@SanCaReforma

martes 29 dic. 2020

SE MIRA EN EL ESPEJO

Ahora que veía que el Pachuca daba un golpe sobre la mesa con sus refuerzos en la Liga MX Femenil, algo que sinceramente no hacían desde los primeros torneos de este circuito, ooobviamente que me puse a pensar en la artífice de las mediáticas llegadas de la mexicoamericana Anisa Guajardo, la guardameta Esthefanny Barreras y Norma Palafox, uno de los rostros más reconocidos de la Liga.

Y es que desde el 10 de diciembre, Eva Espejo, la primera estratega de Pachuca desde la creación de la Copa Femenil -misma que levantaron-, ocupó la dirección deportiva femenil del club, dejando en su lugar a "Toña" Is.

Bueeeno, pues ahora que ya comenzaron los primeros bombazos en Hidalgo, me pregunté qué estaría sintiendo Eva, que prácticamente fue una hermana mayor de vaaarias de las niñas que han pasado por la institución y que de repente tuvo que ocupar un cargo directivo.

Me cuentan que la capitalina no dijo ni pío al momento de que le ofrecieron la dirección deportiva, pues sabía que los resultados no habían acompañado al proyecto en los últimos semestres, pues desde la Final del Apertura 2017, las Tuzas no habían vuelto a pelear por el título.

"Mira SanCa, Eva sabe que los procesos de los entrenadores son más cortos y que el suyo ahí estaba por terminar. No la tuvimos que convencer ", me dijo mi judas Tuzo, que incluso metió mano en el proceso que llevó a Evita del banquillo al escritorio.

Me cuenta mi juditas que Espejo entendió sin alzar la voz que su mejor opción era tomar el cargo de directora deportiva, algo que nunca se había visto en la institución y que pocas veces se da en el futbol mundial, pues el peso de la estratega en el crecimiento del equipo fue tan grande que la mejor opción fue darle el control del mismo.

Así que la nostalgia de estar en el banquillo al lado de las jugadoras con las que había crecido, se quedó pronto atrás, pues ya le dio la batuta a "Toña" (elegida por ella) y contrató a jugadoras que darán de qué hablar con las Tuzas, algo que hace tiempo no sucede.

Ojalá así sea.

EMMANUEL EL MIL USOS

Justo cuando pensaba que Cruz Azul Femenil no podía estar peor, empeoró.

Mientras en Pachuca apuestan por proyectos con entrenadoras capaces y probadas en el futbol de mujeres y hasta nombran a directoras deportivas, en Cruz Azul no dejan de sorprendernos con sus geniales decisiones.

Seguramente se enteraron que La Máquina ya entrenará en La Noria, porque así lo quiso la nueva directiva que quiere tener más cerca al equipo que estará bajo la dirección del ex portero Roberto Pérez Loarca y que estaba exiliado en Hidalgo.

Este movimiento se dio porque el encargado de la femenil, Robin Álvarez, hijo del prófugo presidente Guillermo Álvarez, por fin soltó "su juguetito" que tuvo todos estos años (sobra decir que el vástago de Billy también anda en problemas legales).

Pero lo que más lamenté no fue que eligieran a Pérez Loarca como DT de la Femenil cementera, porque al fin y al cabo ya ha dirigido a varios equipos juveniles, entre la Sub 17 y el Cruz Azul Hidalgo de la Segunda División, sino a quién le enjaretaron la responsabilidad en escritorio de La Máquina Femenil. Y no, no fue a Jaime Ordiales, director deportivo celeste y quien anda vuelto loco con las negociaciones del nuevo DT del primer equipo varonil; sino a Emmanuel González, quien ha hecho de todo en el club.

González, quien funge como director de formación de nuevos talentos, tendrá también que ver por Cruz Azul Femenil, como si no fuera suficiente ya estar al pendiente de la Sub 15, Sub 17, Sub 20 y la Segunda División; o como si le sobrara tiempo para captar talento, pese a la pandemia que nos aqueja.

Y no dudo que le pondrá todo su empeño, pero mientras en Pachuca o en Chivas tienen a una persona encargada solamente del equipo femenil, acá el buen Emmanuel González tendrá que hacerle a todo.

Y luego por qué no funcionan las cosas.

Y AQUÍ ¿PA' CUÁNDO?

Imagínense que a mis compadres de León que festejaron como loquitos los 2 goles con que le pasaron por encima a Pumas en la Final del Guardianes 2020 les acomodan una multa de 18 mil 328 pesitos -y una amarillita- por cráneo por andar abrazándose y que a La Fiera se la aplican con una pena de 244 mil 373 pesitos por no controlar la alegría de su gente.

Obvio, eso no pasó ni pasará en este País donde el semáforo rojo significa "sal y paséate, arma fiestas y que te valga gorro", pero si León jugara en Bélgica, se la tendría que pensar 2 veces antes de dar rienda suelta a su felicidad.

Desde ayer, la Liga de aquel país europeo ha puesto el ejemplo para detener el mal ejemplo que dan los futbolistas al violar los protocolos de sana distancia, que seguramente será al menos discutido en otros circuitos del Viejo Continente.

La neta esa clase de multas sí que está cañona, pero yo me pongo a pensar que si ya le arrebataron al futbol una parte fundamental de su esencia al dejar sin gente los estadios, arrancarle la espontaneidad del festejo, que muchas veces ni siquiera es una decisión consciente sino un reflejo de lo más espontáneo sí es ya querer arrancarle el alma a nuestro deporte querido.