FutbolFeed

@SanCaReforma

·
5 min
A
A

EL 'MAL' MOZO...

Andrés Lillini, técnico de Pumas, está haciendo una profunda reflexión sobre el caso de Alan Mozo, porque como alguna vez dijo, cuando los jugadores fallan, no son solo ellos, también hay una parte de responsabilidad de sus entrenadores, que no han sabido guiarlos o advertir a tiempo dónde hay problemas para resolverlos.

El año pasado, cuando fue descubierto festejando en el depa de Pablo Ceppellini -entonces de Cruz Azul-, hubo una fuerte reacción de la directiva, que lo sancionó de manera interna, lo castigó un partido y hasta una multa económica le aplicó.

Pero las andanzas de Mozo datan de mucho tiempo atrás, de hecho, se salvó de ser separado en la era de Bruno Marioni porque no cayó en los excesos de Luis Fernando Quintana, quien no atinaba ni a atarse los cordones de los botines cuando se presentó no crudo, sino aún borracho, a un entrenamiento.

Pero les recuerdo que desde aquellos años había un grupo de jugadores que se la vivía de fiesta en fiesta. Entre los pachangueros estaba Martín Rodríguez, Juan Manuel Iturbe y por su puesto el joven lateral Mozo, quien perdió el control apenas se salió de la casa de sus padres...

Síganle...

CHAMACO SIN FRENO

Ni la pandemia frenó las parrandas de Alan Mozo: en marzo anduvo cotorreando con otros elementos del club en un frontón, para agosto se aventó la fiestecilla con Ceppellini, pero mucho antes, su Sanca De Oro ya les había informado de su problema con el alcohol, pues era cliente frecuente de la escala oficial para bajarse la borrachera: los tacos de mixiotes cerca de Periférico, donde me lo llegué a encontrar varias veces, apenas horas antes de resportarse a los entrenamientos.

Y aunque fue sancionado y parecía que había aprendido la lección, lo cierto es que solo le bajó unos meses, previo a la Liguilla lo volví a encontrar curándose la "cruz" en los taquitos.

Yo le diría a Lillini que el muchacho no necesita un correctivo, requiere de un programa especializado que le permita reconocer que tiene problemas con su forma de relacionarse con personas tóxicas, que solo incrementan su problema con la bebida. Mozo está fuera de control y lo peor es que hay varios integrantes del club que forman parte de su camarilla de cuates, a los que cada fin de semana arrastra en sus pachangas.

Sabemos que son jóvenes, que están hartos de estar encerrados y que a algunos como el propio Mozo, el coronavirus les ha hecho los mandados porque solo les dio una gripe y no hubo necesidad de hospitalizarlos, pero de continuar así, va a terminar por torcerse a otros.

Es hora de que Lillini y la directiva le meta freno, o la manzana podrida va a terminar por infectar a otras. No se trata de emprender campaña para que lo dejen de baja, se trata de ayudarlo ahora a que meta freno, antes de que sea demasiado tarde.

A PRUEBA

Mikel Arriola tomó posesión en la Liga MX hace poco más de tres semanas y no ha perdido tiempo para visitar muchos clubes y leerle la cartilla a varios directivos, quienes están, por así decirlo, a prueba.

Eso me lo contó mi Judas Fede, ahora que le pregunté cómo le ha había ido al Mikel en sus visitas que, por cierto, canceló por los contagios del Covid-19 y las cambió por Zoom.

Mi carnal que trabaja en las oficinas de Toluca me aclaró que tampoco es de que los amenazó ni nada por el estilo, pero que sí por varios meses estarán bajo evaluación todas las áreas, sobre todo la gente con mando: "Ya están advertidos, por así decirlo. Los que hagan bien su chamba seguirán, los que en opinión de Mikel y su gente no, pues para fuera", así me dijo mi Judas Fede.

YA NO SE CLAVAN

Luego del incidente que pasó el viernes 15 de enero en el juego Necaxa-Atlético de San Luis de la Jornada 2, en el que Unai Bilbao de los Rayos se abrió la rodilla con un clavo de la publicidad estática, ya para la Fecha 3 todos tuvieron que cumplir lo que Mikel Arriola pidió que se prohibiera, el uso de los mismos.

Eso me lo contó de pilón mi Judas Fede, quien anda muy informativo conmigo.

"Él le pidió a la gente de la Liga, como coordinadores, comisarios y a los clubes, de que no se use ese tipo de material", me explicó mi Juditas.

"En plazas donde haya problemas con la publicidad pidió que busquen la manera para solucionarlo de alguna u otra manera, pero ya clavos o cosas peligrosas ya no".

Pues por lo que se ve ese Mikel anda con todo con temas de este tipo, y hablando de frente con el tema de los contagios, pues ahora también, quizá algo tarde, pero también ya puso énfasis en endurecer los protocolos de la Liga MX.

"De eso luego te cuento, pero anda armando todo un plan para que las pruebas y todo eso del Covid-19 se hagan como deben ser y evitar más brotes", me dijo mi Judas FMF desde Toluca.

"Hay fallas y muchas cosas de mejora y él lo que quiere es que ya se haga como debe ser, en tiempo y forma".

Pues vamos a ver si es cierto. Es urgente y necesario meter mano dura en la cuestión de protocolos en la Liga MX.

El tiempo dirá si Mikel es buen presidente de la Liga MX, pero al menos está visible y no pasivo y escondido como su antecesor Enrique Bonilla, al que sólo veíamos en bermudas en los Drafts de Cancún.