que ya se habían disputado, pues al único que se torcieron gacho fue a Cruz Azul, que tendrá que disputar su pase a Semis a un solo juego, mientras que Tigres y el Ame cuentan con la ventaja de que les respetaron los marcadores a favor conseguidos en la ida... La neta, medida chatísima, o todos coludos o todos rabones, diría yo... (ahhhh, pero mejor le echo la manita a los clubes que más televidentes me generan, no vaya a ocurrir un "accidente" y me los echan)

Tampoco me detendré mucho a ahondar lo súper chafa que resulta que anuncien que se va a jugar en una sede ¡y no digan dónde rayos!... Súper chafa.

Bueno, lo que sí quiero reflexionar es la manera en que la Concachafa les está poniendo en toooda la Mauser a Tigres, América y Cruz Azul, que si pensaban en planear de una manera menos golpeada el Torneo Clausura 2021 (o como le vayan a poner), con esto de la Concachampions ya les están echando a perder todos los planes.

Ya me imagino el caos que ya se armó en los escritorios de los tres equipos en cuestión de los contratos de jugadores que vencían con el final del Guardianes 2020, -que estaba para el 12 de diciembre- y ahora deberán alargarse 2 semanas más para encajar en las fechas de la Concachampions, que se disputará del 15 al 22 de diciembre... antes no se encimó con la Final.

Ese es uno de los primero problemas. Ahora imagínense la cuestión de la preparación de los 3 clubes mexicanos, que tienen que disputar el título local.

Ejemplo más preciso, el Ame, que va a jugar contra Juárez su último juego de Fase Regular y luego se tendrá que soplar 2 semanas parado, por la Fecha FIFA y la Repesca...

Ahora, imagínense que luego de esas dos semanitas y media parado, llega un guapo y le hace la trastada al Ame de echarlo en Cuartos de Final... ¡Pum!, a esperar otras 2 semanas y media para disputar el partido de vuelta ante el Atlanta United... 16 días detenido y luego tendría que disputar hasta 3 juegos en menos de una semana, eso si no me lo echan a las primeras de cambio allá donde se juegue la Concachampions...

Escenario peor tiene Tigres si no se mete directo a la Liguilla, pues tendrá que parar una semana y corre el riesgo de me lo echen en la Repesca y así tener que esperar 22 días para jugar la Concachafa...

Ya no hablemos de cómo les va a ir a estos tres en las primeras jornadas del Clausura 2021, las cuales seguramente pedirán que se pospongan y entonces empezaremos el 2021 con un caos de juegos reprogramados y bla, bla, bla...

Ya la veo venir... Gracias, Concacaf...

SOCIOS, A CIEGAS

Ya les platicaba recientemente sobre la falta de interés que ha mostrado el Club Universidad con sus socios y la lucha de poderes que hay en el Pedregal por debajo de la mesa para buscar la presidencia en la que el señor Polo Silva está de adorno desde que se fue Rodrigo Ares de Parga.

Bueno, pues hoy les quiero contar que la pandemia por el Covid-19 le está cayendo de maravilla a la directiva universitaria, pues se han zafado de muuuuchas obligaciones que tienen con los socios, como la Asamblea donde se eligen a los presidentes, se debaten nuevos proyectos y, sobre todo, se conocen los estados financieros del club.

Y es que, como ya les comentaba, la última comunicación de la institución con los socios fue un mail donde decía que la Asamblea del 2020 se cancelaba por la pandemia de coronavirus, y a partir de ahí, desde Rectoría han manejado al equipo a su antojo y seguirán así si mantienen el pretexto del Covid-19 para no realizar la Asamblea.

Me cuentan un par de socios felinos -a los que les gustan los números-, que este año no han podido ver las cuentas del club, pues los estatutos sólo les permiten hacerlo cinco días antes de la Asamblea, por lo que al no haber tal, la institución ha podido "esconder" sus estados financieros amparada en la "Constitución Auriazul".

Es evidente que la cosa no anda bien en el tema de la lana, pero esto tampoco es nuevo en Pumas, porque en el ejercicio de 2018, que fue expuesto a los socios en 2019, hubo una pérdida de 93 millones de pesos, por un incremento en los gastos de operación de casi el 30 por ciento, entre otras cosas.

Después, con el relajito que armó Ares de Parga con la construcción del hotel, que no será un activo del club al estar dentro de las instalaciones de Cantera (o sea de la UNAM) pero sí ha sido y será un gasto para Pumas por su edificación y manutención, pues imagínense las pérdidas que tiene el club en el periodo de 2019, en el que no tuvieron, por ejemplo, ingreso de taquilla en la Liguilla ni bono de los derechos de transmisión, pues en ese par de semestres no lograron la clasificación.

Mis amigos socios y yo nos preguntamos cómo será la cosa para el 2021 con la crisis que estamos viviendo y que ya orilló a la directiva a tocar el sueldo de los jugadores...

El tema económico es fundamental pues si los socios se dan cuenta que la cosa no viene bien, podrían empezar a escuchar proyectos que busquen un cambio en el esquema del club, y es ahí donde nombres como el empresario Ramón Neme, quien ya se está calando con el proyecto de Pumas Tabasco, pueden alzar la mano o incluso a algún otro personaje que proponga imitar el esquema que tiene la Universidad Autónoma de Nuevo León con Cemex, que convirtió a Tigres en el cuadro más exitoso de la década, algo que seguuuuuro añoran los aficionados de Pumas y que es un viejo anhelo (secreto) de quienes manejaron a los auriazules en años recientes.