@SanCaReforma

miércoles 4 nov. 2020

LES PONE FRENO LA UNAM

No sé si se hayan enterado, pero el viernes pasado se le ocurrió a la Rebel la maravillooosa idea de invitar a los aficionados de Pumas a lanzarse al Estadio Olímpico Universitario a recibir al autobús del equipo de cara al duelo ante Chivas, que era uno de los más importantes del club en el cierre de torneo.

En redes sociales, el grupo de animación más importante del cuadro del Pedregal -que yo casi casi ya diría que es el único, pues la Plus es como una caricaturita de porra- propuso esperar al equipo con trapos y banderas en la zona de las astas banderas, en el frente del Olímpico Universitario, sin importarle, oooobviamente, el tema de la sana distancia que cada vez a menos gente le interesa.

Pues bueno, los primeros cuestionamientos llegaron por parte de los aficionados "normales", quienes reprobaron la idea de la barra, pues entienden que no es momento para andar haciendo reuniones de ese tipo, más allá de que pudiera ser un envión anímico para el equipo de cara un duelo que era fundamental para amarrar el boleto directo a la Liguilla.

Peeero, obviamente hubo otro gran grupo de personas que ya no se aguantan las ganas de apoyar a su equipo (o de contagiarse de coronavirus) pues dicen que hasta secciones de la barra en provincia como Toluca, Querétaro o Pachuca, ya estaban más que apuntadas para darse una escapada al Olímpico y ver el camión (sí, el camión, porque obvio los jugadores no se iban a bajar a saludarlos) del equipo.

Bueeeeno, mis Judas Unamitas, bien atentos a lo que pasa en toda la UNAM, me contaron que desde lo más alto de la cúpula de la Universidad Nacional Autónoma de México echaron un telefonazo a los líderes de la barra para evitar que se realizara dicha bienvenida que pudiera "colaborar" con la proliferación del Covid-19 justo cuando la ciudad está a un tris de volver a ponerle rojo al semáforo.

Diiicen que les recomendaron, por la imagen de la Universidad y hasta de la propia barra, que cancelaran el relajito, pues darían un mal ejemplo y en una de esas, alargarían la espera para volver al estadio.

Así que mis amiguísimos de la Rebel "entraron" en razón, metieron reversa y cancelaron la invitación a la banda, aunque eso sí, los líderes llegaron al Olímpico y tuvieron una no tan cordial plática con dirigentes del Club Universidad, misma que les contaré más adelante, porque la cosa se puede poner gruesa.

No se coman las uñas mientras tanto, plis.

GOOD BYE, CRUZ AZUL

José Antonio Castro llegó a Cruz Azul en el Apertura 2018 dispuesto a hacerse de un nombre desde abajo y no a vender espejitos como tantos Rafitas Puentes que ya abundan en la Liga MX.

Invitado por su cuate -y mío también-, Ricardo Peláez Linares, El "Gringo" agarró a la Sub 15 y bien pronto retribuyó la confianza de Richard ganando el título, mismo que terminó con una larga sequía de coronas para los Cementeros en divisiones inferiores.

Esa conquista le permitió a Castro dar un paso hacia adelante y tomar la Sub 17, donde se sintió como pez en el agua, pues pudo seguir al lado de varios chavos que fueron campeones con él en la división inferior.

Hasta ahí todos felices.

Pero pasó que la Sub 20 se quedó sin entrenador para este torneo pues se fue Israel Hernández y El "Gringo" pues luego luego se entusiasmó con la idea de tomar esa responsabilidad. Siiin embargo, la directiva celeste prefirió darle el puesto a Luis Armando González, quien llegó de fuera y provocó que el corazoncito de Castro se rompiera en varios pedacitos.

Cosas del destino, a las pocas semanas suena el celular del "Gringo" y al contestar, recibe la invitación de su amigo Héctor Altamirano para ir a echarle la mano como auxiliar de Primera División a Querétaro.

El resto lo podrán imaginar.

Y las dudas saltan solitas... ¿Habría dicho que no El "Gringo" si le hubieran dado la Sub 20 de Cruz Azul?

No sé si esa pregunta tenga respuesta, pero sí les aseguro que la próxima vez que jueguen los Gallos ante La Máquina, en cuanto caiga un gol queretano yo voltearé a ver la banca emplumada para medir la intensidad de cierto festejo...

YA NO LES DAN EL AVIÓN...

Y ya que estamos hablando de cosas tristes en el Cruz Azul, la que le aplicaron a su equipo femenil si está bien pasada de lanza...

Resulta que el viernes pasado a las chicas celestes les tocó el maltrato de un larguísimo viaje, en el que apenas les dio tiempo para llegar a Mazatlán. Resulta que el equipo femenil de Cruz Azul, que anteriormente viajaba en avión para trayectos largos, ahora no recibió ese apoyo de parte de su dirigencia, que mandó a sus muchachas en camión, echándose cerca de 15 horas en la carretera.

Mis judas de Jasso me cuentan que las muchachas aguantaron estoicas, pero más de una llegó con calambres, porque no es correcto pasar más de medio día sin estirar las piernas.

Obvio, así les fue, Mazatlán se impuso 2-0 y digan que le salió barato al cuadro celeste, que no daba una en el terreno de juego, en medio de un clima húmedo y con el cansancio reflejado en cada una de sus integrantes.

Dicen que hace un par de semanas la nueva directiva de Cruz Azul les prometió que les iba a dar apoyo y que no iban a ser la última de las prioridades (¿dónde escuché eso?), y miren con lo que les salen apenas unos días después.

¡Ahhh, pero eso no es todo!

Ya me contaron algunas chavas que les quitaron el servicio de comedor que tenían en Ciudad Cooperativa Cruz Azul, algo que era una de sus prestaciones. Francamente, con el sueldo que les dan, no veo por dónde puedan salir adelante, pagando de su bolsa sus alimentos diarios.

Pensé que las cosas iban a cambiar con la llegada de los nuevos dirigentes al equipo celeste, pero parece que hay situaciones que van a seguir siendo las mismas...