@SanCaReforma

viernes 22 ene. 2021

NO SOBRA LA PREVENCIÓN

A nadie le conviene que la Liga MX otra vez pare.

Si el futbol se pone en pausa como ya nos pasó durante 4 meses del funesto 2020, muchísimos empleos peligran -además de nuestra sanidad mental-, y por ello más vale tomar todas las medidas necesarias, claro, sin olvidar que la prioridad antes que todo es la salud.

Ninguna precaución es extrema en estos casos, y eso lo entendieron bien en el Club América.

Me cuentan que la iniciativa de posponer el partido contra FC Juárez salió precisamente de las oficinas azulcremas. El juego estaba programado para mañana y se recorrió al miércoles 3 de febrero a las 9:00 p. m., en el Estadio Azteca.

Si bien muchos pensarán que el América exageró porque solamente están contagiados tres jugadores -Guillermo Ochoa, Nicolás Benedetti y Richard Sánchez (y otros tres del resto del primer equipo, entre ellos el auxiliar técnico Lucas Nardi)-, la realidad es que en el club emplumado no quieren llevarse una sorpresita que luego ponga en jaque a todo el futbol mexicano.

Y es que si por ahí hubiera un caso en el que el virus esté en periodo de incubación en algún miembro del plantel, que Dios nos agarre confesados.

Por eso mismo, el América insistió con la Liga MX en la necesidad de aplazar el partido contra FC Juárez en lo que realizan nuevas pruebas para, ahora sí, descartar que haya más infectados en el club, lo cual seguramente le traerá también paz a las almas del Atlante, un invitado casual al contagiadero que iniciaron los señores de Rayados.

Las Águilas no podían darse el lujo de lanzarse con todo contra el Club de Futbol Monterrey y después relajar sus propios controles internos.

Por el bien de todos los involucrados, y en espera de que todos los enfermos sanen, esperemos que esta situación de tantos contagios pare aquí, sobre todo ahora que se vienen 6 semanas críticas en esta lucha contra la pandemia.

MERCADO FELINO

Finalmente, Andrés Lillini dobló las manos y sí le va a dar la oportunidad al joven Emanuel Montejano para seguir en el equipo mientras Juan Dinenno vuelve de su lesión, pero quiere tener un delantero más en las filas universitarias para poder tener variantes y opciones, tomando en cuenta que las lesiones y el Covid-19 siguen a la orden del día.

Por supuesto que los Pumas quieren bueno, bonito y barato, porque andan rascando los centavos en el monedero y sumando de aquí y de allá para ver para cuánto les alcanza.

Lo mejor que han hecho es sacar el verso bonito para ver si pueden convencer a los dueños de sus prospectos de que solo se los presten, eso sí, con una buena opción para firmar a futuro, y eso pensando en que la situación del equipo va a mejorar a pesar de la crisis por el coronavirus.

Me dicen que Agustín Fontana de Banfield es de los que llevan mano, pero ya saben que los argentinos no quieren dar ni una facilidad, y el tema es que con este tipo de jugadores hay que darle comisión al club y como a 200 "empresarios" que se cruzan en el camino.

Por ahí el representante del panameño Gabriel Torres también tomó el teléfono para volver a hacerse presente, pues todo el mundo sabe que Pumas anda buscando y ya saben cuántas llamadas le entran a Chucho Ramírez, con varios prospectos.

El departamento de inteligencia de los felinos, comandado por Gerardo Galindo, estuvo muy activo desde el año pasado, realizando visorias y entregando informes, así que muchos deberían ahorrarse el esfuerzo de andar ofreciendo a sus jugadores como si fueran Cristiano Ronaldo.

En el equipo, la mayoría de los canteranos están felices por Montejano, le han dado todo el respaldo porque es un chavo que es muy noble y buen compañero, que siempre está pendiente de todos y los ha apoyado en momentos difíciles.

Así que, como les dije en una columna pasada, vámonos con calmita...

REBEL ARREPENTIDA

Quienes andan con el rabo entre las patas después de ver cómo repuntaron los casos y muertes por Covid-19 en la Ciudad de México son mis compas de la Rebel.

Me cueeentan que algunos de los líderes de la barra de Pumas están bien arrepentidos de haber convocado al recibimiento del equipo previo al duelo de la Semifinal pasada contra Cruz Azul, en el que más de 3 mil personas se juntaron en la zona de astas banderas del Olímpico Universitario, sin nadita de sana distancia y muchos de ellos sin tapabocas.

Me cueeentan que se sintieron mal al ver cómo subieron los contagios en la Capital y sobre todo al enterarse de algunos elementos de la barra que la libraron por muuuy poco.

El arrepentimiento fue tal, que no quisieron organizar naaada con motivo de su 23 aniversario, que fue el domingo, y difícilmente lo harán para la Jornada 3 (que fue la del debut del grupo de animación en el Verano del 98) ni en la 4, en la que los Pumas vuelven a CU.

Eso sí, algunos necios todavía querían juntarse para hacer una caravana o algo similar, pero los líderes dijeron que de momento no es viable, sobre todo después de lo vivido hace unas semanas.

Quienes también deberían de tener un cargo de conciencia son los señores de la directiva del Club Universidad, pues bien que sabían de las intenciones de los barristas pero hasta le pidieron a los jugadores salir a saludar a los barristas después del penoso 4-0 recibido en el Azteca.