@SanCaReforma

martes 8 dic. 2020

ARDE CRUZ AZUL

En Cruz Azul la tensión está al máximo.

Les cuento que tras la vergonzosa eliminación de La Máquina en Semifinales del Guardianes 2020, más de uno echó humo en el club cementero. Mi Judas de La Noria me contó que la directiva analiza la continuidad de Robert Dante Siboldi porque no entiende cómo fue posible que perdiera una ventaja de 4-0. Los celestes pudieron hacer uno y así habrían obligado a Pumas a marcar 6 tantos en total.

"Mira mi SanCa, la neta es que a Siboldi lo quieren fuera. Esa es la verdad. De por sí desde que llegaron los nuevos dirigentes tenían dudas del charrúa", me lanzó mi Judas Celeste.

Entonces le cuestioné sobre qué esperan entonces para darle las gracias al DT que fue anunciado el año pasado por Víctor Garcés y Alfredo Álvarez, hermano del hoy desaparecido (de desvanecido) presidente Guillermo Álvarez Cuevas.

"Aquí el que está metiendo las manos al fuego por él es Jaime (Ordiales) pero no creas que por buena gente, mi Sanquiux. Lo que pasa es que Jaime sabe que a una semana de volver a jugar la Concachampions sería un golpe muy fuerte para el equipo estrenar entrenador", me explicó mi Judas.

Esta situación es particularmente importante por el hecho de que Cruz Azul disputará los Cuartos de Final de la Concachafa a un solo partido, a diferencia de América y Tigres, que llegan con ventaja por haber ganado sus duelos de ida. La Máquina no tuvo chance de visitar a Los Angeles FC pues la cuarentena le reventó cuando ya estaba en Los Ángeles y el juego se canceló. Con 0-0 y un nuevo entrenador, la cosa no pintaría nada bien.

Esto calmó un poco a los nuevos dirigentes, pero no dejó las aguas quietas porque claramente querían escuchar con qué justificación les iba a salir Siboldi, más allá de que en la conferencia de prensa se haya echado la culpa de la eliminación.

Y es que para estos directivos sería la oportunidad ideal para dar un golpe en la mesa y terminar con el último rastro de Billy en La Noria, pues Siboldi llegó todavía con la bendición del histórico mandamás cementero.

Así que este día será crucial para saber si mañana el charrúa se presenta a dirigir el entrenamiento o ya mejor recoge sus tiliches y adiós.

En Cruz Azul nada está seguro... o sí, los 23 años sin título de Liga que ayer cumplieron.

EL INSPECTOR 'PIKO'

Aquí les va una de las primeras tareas para Mikel Arriola como nuevo mandamás de la LigaMX.

Resulta que sus antecesores por sus calzones desaparecieron la figura del inspector autoridad, ese personaje que siempre estaba presente en todos los partidos de futbol para verificar que el espectáculo cumpliera con todos los requisitos para llevarlo a cabo.

La Liga MX tiene a unos hombres llamados Comisarios a los que capacitan y encumbran, los dejan andar todos trajeados en los encuentros, pero cuando se requiere de su testimonio para dar fe de algún incidente no aparecen por ningún lado, y obvio como trabajan para la Federación, pues hacen lo que les indican y punto final, es decir, reportan lo que les conviene.

El inspector autoridad es el representante de las diferentes alcaldías en la Ciudad de México y de las autoridades en otras partes de la República. Tiene la facultad de remitir a quien sea al Ministerio Público, de hablarle a una patrulla o a la Policía para evitar que un problema llegue a mayores. Checa cómo está el ingreso de la afición, si no hay sobrecupo, en una palabra, puede suspender un partido si así lo determina, por falta de garantías.

Para la Final de este jueves, ni se imaginan quién va a ser el inspector autoridad para el partido entre Pumas y León. Les voy a dar una pista: estuvo en la disputa por el título del Apertura 2015, estudió Derecho y sabe mucho del tema de estadios, seguridad y demás.

En efecto, se trata de Alejandro Palacios, El "Pikolín" portero, hombre que defendió el arco de los universitarios en aquel encuentro.

¡No puedo esperar para verlo en acción!

LA CATARSIS

Era de esperarse que con la heroica remontada ante Cruz Azul, el futbolista más criticado de los Pumas -por su actuación en la ida-, tuviera una catarsis.

Me cuentan que don Alan Mozo, al que en serio no soltaron después de su papelón en la goleada en el Estadio Azteca, respiró como nunca después del gol de su compadre Juan Pablo Vigón, pues vaya que había comprometido el trabajo de tooodo el semestre y para colmo se había echado encima -ahora sí-, a la afición universitaria.

Me cuentan que, si de por sí Mozo es uno de los más alegres en el vestidor, el lateral festejó como nadie tras la proeza contra los celestes e incluso fue uno de los pocos que peló a los aficionados que esperaron la salida de sus jugadores en el Olímpico Universitario, pues mientras que a varios les urgía ir a festejar con sus respectivas familias, Mozo no desaprovechó la oportunidad de seguir con la celebración, sacó la cabeza por el vidrio y mientras le pegaba a la puerta con la mano y se aventó una majadería que si lo hubiera oído su señora madre Patricia, seguro le lava la boca con jabón.

El zaguero fue el único que bajó la ventanilla para festejar con una afición que, si bien no hizo lo correcto con eso de andar juntándose en grandes cantidades pese al coronavirus, fue clave para ponerlos en la Final, y ¿cómo no celebrarlo con ellos? que días antes ya me lo estaban envolviendo para regalarlo a quien más lo quisiera, pero que al parecer ya lo perdonaron.

FIERAS INCONSCIENTES

Y ya que toqué el asunto de los intercambios amistosos entre jugadores y aficionados, resulta que justo cuando la pandemia de Covid-19 más golpea a México, siendo el Estado de Guanajuato uno de los más afectados, el León no saca las garras contra el Covid-19.

Al menos eso fue lo que reflejaron algunos de los futbolistas esmeraldas un día antes de la vuelta de Semis ante Chivas, afuera del Estadio Nou Camp.

Y es que al menos unos 10 aficionados se apostaron en la puerta por donde salen los jugadores, con mantas y trapos, para alentar al club.

Algunos jugadores como Rodolfo Cota y Stiven Barreiro hasta se bajaron de sus vehículos para regalar algún autógrafo o retratarse con los seguidores. Eso siempre se aplaude en un jugador, más estando en una Liguilla; pero el problema fue que ni Cota ni Barreiro traían tapaboca, que es la primera barrera contra el coronavirus, y así anduvieron entre los seguidores, que al menos ellos sí estaban protegidos.

No quiero ser aguafiestas, porque no todos los días se llega a una Final, y quizá ninguno de los que estuvieron ahí esté contagiado; pero nada les cuesta que todos los Panzas Verdes usen su mascarilla, enviando un mensaje en estos tiempos difíciles.

De nada sirve que el club ande mandando comunicados en redes sociales si sus propios jugadores no ponen el ejemplo.