@SanCaReforma

jueves 21 ene. 2021

LAS MALDITAS FORMAS

Sí, sí, sí. Rayados podrá salir a dar mil y un versiones del tema del cochinero de contagios de Covid-19 que les reventó en la cara, pero en el Nido de Coapa no les van a perdonar las formas.

Si algo molestó en el América es que el Monterrey no haya tenido la cortesía de por lo menos decirles "¡agua va!". Ya de por sí era bastante grave que el equipo no tomará medidas adicionales tras enterarse que los colombianos Stefan Medina y Avilés Hurtado habían dado positivo a Covid-19 un día antes del partido, y todo lo que vino después nomás empeoró el asunto.

A mis carnalitos del Ame les pudo purgar que se enteraron por la prensa, -sí, por la prensa- y todo lo que circuló en Twitter, de que Stefan y Avilés no eran los únicos casos. Ahí andaban jugando el lunes contra el Atlante quitados de la pena cuando les cayó como balde de agua fría la confirmación de que Rayados iba a adelantar sus pruebas PCR ante los síntomas en varios jugadores.

Y sí, nadie tuvo la decencia de al menos advertirles que venía el guamazo, y en parte eso encendió aún más a los de Coapa, pues mientras Rayados está ya quitadito de la pena con 2 juegos reprogramados y con todos sus contagiados debidamente guardados en casa, los del Ame apenas hoy van a poder empezar a tomar decisiones...

PARANOIA

Definitivamente, ayer no fue un día normal en las instalaciones de Coapa, pero tampoco fuera de ellas.

La mañana inició con la ausencia de Guillermo Ochoa y Nicolás Benedetti, que por si las dudas no acudieron al entrenamiento al presentar síntomas de Covid-19.

Por la tarde, ya tras la práctica del equipo, llovieron las versiones también sobre un brote de Coronavirus en todas las categorías azulcremas, pero en el club prefirieron esperar.

Y es que al menos hasta hoy la única certeza que tendrán es la del estado de salud de los jugadores del primer equipo varonil y de las futbolistas de la femenil, quienes son las que se hicieron la prueba PCR ayer. El resto de las categorías (Sub 20 y Sub 17) y el personal operativo y administrativo se someterá hasta hoy a los exámenes.

Otra de las preocupaciones consiste en que el laboratorio tenga listos los resultados. Generalmente se tarda 24 horas en entregarlos, pero no hay que olvidar que México está (oootra vez) en uno de los picos de la pandemia. Apenas el martes hubo cifra récord de fallecimientos en el País por causa de la Covid-19: mil 584.

Por ahora, antes de acelerarse y querer posponer el partido del sábado contra Juárez, en El Nido quieren driblar la paranoia.

Ojalá y ella no les meta una zancadilla.

JUSTOS POR PECADORES

No, no es mentira lo que dice el América sobre sus precauciones intensivas en este tema de evitar que el Nido de Coapa se convierta en un hervidero de positivos de Covid-19.

Hasta ayer, el Ame era uno de los equipos que menos bajas había tenido por el maldito virus, al menos no por un brote olímpico como el de Rayados.

Si bien me dirán que ya se han infectado de Covid-19 jugadores como Emilio Lara, Jorge Sánchez, Andrés Ibargüen, Roger Martínez, Leonardo Suárez, Federico Viñas, Henry Martín, Fernando González y Mauro Lainez, la realidad es que las Águilas están muy lejos de sufrir una "pandemia particular".

Esta situación no es mera casualidad.

El equipo ha tomado sus medidas preventivas. Desde que regresaron a las actividades, en el segundo semestre de 2020, el equipo ha operado apenas con lo indispensable, con cifras cercanas al 40 por ciento del personal que acostumbraba estar casi todos los días en el Nido.

Además, las pruebas PCR se realizan sin bajar del auto, y en el club tienen un estricto protocolo de monitoreo acompañado de varias medidas sanitarias de prevención.

Por eso es normal que haya tanto coraje al ver sus esfuerzos en riesgo, y todo porque si bien Rayados no tiene la culpa del Coronavirus, quizá sí la tenga de no haber extremado precauciones tras los dos primeros casos.

Ahora sí que en esta situación podrían pagar justos por pecadores.

Justo como está ocurriendo en el resto del País.

Y HABLANDO DE JUSTOS

Bueno, en todo este relajo, hay daños colaterales que muchos no voltean a ver porque las llamas arden en otro lado.

Al menos el cochinero en Rayados estalló desde el martes, y no sucedió que bajaran del avión al pobre León para retacharlo sin jugar.

Aunque quedarse sin jugar puede ser un arma de dos filos para el campeón.

Desde el punto de vista optimista, tendrá una semanita de descanso que tal vez sea útil luego de que fue, junto a Pumas, los que menos chance tuvieron de preparar el Guardianes 2021 después de jugar la Fi nal previo a la Navidad.

Peeero desde el punto de vista pesimista -para el cual soy más que experto-,, pues el parón obligado va a torcernos gacho a La Fiera, que ya traía un inicio malo con un empate y una derrota, y ahora en lugar de buscar enmendar pronto en la cancha, se va a salir más de ritmo, parado esperando a poder jugar su partido de la Fecha 4 en el lejano 1 de febrero ante San Luis.

Al menos los monarcas se lo tomaron con filosofía y hasta bromearon en su cuenta de Twitter al postear "¿Cuántos días tiene enero? ¿100? Volveremos a la cancha el próximo mes... ¡Y vamos a llegar a tope!". Ojalá así sea.