FutbolFeed

@SanCaReforma

·
5 min
A
A

ÁLVARO Y HUGO

Hace rato unos Judas con la lengua muy filosa me hablaron para comentarme:

"¿Sanca, ya te diste cuenta por qué no llegó Hugo Sánchez al Cruz Azul? La respuesta la tienes frente a ti y se llama Álvaro Dávila..."

Y sí, resulta que este señor es muuuy amigo de Jesús Martínez y conoció a fondo la relación que tuvo El Pentapichichi con nuestro amigo Chucho Pachuco cuando el ex goleador (quesque) dirigió a los Tuzos.

En aquellos años, pensaron que de la nada Hugol iba a hacer bicampeones a los hidalguenses, y nada, que la magia no surgió como cuando el entrenador estuvo en Pumas.

Además, de que debo recordarles que acabaron algo enojados porque el buen "Macho" cambió su residencia, movió escuelas, hizo circo, maroma y teatro porque pensó que mínimo se iba a quedar un par de años por la Bella Airosa, y nomás no se dio.

Ya se deben de imaginar todo lo que Chucho le contó a Álvaro, además de que por ahí me chismearon que cuando vio la propuesta que le habían ofrecido, de inmediato se acercó a los poco experimentados directivos y les dijo que era demasiado, "Too much!" Como quien dice.

Yo lo único que digo es que la propuesta la presentó Jaime Ordiales y seguramente lo hizo con base al presupuesto que estaba acostumbrado a manejar con el fugado Guillermo Álvarez Cuevas.

Pero cuando el cantautor vio los números que se manejan en la institución celeste, se dio cuenta que no se parecen en naaada a lo que manejaba cuando dirigía los destinos del Morelia, son dos cosas totalmente diferentes, además debo recordar que allá les pagaban con diferentes partidas.

Ya me imagino mañana los telefonazos diciendo que su Sanca di Oro exagera, que al señor Dávila lo acaban de firmar ayer, que no tuvo nada qué ver con la llegada de Juan Máximo Reynoso y el numerito que hicieron con Hugo Sánchez, pero nomás les digo que no nací ayer, y que además tengo Judas por aquí y por allá, ávidos de platicarme el cotilleo celeste.

Esperemos que Reynoso sea una de esas revelaciones que salen cada lustro y que de pronto pueda pasarles como a Pumas con Andrés Lillini, pero desde ya les digo, tiempo al tiempo, las cosas que se hacen de manera tan atropellada no salen del todo bien.

MEDICINA AZUL...

Jugadores van y jugadores vienen en Cruz Azul. Directivos van y vienen. Y el desenlace es siempre el mismo.

¿No será que la cura a la malaria no pasa por los futbolistas ni por la gente de pantalón largo?

Lo anterior viene a colación porque ayer La Máquina anunció el flamantisisisísimo fichaje de Álvaro Dávila, cantante, esposo de la conductora de espectáculos Paty Chapoy, y sí, directivo de capacidad probada.

Solo que Dávila no es el único dirigente con grandes credenciales que ha pisado La Noria. Ya por ahí estuvo también mi compadrito Ricardo Peláez y no pasó mucho. Queda claro que así traigan al mismísimo Monchi (aquel que ha hecho del Sevilla una máquina de títulos en la Europa League) la cosa seguiría igual.

Después de "la madre de las cruzazuleadas", como bautizó mi buen amigo Paco Villa al ridiculazo contra Pumas en la anterior Liguilla, la psicóloga deportiva Claudia Rivas insistió en que Cruz Azul requería un entrenamiento mental en todas sus estructuras, entiéndase no solo directivos, técnicos y jugadores, sino utileros, jardineros y hasta el portero (y no me refiero a Chuy Corona, sino al señorón que abre la puerta), para de una vez por todas exorcizar los demonios.

Claudia es hija nada menos que de Octavio Rivas, el pionero de la psicología deportiva en México, aquel que hizo de los Pumas unas auténticas fieras en el aspecto emocional. Además, también fue la que contribuyó para que Miguel Layún saliera del hoyo tras derrumbarse por el #TodoEsCulpaDeLayún y, por si no fuera suficiente, puso su granito de arena para que los futbolistas del Puebla se convencieran de sus capacidades y llegaran hasta los Cuartos de Final del torneo anterior.

Y es ahí donde viene lo interesante, porque si alguien sabe de su trabajo y alcance es Juan Reynoso, anterior timonel de La Franja y ahora el encargado de resucitar a Cruz Azul, un equipo que quizá no haría mal en probar esa fórmula toda vez que en varias ocasiones hasta chamanes y brujas ya fueron a ahuyentar las malas vibras en La Noria, sin éxito alguno...

OJITOS CON TABÓ

Y ya que hablamos de posibles fichajes de Cruz Azul procedentes del Puebla, me cuentan que el que estuvo en el radar cementero fue el delantero Christian Tabó.

El uruguayo fue el capitán de los camoteros dirigidos por Juan Reynoso, ahora timonel de La Máquina.

Me cuentan que sí hubo interés de Cruz Azul, pero que a las oficinas del Puebla jamás llegó una oferta formal. Todo quedó en intenciones.

Si bien se dice que es difícil que Tabó salga de La Franja, sobre todo con el torneo ya iniciado porque hoy La Franja encara a las Chivas, hay quienes mantienen las sospechas.

Y es que ayer el Puebla anunció al ex cruzazulino Javier Salas como su nuevo capitán, algo que le parece raro a más de uno ya que Cristian continúa en la plantilla, y justo cuando su ex técnico Reynoso le busca un acompañante a Jonathan "Cabecita" Rodríguez.

¿Qué pasará, qué misterio habrá..?